/Axel Ovalle   Maldito corazón, latiendo sin sentido. Angustia que me da armonía. Ansiedad que me quita la vida.   Sigues latiendo, sigues sin parar. ¿Corazón? Qué corazón, si no tengo; lo he mandado a volar.   ¿Qué buscaba? No lo entiendo. ¿Qué quería? No recuerdo. ¿Por qué arremetí contra el ser amado? ¿Por qué acabé...