By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

maquinaria 1

María del Mar Leal / Brújula /

La Marcha Nacional del Agua salió los días 11 y 13 de abril de 2016 de Tecún Umán, San Marcos y de Purulhá, Baja Verapaz, convocadas por la Asamblea Social y Popular, reuniéndose ambos grupos e ingresando a la Ciudad de Guatemala el día 21 de abril.  El 22 de abril en la Plaza de la Constitución se espera una concentración de la Marcha, con grupos que decidan unirse en la ciudad capital.

¿Por qué y para qué la marcha? Este tipo de manifestaciones hacen pensar en la importancia del agua y el debate público que se crea para que el Estado vea con preocupación el tema del recurso agua y la manera en la que se violenta el derecho a esta, generando muchas veces conflictividad socioambiental. ¿El problema? El acceso al agua es nuestro país es desigual.

Si somos jóvenes que todos los días podemos realizar prácticas tan comunes que involucran agua como bañarse, cepillarse los dientes, lavar ropa, entre otras, puede que nos sea difícil creer que en el país hay un problema importante de agua. Siempre se escucha en los medios de comunicación los trillados (no es que no sean efectivos) mensajes de cómo ahorrar agua en casa, pero en realidad el problema del agua del país no viene necesariamente de su utilización para uso doméstico.

¿Por qué la importancia del agua?

El agua es un recurso con un papel importante para distintas actividades, tanto humanas como naturales. Vale la pena resaltar que este recurso hídrico es finito y en algunas situaciones ya no es reciclable.  Guatemala como país posee una alta disponibilidad de agua en sus ríos, lagos y demás cuencas. El país posee tres vertientes: Pacífico, Atlántico o Caribe y Golfo de México, siendo este último el de mayor caudal. De acuerdo al Instituto de Investigación y Proyección sobre el Ambiente Natural y Sociedad (IARNA) de la Universidad Rafael Landívar (URL), para 2005 se estimaba que la oferta bruta total de las tres vertientes era de 93,388.49m3, y tomando en cuenta el caudal ecológico y la reducción por contaminación, el caudal neto disponible llegó a ser de 32,686m3. Es decir, el problema del agua no es su disponibilidad sino su acceso en términos de potabilidad y saneamiento.

Raúl Maas, investigador de IARNA, indica que otro problema del agua en nuestro país es que las condiciones naturales del territorio, más las consecuencias  del cambio climático, han hecho que Guatemala tenga áreas donde llega a llover hasta 6 mil milímetros (6 metros) en la boca costa, mientras en otras la lluvia apenas logre alcanzar el medio metro, como en oriente.  Esta disparidad de agua de lluvia afecta a productos de agricultura, ganadería y otros, generando sequías o inundaciones, así como efectos en las actividades cotidianas de los pobladores.

La poca existencia de agua en algunos sectores y la poca o nula accesibilidad que tienen de esta los guatemaltecos, pone en un primer plano el tema del agua como un recurso vital para el desarrollo de diversas actividades. Es por esto que más de 80 organizaciones y colectivos de la Asamblea Social y Popular convocaron a la Marcha por el Agua, para concientizar y probablemente exigir la existencia de una Ley de Aguas (Leer La Ley Maldita, Plaza Pública)

¿Cómo se distribuye el agua en el país y quién utiliza más?

Previamente se había afirmado que el uso de agua en hogares no es el mayor problema, aunque esto no quiere decir que su uso y desperdicio no sea importante. Sin embargo, hay datos en los cuales es posible confirmar que la problemática de contaminación y uso del agua es preocupante y afecta diferentes áreas.  En nuestro país, el 40% de los recursos hídricos están contaminados, de acuerdo al Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales.  Además, un 40% de la población en área rural no tiene acceso directo a agua potable, de acuerdo a IARNA. Es decir, que de 100 personas que viven en el área rural, 40 no tienen acceso a agua para bañarse, lavar los platos o ropa, esas actividades comunes que muchos hacemos día con día.

¿Y  qué sucede entonces con la utilización de agua para uso doméstico? Raúl Maas, investigador de IARNA, explica que de la totalidad de agua existente en el país, los hogares utilizan únicamente un 2.5%. Un 2.5% importante para cuidar.

Sin embargo, ¿quién entonces utiliza este recurso en su mayoría? El sector agroindustrial.

El sector agroindustrial utiliza aproximadamente el 70% del agua existente en el país; este sector corresponde a industrias de palma africana, caña de azúcar, café y banano, principalmente. Dicho sector utiliza el recurso hídrico para el riego de sus cultivos, a través del desvío de ríos y extracción del líquido, dejando muchas veces los cultivos agrícolas de la zona y a los pobladores sin agua potable.

En referencia a esta problemática, representantes de 120 comunidades del área de la Costa Sur denunciaron públicamente el reciente desvío de ríos, el pasado 13 de abril. Felícita Pineda de la comunidad El Paraíso en Suchitepéquez, en una rueda de presa, explicó que los responsables del acto habían sido los propietarios de fincas de banano, caña y plan africana, utilizando motores para extraer el agua de los mismos. A falta de una legislación especial para el tema de aguas, el desvío de ríos para uso privado aún no es penado por la ley.

Esta acción por parte de las grandes empresas no solo deja sin caudal a los ríos del área, sino que la poca agua que deja para las comunidades, muchas veces se encuentra contaminada con desechos industriales y químicos utilizados para fumigar. Un ejemplo claro de esto son las empresas mineras, que para la extracción del oro y otros minerales, utilizan una gran cantidad de agua con sustancias tóxicas como el cianuro y la soda caústica.  Asimismo, podría cuestionarse quién y cuánto pagan las grandes industrias por el agua que utilizan.   Y no únicamente empresas que usen el agua para cultivos y actividades agrícolas, también pueden existir grandes empresas más cotidianas o familiares en nuestra vida, como aquellas de agua purificada embotellada, de las cuales no se tiene certeza de dónde obtienen el agua y a quién “la compran”, si lo hacen.

Entonces, ¿qué sucede con la Ley de Aguas?

Diana Fernández de la Dirección de Incidencia Pública (DIP) de la Vicerrectoría de Investigación y Proyección (VRIP) de la Universidad Rafael Landívar explica que ha habido un total de 16 iniciativas, de las cuales la última data del año 2008. Mencionada ley busca regular el aprovechamiento, uso y conservación del recurso hídrico debido a los diversos problemas anteriormente expuestos. De igual forma, Fernández explica que es muy importante tomar en cuenta la visión que tienen los pueblos indígenas respecto al tema del agua, no puede realizarse una ley sin tener en cuenta la cosmovisión; esta debe ser incluyente para todos y todas.

Sin embargo, el proceso de aprobación de la ley -aun con dictamen favorable 3702- ha sido costoso por diversas razones; podría entenderse que los intereses del sector agroindustrial que son quiénes más agua utilizan, pesan más en la discusión que gira en torno a la misma. Además, la corrupción en distintas instituciones estatales y la falta de políticas públicas que regulen el recurso del agua, hacen más difícil el camino para su aprobación.

Por estas y muchas otras razones, es válida la existencia de una discusión a profundidad en torno al tema del agua, siendo un recurso vital para la vida humana, animal y vegetal. La Marcha por el Agua es una actividad realizada por distintos colectivos que están conscientes de la situación actual y temen por la situación futura, es hora de actuar en pro del agua y buscar maneras de retribuir el uso de esta.

Imagen

About the Author
Related Posts

El contexto Guatemala, con los países del Norte de Centroamérica (Honduras y El Salvador) está...

¿Ya leíste los planes de gobierno de cada partido? Acá te dejamos un resumen del plan de gobierno y...

Continuando en la línea de información que te explica todo lo relativo al proceso electoral 2019,...

Leave a Reply