By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Por José Andrés Prado

Desde el estallido a nivel mundial de Facebook, Twitter y YouTube; el internet ha cambiado, ya no es solo la herramienta que servía para explorar el tan anhelado mundo cibernético que tenía como objetivo romper las barreras y fronteras geográficas, uniendo a la sociedad en una sola cibercomunidad global.

No, eso ya es cosa del pasado, ahora este monstruo que, evoluciona constantemente, se ha fragmentado; primero; cumpliendo y desarrollando un espacio para la libre expresión; promoviendo espacios para el debate e intercambio de ideas; en aras de conseguir una sociedad armónica, unida, respetuosa, tolerante y más consciente de las fallas que el hombre ha cometido en la sociedad; buscando solucionar los males que nos achacan desde hace décadas.

Otros han visto la oportunidad de crecer no solo académicamente; sino laboral y económicamente, convirtiéndose en sus propios jefes; ganando dinero en casa al contestar encuestas, trasladar extraños en tu propio carro, recomendar páginas, repartir comida sin tener que trabajar en un restaurante, consumir productos para luego dar tu opinión, calificando comentarios en distintos sitios web o vendiendo comida y artículos de primera mano para todo el mundo; en fin, el ser humano busca la forma de subsistir y aumentar considerablemente sus riquezas para satisfacer sus necesidades.

Pero por otro lado y en lo que me quiero centrar es que; también se ha utilizado como una plataforma hacia el estrellato, las personas en Internet siempre han buscado la forma de convertirse en celebridad, tener sus minutos de fama, ser amados y proclamados por una sociedad esclavizada a sus aparatos tecnológicos; que poco a poco nos han convertido en seres huraños, irritables, dependientes y poco sociables; cumpliendo el acercarnos con los que están a la distancia e irónicamente, alejándonos de quienes nos rodean.

Actualmente no es sorpresa encontrar en redes sociales una numerosa cantidad de retos virales, algunos divertidos, otros estúpidos e irresponsables que exponen la vida de quien los realiza y de los que están a su alrededor, con la única finalidad de provocar en el espectador deseos de replicar lo que visto en la web, para ganar un poco de aceptación entre sus amistades y los círculos en los que nos movemos virtualmente.

Ojo, ya no es solo el repetir rutinas extrañas de baile, crear memes o stickers, sino que, buscar la manera de volverse tendencia haciendo una ridiculez como sucedió con #BallenaAzul,  el #KikiChallenge y el #BirdBoxChallenge o como se ha manejado esporádicamente, el promover buenas acciones que acaban siendo desvirtuadas; como el #IceBucketChallenge; que era destinado para investigación de E.L.A; pero luego a todos les pareció fabuloso tomar un balde con agua fría y hielo; vertirlo sobre la cabeza y nominar a los amigos para que hicieran lo mismo; sin necesidad de donar ni un centavo; pero si gastando agua.

En los últimos días ha circulado un nuevo reto que promueve la conciencia ambiental, conocido como #TrashBag o #BasuraChallenge, a la que se le puede catalogar como una acción desesperada para intentar salvar al planeta. A diario y por años hemos escuchado que el planeta sufre de daños que podrían llegar a ser irreversibles debido al descuido del ser humano que se encuentra atrapado en el consumismo desmedido, pero las acciones por solucionarlo han sido pocas y lentas.

Con esto se espera que los jóvenes y personas que están aburridos o deseen hacerse notar, participen en un proyecto que realmente vale la pena; el objetivo es encontrar un área cercana que esté lleno de basura, tomar una foto; luego poner manos a la obra y limpiar, para luego tomar otra imagen del lugar limpio; se podría argumentar que la finalidad es despertar la conciencia ecológica ante el debacle ambientalista que enfrenta la Tierra.

Felicidades Internet, acabas de darle una oportunidad más a la Tierra, de cara a un inminente cambio climático que cada año hace sentir con más fuerza sus devastadores efectos a nivel mundial; pero que con antelación se había evidenciado por años en documentales científicos y en constantes videos que te apuesto lector; tú mismo has compartido en Facebook acompañado de la frase “el momento de actuar es ahora, tomemos conciencia” y hashtags para hacerlo ver más importante. Pero al que pocos hicimos caso en su momento y al que muchos hicieron caso omiso; pero no te preocupes, es un hecho que obtuviste un like por publicar esa historia…

Finalmente, realmente era necesario esperar que, a una mente brillante se le ocurriera un “challenge” para motivar a los demás y obligarlos a actuar para conservar la flora y fauna que se ha visto afectada por nosotros mismos, quienes somos los únicos responsables de la destrucción de nuestro hogar; o como seres pensantes y evolucionados no era mejor actuar en conjunto, antes cuando las condiciones aún eran prósperas y el riesgo mínimo… al parecer Internet nuevamente, nos gana la partida.

About the Author
Related Posts

El día de las elecciones está cada vez más cerca, o, mejor dicho, las elecciones están a la vuelta...

“Nada y ni mierda” es la expresión que resuena en mi cabeza mientras me muevo entre bocinas,...

Debía ser obediente, callada. Debía de aceptar lo que viniera y resignarme ante ello. Debía ser...

Leave a Reply