By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Escribir en estas circunstancias resulta extraño, desde el confinamiento físico, mental y espiritual al que nos está obligando esta pandemia; pero eso es lo bello de esta extraña odisea que llamamos vida, nunca sabremos que viene después y por más que tengamos todo planeado o calculado, siempre habrá sorpresas, personas, giros, problemas y circunstancias que nos harán cambiar el foco y hasta la perspectiva.

Sin duda, Brújula sabe de cambios y planes reinventados, en estos 10 años más de alguna vez le ha tocado dar el timonazo, sin cambiar el destino y las metas. Aunque no lo crean, 10 años se dicen fácil, pero los procesos, dificultades y esfuerzos que van detrás de ese periodo de tiempo no es algo que cualquiera pueda contar, sobre todo en una sociedad tan acostumbrada a los resultados, pero no a los procesos; brújula, sin duda es una mezcla de resultados con procesos bien variados, en los que no han faltado actores diversos, perspectivas heterogéneas y oportunidades.

Me resulta extraño, por tanto, poder pensar una academia, país o espacios sin lo que Brújula ha tratado de darnos durante su historia: pensamiento crítico, dosis de realidad, opiniones diversas, inclusión, respeto, tolerancia, desafíos personales y un sentimiento por la búsqueda de la identidad propia, del ser autentico. Palabras, conceptos y/o acciones que debemos reconocer, no solo como una oportunidad, sino como un privilegio que no está al alcance de todos, pero que con Brújula, tratamos de hacer más accesibles, más rutinarios, más “normales” y sin duda punto de partida para la conversión de tantas consciencias, modelos y preceptos que forman parte del imaginario del guatemalteco.

Y todo eso, creemos que lo vamos a lograr escribiendo, desde nuestras palabras, a través de líneas que una tras otra va dando forma y fondo a las ideas que tenemos, las experiencias que vivimos, los conceptos que vamos creando y la búsqueda de la verdad. En el camino, probablemente hallaremos que demasiadas personas van a mofarse o ridiculizar lo que estamos tratando de hacer; alguna vez alguien me dijo “Lo que escribís sirve para dos cosas: para nada y para ni mierda” y dejo en mi cabeza ese concepto por algún tiempo, llevándome a cuestionar si en realidad estaba haciendo algo con lo que escribo, si en realidad estaba contribuyendo a que lo anteriormente descrito, llegara a los demás.

Entonces llego un escrito, que decía:

“Si hay voces que resuenan más, no dejes que eclipsen la tuya, ni que la distraigan… ni sus nombres, ni sus dramas.. TU VOZ, sea donde sea que se escuche: plantón, marcha, foro, cafetería, aula, twitter, donde sea… ¡Es la necesaria!”

Luego, me tope con un tweet de @kevinsncz:

“Jóvenes por esto, jóvenes por aquello.

Talleres de esto, talleres de aquello

Formacion de esto, Formacion de aquello

 Siempre nos quieren hacer sentir importantes, pero nunca nos hablan de problemas de fondo: desigualdad, pobreza, el sistema económico, racismo, etc.”

Supongo que las razones por las cuales cada uno de nosotros escribe, responden a muchos procesos, duelos, vivencias, realidades, sobremesas, ethos y aventuras que llevamos con nosotros, ya sea como carga o experiencia; de ahí la belleza de espacios como brújula, que son un oasis en este rio desbordado de información y contenido digital.

Dicen que el mundo cambia con tu ejemplo, no con la opinión que das o la critica que haces; yo creo que las tres son herramientas sumamente poderosas, capaces de llevarnos por veredas nuevas, donde las cosas sean lo que siempre han debido ser y donde todos seamos libres. Quiero pensar que esto (Brújula) seguirá, por el tiempo que haga falta.

Gracias por estar ahí Brújula, ojalá que nunca te hagan falta patojos y patojas dispuestas a cuestionar su realidad, sus privilegios y sus oportunidades, que nunca te hagan falta los locos que creen que las palabras y las ideas pueden cambiar el mundo. Felices 10 vueltas al sol, ojalá vengan más, muchas más, tantas como sean necesarias para cambiar los imaginarios, una columna a la vez.

“Los jóvenes debemos ser rebeldes, rebeldes con causa y nuestra causa debe ser un país democrático, igualitario y transparente.”

María Menaldo

 

About the Author
Related Posts

Artes Landívar te recomienda explorar el mundo del arte de una manera diferente: a través de series...

No sabía cómo explicarle a mis amigos, a mi familia y a personas desconocidas, cuál era mi labor...

El mundo atraviesa una crisis sanitaria sin precedentes, originada por un virus denominado...

Leave a Reply