By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Eliú Nuila / Opinión

Protestar es fácil, yo también lo hice; encender una vela es fácil, yo también lo hice; levantar un cartel contra el Gobierno es fácil, yo también lo hice; realizar un plantón exigiendo la renuncia del Secretario de Bienestar Social es fácil, yo también lo hice; y así podría ir mencionando cada una de las acciones en contra del Gobierno que tú y yo hicimos luego del trágico evento que quedará en la historia de nuestro país, donde 40 niñas fallecieron y otras están graves.

Protestamos en las redes, protestamos en las calles, protestamos con velas, discutimos el tema en casa, con amigos, familiares y desconocidos; todos por una  causa: #FueElEstado #RenunciaYa #NiUnaMas #HogarSeguro.

Exigimos la renuncia de funcionarios, exigimos que la Procuraduría de los Derechos Humanos, Procuraduría General de la Nación y el Ministerio Público accionaran para dar con el paradero de los responsables y hasta el Presidente Jimmy Morales dijo que iba a traer al FBI para investigar.

Y vamos todos contra el Gobierno.

Pero, el lunes en horas de la noche, nueve ataques directos contra la Policía Nacional Civil se registraron luego de accionar contra pandilleros recluidos en la Etapa II de San José Pinula donde se rescató a tres monitores retenidos, amenazados por los pandilleros de darles muerte,  como lo hicieron con otros dos que estaban en la misma situación.

En la Policía Nacional Civil trabajan humanos, guatemaltecos, madres, padres, hijos y hermanos; pero sobre todo seres que tienen corazón y sienten el mismo dolor que tú y que yo. Es cierto que elegimos el trabajo, trabajo que  hacemos por amor a la institución, amor al país y sobre todo amor a una familia que está en casa esperando un bocado de comida y “esperando que llegue mi mamá, pues hoy es mi cumpleaños”. Eso pensó un menor de cuatro años que se quedó sin su mamá (Candy Margoth Sánchez Gónzalez) el día de su cumpleaños por el vil ataque contra la institución por presuntos mareros, cobardes y resentidos sociales.

Pero nadie ha dicho nada, nadie se ha pronunciado al respecto, nadie ha presentado su solidaridad a la institución, a las familias que hoy están de luto; ¿por qué? pues simplemente porque somos movidos por masa.

Alguien criticó al gobierno, y otro le dio RT y fue así como se convirtió  viral, pero en realidad no vemos la realidad de nuestro país. Sé que muchos dirán que la PNC es la peor institución (después del Congreso) pero repito, ellos también son humanos como tú y como yo.

Guatemalteco y guatemalteca, no seamos apáticos ante lo que sucede en nuestro país; apoyemos  aunque sea moralmente a los agentes de la PNC, sé que muchos tienen la oportunidad para renunciar hoy mismo si quieren, pero no, son hombres y mujeres de valor que se exponen para cuidarte a ti y a mí.

Presento mis condolencias la Policía Nacional Civil, pero especialmente y con mucho respeto a las familias de Candy Margoth Sánchez González, Julio Antonio Monzón Godoy y Mario Antonio González Alvarado, agentes que fallecieron en el cumplimiento de su deber.

Que en paz descansen

About the Author
Related Posts

Las encrucijadas de la vida son las que le dan un toque más colorido a los fragmentos que nos...

Guatemala ocupa el sexto lugar de desnutrición crónica a nivel mundial y presenta la mayor...

 Mi novia Brenda y yo nos conocimos en la universidad gracias a unos amigos. Brenda es una mujer...

Leave a Reply