/Por: Joa Maurer

 

La noche llueve

[dentro de un closet],

está huyendo del día…

 

Ella susurra al viento su soledad

y él su dolor al cielo.

 

Porque escrito está,

que él se enamoró de su sonrisa

cuando ella se encontró con su mirada, en los

atrios del Paraíso

 

Y aunque ambos pretendieron huir juntos;

fueron condenados

a ser errantes

en tierra de hombres

y a verse a través de la Luna.

 

 

Compartir