By Lesly Aguilar
Posted: Updated:
0 Comments

Piensa en tres palabras que describan ¿Qué Guatemala querés? Han pasado tres segundos y me pregunto si te suenan estas: sin corrupción, con oportunidades y sin violencia.

En efecto, ese es el pensar de algunos de los 216 jóvenes de la Universidad Rafael Landívar –URL- que se atrevieron a contarnos qué Guatemala quieren.Esto como parte de un ejercicio crítico que busca escarbar en la conciencia de los jóvenes ese deseo por ver un país mejor para ellos y sus futuras generaciones. Buscamos ir más allá y perseguimos inducir a la reflexión sobre qué estamos haciendo nosotros como ciudadanos para construir una Guatemala distinta.

Cuando nos adentramos en estos conceptos no nos sorprende que estás tres frases estén presentes en el imaginario colectivo y es porque es una realidad que vivimos a diario, en la que nos hemos acostumbrado a vivir y la hemos normalizado y justificado como parte de una dinámica de países subdesarrollados.

Cuando hablamos de corrupción los indicadores son alarmantes y abrumadores. De acuerdo con el Índice Global de Competitividad de los países, elaborado por el Foro Económico Mundial, Guatemala se encuentra en el puesto 115 de 138 países de América Latina. (La posición en la lista corresponde al ranking global, donde el número 1 es el país menos corrupto y el 138 el más corrupto).

También podemos citar el Índice de Percepción de Corrupción que publica Transparencia Internacional, en donde Guatemala se encuentra en la posición 143 de 180 naciones, junto con Venezuela (169) y Nicaragua (145), y figura como uno de los países latinoamericanos con alta percepción de expertos y empresarios sobre el nivel de corrupción en el sector público. Pese a los esfuerzos por el combate a este flagelo, persisten las constantes agresiones a las garantías democráticas y libertades civiles.

Si hablamos de violencia la situación nos estremece aún más. En 2016 Guatemala ocupaba el segundo puesto en la lista de países con mayor riesgo de violencia en Latinoamérica; por debajo de Afganistán. En tanto, la ciudad de Guatemala se encuentra entre las 50 ciudades más violentas del mundo. Según el último informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal (CCSPJP), la ciudad ocupa el puesto 24 con 1,705 homicidios y una tasa de 53.49 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Para sumar a la problemática, estamos geográficamente ubicados en lo conocido como el Triángulo Norte (Honduras, Guatemala y El Salvador), con considerables preocupaciones de seguridad social y por la concentración de altos niveles de violencia, que en muchos casos, es causal de la migración hacia los Estados Unidos.

Al hablar de oportunidades, las brechas se acentúan y se hacen más diferenciadas. Hablamos de un acceso desigual a la salud, a una educación desde el nivel primario hasta el superior, oportunidades laborales, de vivienda, tecnología, entre otras. Y aquí los índices se extienden y parecieran presentar un callejón largo y sin salida, pero, aunque esta misión de pensar una Guatemala distinta parezca un objetivo inalcanzable, hay oportunidades próximas para iniciar cambios mínimos.

En junio de 2019 está previsto que se lleven a cabo las elecciones generales para el próximo mandato gubernamental, tanto a nivel de Presidencia, Congreso y Alcaldías, es ahí donde tenemos la oportunidad de cambiar el rumbo o bien de iniciar un proceso transformador. ¿Cómo?. La información es clave para los votantes, nos brinda un panorama amplio sobre los candidatos de aquellos que son probos y no emergentes.

Ser más activo e interesarnos por estar presentes en las propuestas, ser más inquisitivos y, evitar, en la medida de lo posibleelegir candidatos que sabemos no responden a los intereses de nación y que lo han demostrado con hechos.

Otro elemento clave es vencer la apatía y pensar que otros podrán elegir por nosotros y confiar en que lo harán bien. Debemos participar y ser agentes de cambio, jóvenes con pensamientos críticos y con ímpetu de propuesta.

Aquí no sé trata de decidir un lado u otro o fraccionarnos de acuerdo a posturas ideológicas, se trata de estar ahí, de construir juntos, construir ciudadanía, construir un país donde quepamos todos, pero que quepamos bien. En donde las desigualdades ya no existan y todos tengamos el mismo valor.

Sí te preguntáramos a ti ¿qué Guatemala querés, ¿cuál sería tú respuesta?

Ten presente que el destino de todos depende de la conducta de cada uno. Alejandro Magno.

Related Posts

De a poco el año va llegando a su final, y con él, otra serie de columnas y oportunidades para...

Hace poco tuve la oportunidad de presenciar el discurso de Mario Vargas Llosa respecto a la...

Me pregunto cómo se están formando los niños y niñas de ahora para poder enfrentar los retos del...

Leave a Reply