By Voluntariado Social Landivariano URL
Posted: Updated:
0 Comments

Desde hace dos años puedo decir que no soy la misma chica de antes. Al salir del colegio pude darme cuenta que mi mundo había cambiado, y ya no era una niña, todo lo que hiciera me llevaría a una consecuencia. Cada decisión que tomara tendría un efecto en mi futuro y realmente entendí el verdadero valor de la responsabilidad. Me agrada la universidad en la que estoy inscrita y he tenido un aprendizaje significativo.

Actualmente estudio la licenciatura en nutrición en la Universidad Rafael Landívar, por ello sé que una alimentación adecuada y equilibrada llega a ser primordial para el estado de salud de los niños y es esencial para un buen crecimiento, un correcto funcionamiento del organismo, para una óptima capacidad de aprendizaje, así como un correcto desarrollo psicomotor que se presentan en esta etapa. También cabe decir que una buena alimentación tiene un gran efecto en la prevención de factores de riesgo que influyen en la aparición de algunas enfermedades.

 

Una correcta nutrición es el primer factor de defensa contra enfermedades infantiles que pueden perjudicar el organismo de los niños de por vida.

 

Un niño con buena alimentación tiene menos posibilidades de sufrir complicaciones nutricionales como la anemia, sobrepeso, obesidad y problemas de aprendizaje escolar. La adecuada alimentación en la etapa infantil permite disminuir el riesgo de ciertas patologías en la edad adulta, como son las enfermedades cardiovasculares, diabetes y algunos tipos de cáncer (Diario de Sevilla, 2015)

En 2019, tuve la oportunidad de ingresar al Voluntariado Social Landivariano y empecé a participar en el Centro Nutricional Sor Lucia Roge en el Sanatorio Hermano Pedro de la ciudad de Guatemala. Recuerdo el primer día al que asistí al centro, tenía ciertas perspectivas del lugar, sin embargo  el primer día cambió por completo mi mentalidad. El voluntariado consistía en pasar tiempo recreativo con niños en desnutrición, al verlos por primera vez, lo primero que me impactó fue su felicidad.

 

Son niños felices, a pesar de las circunstancias que han estado pasando, miran su vida de otra perspectiva.

 

La mayor parte del tiempo me la pasaba jugando a la casita, haciendo figuras de plastilina, armando rompecabezas, utilizando pinturas y cada día que iba, crecía más el cariño hacia ellos. No fue difícil para mí darme cuenta que dedicar mi tiempo en los niños iba hacerme amar más mi carrera.

Puede llegar a ser difícil encontrar tiempo para ser voluntario. Sin embargo, puedo decir que no hay mejor oportunidad de permitir dar parte de nuestro tiempo en ayudar a otros. El voluntariado ofrece ayuda vital a las personas que lo necesitan con causas valiosas que permiten cambiar la vida de alguien más. Me ha transformado el pasar parte de mi tiempo con los pequeños y pertenecer al equipo de voluntarios del Centro Nutricional. El voluntariado es una excelente manera de conocer personas, formar amigos, conectarte con la comunidad, amplía la red de apoyo y aprender nuevas habilidades.

 

Related Posts

En los tiempos actuales, es casi imposible dejar fuera de nuestros pensamientos el tema de la...

A pesar que las circunstancias no estén tan favorables, nuestro país ha iniciado la apertura con...

Imagina que tienes la mala fortuna que te enfermas, te rompes un hueso o tienes un accidente, por...

Leave a Reply