By Daysi Caal
Posted: Updated:
0 Comments

Día a día nos sumergimos en una sociedad que ve más debilidades que soluciones. El racismo y la discriminación están latentes sin importar credo, estatus, formación académica o género. Y es porque somos una sociedad temerosa a la realidad, que preferimos criticarla que entenderla. Algunos odian el aborto, pero aplauden al hombre que acosa a mujeres cuando las ve caminar; otros odian a los “huecos” cuando no saben el verdadero significado inicial del término.

En Guatemala, le llaman hueco a un homosexual pero según la Real Academia Española (RAE), la palabra hueco se deriva del Latín occãre que significa “espacio que tiene vacío el interior.” ¿Entonces en dado caso quién será el hueco?

Por consiguiente, alguien hizo la pregunta indebida ¿Qué se siente tener un amigo hueco? Creo que ignoraba el hecho que se trataba también de un ser humano. Pero para dejar claro, es mejor responder. Tener como amigo a un homosexual, no es cosa del otro mundo. Porque no hablo de un extraterrestre, ni un ser de otra especie. La verdad es una lástima que hayan más homofóbicos que seres racionales.

En efecto, agradezco la amistad de mis amigos homosexuales y la confianza que depositan en mí; en especial a esa persona con quien he tenido diversos puntos subjetivos. En lo que respecta, disfrutamos de charlas y debates, desde cómo se percibe la homosexualidad en la iglesia, hasta como se perciben a sí mismos. Igualmente no habría escrito esto sin su apoyo.

Por esta razón, sé decir que para ellos tener un amigo heterosexual es normal y no siempre andan pensando en estrechar relaciones amorosas, pero  sí existe un vínculo más profundo y se sienten libres sin ataduras, pues los respetan y valoran por el ser interno y los sentimientos, no por la fachada de una preferencia sexual o lo que poseen. De la misma manera, la Iglesia Católica no reprocha a nadie, en otras palabras; el Papa Francisco dijo:  “Si una persona es gay y busca al Señor y está dispuesto a ello, ¿quién soy yo para juzgarla?”

 Estas personas deben ser tratadas con delicadeza y no deben ser marginadas.

Así que tampoco nosotros deberíamos de juzgar, ya que de igual manera estamos expuestos a ser discriminados por nuestra etnia, idioma o recursos económicos. Y es que hay mucho que decir sobre el tema, pero el hecho de respetarlos es suficiente. El que su preferencia sexual, sea hacia personas del mismo sexo, no indica que dejan de ser seres humanos, sino que siguen siendo los mismos con diversos gustos, como cualquiera de nosotros. Aunque muchos heterosexuales dicen “ellos son diferentes”, estos no se percatan que desde un niño hasta un anciano tienen sus diferencias. No obstante, dejemos a un lado las etiquetas, ya que una amistad se define por el aprendizaje del uno al “otro” por partida doble, el respeto, la valoración, sinceridad, lealtad y comprensión.

Para finalizar a todos aquellos que aún se afanan con el término “hueco” piensen detenidamente para no auto ofenderse.

Fotografía: Michele C. / Flickr

About the Author

Soy mujer maya-poqomchi', amante del café, vinos, chocolates y libros.
Sueño con una Guate diferente, pero creo que eso depende de la conciencia social de cada uno de nosotros. Soy decidida y día a día lucho por eliminar barreras por doquier; docente, universitaria, hija, esposa, madre, amiga y sobretodo Homo Sapiens. Soy pro LGBT y feminista sin descartar que la dualidad parte desde mis cosmovisiones.

Related Posts

Guatemala como es su nombre Nahualtl “Quauhtlemallan” significa “Lugar de muchos árboles” es un...

Seguramente estarás familiarizado o habrás escuchado hablar alguna vez del efecto mariposa, ese...

Antonio Reyes Para quien no conozca quién era Calístenes. Fue un historiador griego (sobrino y...

Leave a Reply