By Fatima Rodriguez
Posted: Updated:
0 Comments

El acto más valiente para una mujer es pensar por sí misma y en voz alta”.  Coco Chanel

La sociedad se ha dedicado a fabricar un tiempo o una época correcta para hacer o decidir cosas dentro de nuestra vida, como si todas las mujeres, debiésemos de cumplir un guión de vida al pie de la letra y no tuviésemos el derecho de ser no solo las protagonistas, si no las escritoras de nuestra propia historia de vida. Desde que nacemos venimos condenadas a tratar de cumplir con los tiempos “correctos”, para cada cosa que hacemos.

Por ejemplo, si ya estás llegando a los 30 años de edad y aún vives soltera o sin ningún compromiso amoroso, no faltarán en tu vida las típicas e incómodas preguntas relacionadas con tu “evidente soltería”, preguntas tan trilladas y absurdas como, “aún no tienes novio?”, “¿qué esperas para casarte?” “Ya va siendo tiempo para que tengas un esposo e hijos, conozco un hombre soltero que podrías conocer” o “si no te apuras, se te va a ir el tren”, etc.

Desde pequeñas tratan de introducirnos el cartucho de la maternidad, el matrimonio perfecto, de amas de casa abnegadas, de perfectas cocineras, etc., pareciese que en casarse, tener hijos, un esposo, un hogar y un matrimonio feliz, recayese el éxito o realización en nuestra vida. Muchos todavía creen que nuestra única razón de vivir  es tener hijos y cuidarlos con devoción completa hasta el día de nuestra muerte. No necesitamos precisamente tener una media naranja, para sentirnos completas o libres de soledad, ya somos una naranja entera. Si decidimos estar con un hombre o con una mujer, o si decidimos estar solas es porque así lo queremos, no porque lo necesitamos para vivir. Nos bastamos a nosotras mismas para estar bien.

No me mal interpreten, no estoy diciendo que la maternidad es un castigo o que si tu deseo es ser madre, estás mal y que deberías de modernizarte. ¡No, en absoluto!, lo que quiero decir, es que las mujeres somos libres y tenemos el derecho y sobre todo la libertad de decidir sobre nuestras vidas, sobre nuestros planes y nuestro futuro. No todas tenemos los mismos sueños, las mismas realidades sociales, académicas, económicas, religiosas y culturales, no todas pensamos lo mismo y sobre todo, no todas tenemos los mismos planes para nuestras vidas. Si quieres tener hijos, estar casada y formar un hogar, está perfecto; si quieres vivir soltera toda tu vida, dedicarte a viajar, a estudiar, a conocer el mundo, también está perfecto; si quieres ser una mezcla de las dos y tener una familia y una carrera exitosa, también está perfecto. Siempre y cuando sea tu propia decisión y tu propio plan de vida. Nadie puede interferir con tú vida y con los planes que tengas para ella.

Muchas veces nos educan para ser libres e independientes, pero luego entiendes que tu entorno es mucho más conservador. Puedes luchar por todo aquello en lo que crees, pero si no sabes o bueno no quieres adaptarte al medio y a los dictámenes sociales, atente a las consecuencias y a las críticas. En pleno siglo XXI, todo sigue estando diseñado para que sea dependiente a algo o a alguien. También existe la contra parte de la mujer libre e independiente, hoy en día aún muchas mujeres siguen creciendo y siguen siendo educadas, con la idea de que necesitamos ayuda en todo momento y que necesitamos de “un príncipe” azul que nos rescate de nuestros problemas de la vida cotidiana, porque solas no podemos o no debemos. Pero bueno, la buena noticia es que cada día somos más las mujeres que vivimos bajo nuestras propias reglas, bajo nuestros propios términos, bajo nuestros propios ideales, bajo nuestra rebeldía y con nuestras posibilidades. Esto no significa que no necesitemos ayuda de vez en cuando, pero tampoco estamos a la espera de que alguien llegue y nos resuelva la vida completa y nos inutilice por completo.

Mujer vive tu vida, sé libre, traza tus planes y metas, cúmplelas a tu tiempo y bajo tus términos. Aprovecha que ahora tenemos voz, que ahora nuestra palabra, nuestros pensamientos, nuestro trabajo, todo cuenta. Sí, es cierto, aún hay desigualdad, aún nos matan a diario por el simple hecho de ser mujeres, aún no todas tenemos el acceso a las mismas oportunidades y libertades, pero vive libre y lucha por las que no pueden tener las mismas oportunidades que tú, hazte oír, haz que tus derechos y tus libertades valgan. Las mujeres estamos saliendo adelante y en muchos países se han dado avances importantes, en pro de nuestros derechos e igualdades. La principal causa para que esto sea así es que la educación se está imponiendo y los estigmas sociales están cayendo. No desaproveches la oportunidad de ser tú, nuestras abuelas y sus madres, no tuvieron los mismos derechos, las mismas libertades y las mismas opciones que nosotros, no desaproveches las luchas que las mujeres del pasado hicieron por ti y por mí.

Haz lo que quieras, pero hazlo por ti, por tu gusto, porque tú así lo quieres, no por cumplir o complacer los tiempos o los planes de los demás. Trabaja en lo que quieras, vístete como se te antoje, como te sientas cómoda y feliz, siéntate, habla, exprésate como quieras. Tatúate, usa el pelo corto o el pelo largo, píntate el cabello, no te quedes callada.

“La vida no es fácil para ninguna de nosotras, pero, ¿y qué? Hay que tener perseverancia y, sobre todo, confianza en nosotras mismos. Debemos creer que estamos capacitadas para algo y que podemos lograrlo”. Marie Curie

Related Posts

El 2019 es un año importante para nuestro país, debido al Proceso Electoral que está en desarrollo,...

Oscar Eduardo Ramirez Soto/ Desde la convocatoria a elecciones generales en las primeras semanas de...

Estamos a menos de un mes de las elecciones 2019 y, no sé ustedes, pero nunca me había sentido tan...

Leave a Reply