By Alanon
Posted: Updated:
1 Comment

Al-Anon-Julio

Carmen / AlAnon /

Hoy sentí deseos de contar mi verdad. Hace mucho tiempo que lo venía pensando, que conste que lo que estoy escribiendo no es para convencer a nadie, eso no me interesa. Hace un tiempo atrás, me recuerdo muy bien, tenía muchísima vergüenza que las personas -incluyendo mis amigos- se enteraran que yo tenía un papa alcohólico… ¿Saben cuál fue el chiste mayor? Todo mundo ya se había dado cuenta y yo aún me resistía en aceptarlo  Qué ilusa era.

¿Por qué tenía tanto miedo y vergüenza, si no era yo la que chupaba sino él? Ahora lo veo así, yo sentía que era responsable de todas las muladas que él hiciera. Por lo tanto, me  convertí en su protectora.

Pero eso no es lo más importante, lo que me inspira el día de hoy para escribir no es eso. Lo que me inquieta y me sigue inquietando es ¿por qué callamos está situación? No podemos hablar con cualquier persona acerca de eso y de todos esos sufrimientos que conlleva ser hijo de un alcohólico.  ¿Qué pasa si estamos viviendo esta situación y no tenemos la valentía de admitirlo? Entiendo que esto de callar, de hacerme como si no me importara y seguir creyendo que si hablo de mi situación le estamos faltando el respeto a nuestro ser querido alcohólico, eso no es así.  Por favor aceptemos lo que es evidente; entiendo que por las razones antes mencionadas nos cuesta trabajo aceptarlo; que las cosas que no queremos, no podemos aceptar o no nos gusten, no quiere decir que no existan.

Los hijos de adultos enfermos alcohólicos, como es mi caso, tenemos el total derecho de vivir bien, tener una vida de calidad, libre de angustias, vergüenza, miedos, resentimiento, una mejor autoestima, ser respetados y validados.

Viví con descontento con mi persona por muchos años, sentí que no encajaba en ningún lugar, ni en el cole, con mis amigos de fiesta y al principio en la U.  Como siempre me sentía inadecuada, de otro planeta -literalmente-, la mejor solución que encontré fue aislarme, pensé “si me aíslo pues está chilero ya que nadie se mete conmigo y yo tampoco me meto con nadie”; de esta manera evitaría ese mal sabor de boca que me producía el  no sentirme parte de nada. Si tú estás leyendo esto y te identificás con mi relato, pues órale continuá leyendo.

Aquí mi rollo es sacar eso que llevé dentro y que en algunas oportunidades regresa como un boomerang sobre mí. Dicen los expertos que: cuando se habla con la persona indicada -en mi caso Al-Anon- o escribís -si no tenés confianza de hablarlo con nadie- eso va hacer que, de alguna manera, sanés esa parte de tu historia que te ha llevado a eso. No me creas, si tenés ganas ponelo en práctica, nada te cuesta hacerlo, igual no es lo único que yo hice y sigo haciendo para poder sanar mis emociones, mi ser y vida espiritual.

Hasta el día de hoy asisto a Al-Anon. Miren muchá, es increíble cuando llegué allí con un poco de pena y sobre todo desconfianza… Honestamente creía que allí solo llegaban personas que no tenían nada que hacer y que las reuniones eran puro chisme, así que tenía que tener cuidado en las cosas que iba a contar porque primero lo iban a chismear y segundo ¡qué podían entender estas personas si mi problema era peor que los de los demás!  ¡Oh sorpresa! Cuando oí los relatos de los demás y como ellos habían salido adelante con el programa me quedé con la boca abierta, en lugar de juzgarme y criticarme me aceptaron tal cual soy y me compartieron su experiencias, fortaleza y esperanza; poco a poco reconstruía mi autoestima y la confianza en mi y en los demás.

Por último quiero dejarles esta inquietud, por favor no crean que son las únicas personas que se sienten afectadas por la forma de beber de alguien más, busquen ayuda de la manera que mejor les parezca. Yo hoy cumplí con expresarlo, si yo pude, hacelo vos  también, no tengás miedo.

 

GRUPOS DE FAMILIAS AL-ANON Y ALATEEN DE GUATEMALA

Para familiares y amigos de Alcohólicos

Para mayor información acerca de los grupos y su ubicación por favor diríjase a :

Oficina  de Servicioss: 6 calle 0-31 zona 1 Teléfonos 2253- 9637 y 2251- 8949.   Correo electrónico: alanondeguatemal@gmail.com .

Imagen

About the Author

Somos una hermandad formada por parientes y amigos de alcohólicos, que sentimos que nuestras vidas han sido afectadas por la forma de beber del o de los alcohólicos, que comparten experiencia, fortaleza y esperanza.
En Al-Anon perseguimos un único propósito ayudar a los familiares y amigos de los alcohólicos.
Información a los teléfonos: 22347503 y 22347504 ó alanondeguatemal@gmail.com/ GRUPOS DE FAMILIA AL-ANON GUATEMALA/ www.alanondeguatemala.org

Related Posts

Por: María Rosa Reyes Hoy los llevaremos a un viaje, un día en las cocinas de familias rurales del...

Sé que hay temas más importantes que este, pero creo necesario abordar algo que en las últimas...

Por ASOCEM La desnutrición infantil en Guatemala, es una problemática que aqueja a uno de cada dos...

One Comment
 
  1. Avatar
    MaJo / 03/05/2018 at 21:04 /Responder

    Me identifico con tu relato, habemos personas retraídas de cierta forma por vergüenza o sentir que no encajamos en las familias “Normales”, soy parte de Alanon, me ha ayudado mucho a conocerme y sobre todo encontrarme como realmente soy y aceptarme con defectos y cualidades que aunque sea difícil de ver las tenemos! Saludos!!

Leave a Reply