Parece que la maldición del sometimiento ideológico, servil, militante de hace más de 500 años no descansa por impedir mantener a esta tierra en paz y donde haya una vida digna. Y es este el escenario que se ha vivido en los primeros días de septiembre de 2018. Un país que tiene muy pocas posibilidades de seguir...