By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Ana Elena García/

La mayoría de personas guatemaltecas, más de alguna vez en nuestra vida, hemos visto en las calles esos chalecos verde neón que tanto caracterizan a algunas municipalidades, a veces cediéndonos la vía y otras deteniendo nuestro paso.  Por eso es muy común que al pensar en municipalidades, generalmente las asociemos con la organización del tráfico.

Sin embargo, la realidad es otra. Las Munis, como habitualmente les llamamos, tienen diversas responsabilidades que cumplir, las cuales se denominan “competencias”. Al decir que son diversas, no significa que nuestras Munis puedan “sacarse de la manga” las acciones que realizan, sino todo lo contrario: solo pueden hacer aquellas que la ley les permite.

En otras palabras, para que las Munis puedan realizar una acción necesitan de una norma previa que les diga claramente cuáles son sus competencias.  Esta medida es tomada por los legisladores para prevenir que nuestras autoridades locales vulneren de manera autoritaria e injusta nuestros derechos, o que nos nieguen la oportunidad de hacer cosas que la ley no nos prohíbe. Como cuando alguien te lleva la contraria y su único razonamiento es “porque yo lo digo” o “porque así es”.

Bajo este principio, la normativa le asigna directamente a las Munis una variedad de competencias a cumplir, de las cuales mencionaremos algunas que tienen gran impacto en nuestro medio ambiente.

La primera competencia, y probablemente las más conocida, es la relacionada a proveer agua potable y clorada a la casa de cada vecino. Debemos tener claridad que recibir “agua clorada” no es lo mismo que “agua potable”. por ejemplo, el agua del grifo que llega a cada hogar debiese estar tan limpia que deberíamos poder beberla sin problema.

Asimismo, las Munis deben garantizar los servicios de alcantarillado. Un buen sistema de alcantarillas en tu vecindad evitará que cuando llueva se inunden las calles.

El sonido es otro de los aspectos que debe regular la Muni con la finalidad de mantener un medio ambiente agradable a la población. Conceder permisos para el uso de aparatos de sonido en lugares públicos y sancionar el uso excesivo de los mismos, es una de sus competencias en este tema. Por ello, es a las Munis a quienes les corresponde limitar el volumen emitido por restaurantes, bares, iglesias y cualquier otra actividad expuesta al público.

Otra competencia que tienen las Munis es la recreación de los vecinos. Brindar espacios como parques, jardines y lugares de entretenimiento es vital para el mejor desarrollo de los guatemaltecos. Es importante que cerca de tu comunidad existan lugares recreativos. Por ejemplo, las canchas deportivas o gimnasios al aire libre que podemos encontrar en algunas zonas de la ciudad capital.

Por último, podríamos mencionar el desarrollo de viveros forestales, lo cual permite proteger la vida, la salud, los recursos naturales y luchar contra el cambio climático. Conservar estos espacios contribuye además a resguardar arboles de especies propias del país (Jacarandas, flamboyanes, cipreses, etc) para reforestar y aumentar la biodiversidad nacional.

Ahora que sabemos algunas de las competencias municipales en materia ambiental (reguladas en el artículo 68 del Código Municipal), tenemos el deber ciudadano de velar por que dichas competencias se realicen de manera segura, eficaz y continua.

Es por lo anterior que en el Instituto de Investigaciones y Estudios Superiores en Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Rafael Landívar (IIJ), estamos trabajando en una investigación que permita identificar cuáles son las principales competencias municipales en materia ambiental y desarrollarlas conforme los parámetros y condiciones que establece la ley.  De tal manera que los vecinos cuenten con una herramienta que les permita conocer y exigir sus derechos frente a las Munis, pero que éstas también conozcan la ruta que deben seguir para cumplir con sus obligaciones.

Así, el IIJ brinda medios para impulsar vecinos informados. Pero también fortalece a estas últimas estableciendo la ruta que deben seguir para cumplir de manera idónea sus obligaciones ambientales.

Un vecino informado, es un vecino que puede responder si su muni cumple.

About the Author
Related Posts

Durante la última década hemos visto una serie de cambios en el transporte público de la ciudad de...

Wendy Edelmira Samayoa...

El pasado 30 de octubre la Comisión de Finanzas del Congreso presentó la propuesta para el Proyecto...

Leave a Reply