By Brújula
Posted: Updated:
1 Comment

Juan Pablo Ramirez Melgar / Corresponsal

Disfrutar del agua, el recurso vital de la vida, es un problema que en muchas lugares de Guatemala se agrava paulatinamente. Guatemala es un país que posee abundancia de agua con diversidad de ríos y lagos. Existe una gran demanda de este recurso en la vida cotidiana de millones de guatemaltecos; sin embargo no existe un buen manejo del mismo ni mucho menos la preocupación de las empresas que prestan el servicio por preservarla o entregar un producto realmente potable.

Expertos mencionan que la contaminación industrial de las aguas subterráneas sigue siendo un grave problema en la mayoría de los países desarrollados. En todo el mundo se produce la infiltración de productos tóxicos en el suelo y en las aguas subterráneas, procedentes de tanques de almacenamiento de gasolina, vertederos de basuras y zonas de vertidos industriales.

¿Pero en realidad la comunidad guatemalteca recibe este recurso plenamente potable?

Uno de los grandes problemas de este recurso es la contaminación que percibe y el impacto que tiene en la salud de la población, ya que apenas el 4.5% de los municipios de Guatemala otorgan tratamiento de agua hacia el agua que consumen sus comunidades, y es por eso que apenas un 15% de la población del área urbana recibe agua apta para el consumo humano.

Parecerá raro pero según un análisis realizado en el año 2,003, se demostró que en 2,700 comunidades rurales, el 48% de consumían agua contaminada con coliformes fecales. Recordemos que más del 65% de población guatemalteca vive en el área rural.

En Guatemala el sistema hidrográfico se divide en tres vertientes: Vertiente del Océano Pacífico (22 % del territorio) con 18 cuencas, algunos de cuyos ríos arrastran sedimentos de origen volcánico, que al depositarse en la planicie costera causan inundaciones periódicas; Vertiente del Mar Caribe (31% del territorio), con 10 cuencas, siendo la principal el río Motagua; y la Vertiente del Golfo de México (47% del territorio), con 10 cuencas cuyos ríos son los más caudalosos y tributan hacia territorio mexicano. El país cuenta con 23 lagos y lagunas y 119 pequeñas lagunas con un área global de 950 km2.

Aun con estas grandes reservas del agua, la lluvia que cae, los ríos y los mantos acuíferos, el problema persiste debido a que no existe un buen manejo del mismo recurso, provocando escasez de agua potable y el que en algunas partes del país las personas no cuenten con este vital líquido o se les deba limitar o restringir el uso de la misma. En algunas zonas de la capital, vecinos se quejan ante la Municipalidad de Guatemala MUNI de que este vital líquido llega a sus hogares con cierto nivel de contaminación, el agua está plenamente impregnada de malos olores o en ocasiones de un color turbio arenoso.  ¿Algunos de ustedes han tenido esa experiencia en casa?

Las instituciones del país no disponen de sistemas de información apropiados: la información está dispersa, es insuficiente, desactualizada y poco confiable. En estos términos, no se conocen las reales condiciones físicas, técnicas, financieras y administrativas de los sistemas existentes en el país, ni las necesidades de las poblaciones y localidades. Además, esta condición de incertidumbre y desconocimiento impide definir con claridad las políticas y decisiones gubernamentales hacia el sector del agua. Es por eso que el mal manejo del saneamiento del agua es un problema para Guatemala.

Ninguna institución es capaz de afrontar este problema al 100%. Apenas existen políticas que establecen que se entregue plenamente agua potable para el consumo humano. La Ley General de Aguas es poco eficiente y no establece mecanismos de control para lograr que se dé el servicio pleno y confiable para la población.

Pero no todo es malas noticias. Existen instituciones como RASGUA que trabajan para que se garantice un desarrollo sostenible del agua en nuestro país. Y otras instituciones de carácter internacional que tienen presencia en todo el mundo como lo es Global Water Partnership GWP, quienes tienen la misión de apoyar el desarrollo sostenible y la gestión de los recursos hídricos en todos los niveles de las comunidades más necesitadas.  La preocupación alarma a la comunidad guatemalteca y a la comunidad internacional como lo hizo la PNUD en un simposio presentado el año pasado en la Ciudad de Guatemala.

Es por eso que se debe exigir un mejor tratamiento, saneamiento y control del recurso vital. El agua en nuestra vida cotidiana es esencial. Y también recordar que está en los ciudadanos cuidar el recurso, no desperdiciándola y hacer conciencia a las demás personas de que el agua conforme pasan los años, escasea en mayor cantidad. Debemos presionar para lograr una mejor comunicación con las entidades para mejorar la utilizacion de la misma.

 

About the Author
Related Posts

En ocasiones, nos es difícil aterrizar la idea de “medio ambiente” ya que son dos palabras que...

Por Rodolfo Estaba profundamente frustrado y resentido con la vida cuando llegué por primera vez a...

Por: Carla Rocío Rosales Inspirada en el artículo del mes pasado, me puse a reflexionar sobre la...

One Comment
 
  1. Avatar
    kevin / 11/05/2016 at 18:45 /Responder

    Gracias, interesante articulo.

Leave a Reply