By El Enclosetado Twinker
Posted: Updated:
0 Comments

Estamos a unos cuantos días de la marcha de orgullo LGBT a nivel mundial y Guatemala no se queda atrás; mucha gente está emocionada (aunque es mala decisión hacerla en uno de los meses más lluviosos del año).

Desde aquel artículo que escribí sobre la vez que me sacaron de Cayalá por demostrarle afecto a mi pareja, me he sentido obligado y comprometido a hacerme más vocal sobre mi comunidad y mi identidad.

Leer: Cómo me sacaron de Cayalá por ser gay

Por tanto, esta es una colección de los argumentos que he escuchado de las personas que se oponen al matrimonio gay y en general a los homosexuales en Guatemala. Les voy a explicar con manzanitas y dibujitos por qué tomar la postura homofóbica no tiene bases lógicas.

Siéntete cómodo y comencemos, pues.

1. ¡El matrimonio gay no es natural!

¡Ah, sí! ¿Cómo olvidarla? La vieja confiable.

Este es, por mucho, el argumento que más he escuchado en toda mi vida, desde gente como mis amigos, maestros, y hasta mi mamá cuando le confesé mi sexualidad. Las personas que usan este argumento cometen la falacia naturalista, que consiste en decir que “todo lo natural es bueno”.

Primero, hay que definir lo que significa “natural”. Según la RAE, natural es: “Perteneciente o relativo a la naturaleza o conforme a la cualidad o propiedad de las cosas.”

Un ejemplo de lo falaz que es este argumento puede ser que el veneno de serpiente es natural, más no es bueno para el ser humano. Por el contrario, los medicamentos y los tratamientos para el cáncer no son naturales, pero son buenos.

Sin embargo, para no estancarnos, tenemos que preguntarnos “¿la homosexualidad es algo que se encuentra en la naturaleza?”, y la respuesta es: sí.

No hay nada más natural que los animales, y en los animales se han visto reiteradas veces ocasiones en las que han comenzado practicas homosexuales. Por ejemplo, este estudio de la universidad de Cambridge, indica en las primeras líneas de su estudio que las relaciones homosexuales en parejas de animales son comunes y han sido documentadas una y otra vez.

2. Pero vos no sos animal, ¿o sí?

Cuando le explico a la gente esto, lo primero que me dicen es “pero vos no sos un animal ¿o sí?” a lo que yo les respondo que sí. El ser humano es producto de miles de años de evolución y perfeccionamiento. Pero, aunque no lo fuéramos, la homosexualidad ha sido una práctica común desde hace miles de años: practicado incluso por los antiguos griegos y romanos; y hasta los mismísimos mayas que habitaron nuestro país hace miles de años.

3. ¡En la biblia dice que los gays se van a ir al infierno!

¿Y……?

Cada vez que alguien usa este argumento no sé qué responder; ¿les aplaudo? ¿lloro?

No todas las personas creen en un dios, no digamos en tu religión. Todavía está fuera de mi comprensión cómo algunas personas piensan que este es un argumento válido para descartar el matrimonio gay. No entiendo la lógica detrás de decir eso.

Además, en la biblia también dice cosas ridículas. Aquí unos ejemplos:

  • Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre, sino estar en silencio. 1 Timoteo 2:12
  • El que insulte a su padre o a su madre, será condenado a muerte. Éxodo 21:17
  • El sábado será sagrado para ustedes, y deberán respetarlo. El que no respete ese día, será condenado a muerte. Además, la persona que trabaje en ese día será eliminada de entre su gente. Éxodo 31:14
  • En caso de que dos hombres riñan, si la mujer de uno de ellos se acerca para librar a su marido de ser lastimado por el otro, y alarga la mano y sujeta al otro por sus partes vergonzosas, tú no la perdonarás, sino que le cortarás la mano. Deuteronomio 25:11-12

Así que decídanse. Su biblia es verdad o empezamos a matar a los que trabajan los fines de semana también.

4. ¡El matrimonio es una institución religiosa!

Siempre que alguien me presenta este argumento, automáticamente asumo que no conocen nada sobre la historia de Guatemala.

Por si no sabías, el presidente Mariano Gálvez fue el que estableció el matrimonio civil y promovió la enseñanza laica. ¿Esto qué quiere decir? Quiere decir que tu dios —ya sea Yahvé, Alá, Visnú, o cualquier otro—, no tiene ni voz ni voto en lo que respecta al matrimonio (a menos que se casen bajo alguna religión).

Además, si tanto te preocupa que no se viole la santidad del matrimonio, ¿Por qué no hay nadie manifestando para que se vuelva a instaurar el divorcio?, ¿No es el divorcio la primera causa de violación a la santidad de tu querida institución?

5. Si legalizamos el matrimonio gay, la gente empezará a querer casarse con animales y niños

Es simplemente patético que alguien piense eso. Cometen la falacia de pendiente resbaladiza. Es como que alguien diga “No debemos de permitir que las mujeres voten; porque si ellas votan, también tendrán que votar los monos.” La base del matrimonio gay es el consentimiento entre dos adultos.

6. ¡Los gays ya tienen todos sus derechos, ellos solo quieren privilegios!

Imagínate por un momento que viviéramos en una sociedad islámica. Resulta que a toda persona que es cristiana la apedreamos en la plaza del pueblo. El argumento de que las parejas gays ya tienen los mismos derechos que las heterosexuales, es como alegar que “es culpa de que apedreen a los cristianos, si ellos ya tienen los mismos derechos de ser musulmanes.” No se puede justificar que no se reconozca la identidad de una persona por el simple hecho de que la sociedad lo rechazaría.

7. Legalizar el matrimonio gay es una amenaza y degenerará a la sociedad

Yo entiendo que correlación no implica causa. Sin embargo, vale la pena analizar ciertos datos. Por ejemplo, varios estudios clasifican que los países más tolerantes son: España, Alemania, Canadá, Francia, Suecia, etc. También se indica que los más homofóbicos son: Nigeria, Uganda, Senegal, Kenia y Egipto, entre otros.

Por supuesto, dejo a su discreción cómo tomar los datos, y en cuáles preferirían vivir.

8. Los gays me dan asco

Esto es lo que más aprecio que me digan porque demuestra que la persona al menos es honesta. En mi opinión y por experiencia propia, puedo decir que la mayoría de gente se opone al matrimonio homosexual por el simple hecho que les da asquito ver a dos hombres o dos mujeres besándose. Sin embargo, esto es algo que se puede cambiar, y es un cambio que se está haciendo.

Cada día, la gente está más informada sobre lo que es ser homosexual y todos tenemos un primo, prima, tío, tía, o compañero de trabajo al que le gustan las personas de su mismo sexo: y eso no está mal.

La sociedad guatemalteca está sufriendo un cambio (lento, pero es un cambio), sobre lo que se piensa de los homosexuales. Cada día las personas se están exponiendo más a otros puntos de vista, y al final ejerciendo su pensamiento crítico.

Por eso, quiero concluir con la reflexión de que, tal vez tus opiniones no sean estúpidas, sino poco informadas. Debemos crecer e informarnos. Conocer y explorar ideas que contradigan lo que pensamos; librárnos de lo cómodo que es no cambiar y creer en lo que tus papás dijeron, que tus abuelos les dijeron, que tus bisabuelos les dijeron, y así.

Entonces, este artículo es una invitación para que conozcas más y veas que los gays y las lesbianas somos personas como tú. Que no queremos hacerte daño a ti, o a tu religión, o a los niños. Simplemente, queremos el respeto que todos merecemos como seres humanos, pero eso es algo que depende de mí, de ti y de la sociedad.

 

About the Author

Soy un muchacho que le encanta escribir, llevar la contraria y no le importa tu opinión. Escribe para apoyar sus ideas y enojar a los que están en desacuerdo.

Related Posts

Literactivismo, es un espacio de encuentro y discusión creado por Lectores Chapines y JusticiaYa...

La demanda de trabajo crece pero eso no refleja un crecimiento económico ni para las familias, ni...

La libertad de expresión es un derecho que tenemos todos los guatemaltecos garantizado por el...

Leave a Reply