Sigo corriendo pensando que en mí no existe temor Pero cada mañana oro porque Dios guarde tu camino Y aleje de mí el día en que ya no puedas estar conmigo Esa es mi plegaria, ese se ha vuelto mi más grande fervor   Y aunque me repiten que sin miedo no existiría el valor O que las cosas suceden por una razón o...