By Isa Contreras
Posted: Updated:
0 Comments

Desde inicios de la carrera lo primero que uno pregunta es: “¿Cuándo cerramos pénsum?” Para mí, ese momento finalmente llegó en el interciclo de este año. Para ser más exactos justamente el pasado miércoles terminé mi pénsum en Psicología Industrial. Es un momento con muchos sentimientos encontrados –felicidad, tristeza, miedo y emoción– El final de una etapa de mi vida que me ha acompañado desde los 20 años… El tiempo en verdad pasa volando.

Pero más allá de la emoción y felicidad de sentir esta meta a punto de finalizar, comienzo a preguntarme, ¿y ahora qué?

¿Quisiera continuar mis estudios?, ¿me tomó otro año sabático?, ¿me dedico a trabajar únicamente por primera vez en 5 años?, ¿cursos libres? Las opciones son interminables. Me siento como con 18 años otra vez, graduada de bachiller y con millones posibilidades frente a mí.

Muchas personas deciden comenzar una maestría justo después de finalizar la licenciatura. Es una cuestión de inercia y empuje que muchos no quieren perder, lo cual entiendo perfectamente. Sería muy fácil seguir con la rutina que llevo en este momento por dos años más. Sin embargo, es importante tomar un momento y revisar cómo está nuestra salud mental y motivación. En mi caso, tengo un burnout extremo pero una cantidad motivación significativa. Es decir, estoy cansada pero una parte de mí quiere seguir adelante. Esto me hace descartar la opción de comenzar una maestría inmediatamente, ya que tengo que darle espacio a mi mente y cuerpo para que descansen un poco.

De lo contrario, solo estaría afectando mi estrés y ansiedad sin razón lógica.

Esto me lleva a dos opciones: tomar un tiempo de descanso total, o tomar cursos libres cortos en algo que me interese. Ya que estoy motivada pero algo cansada, una opción corta y de interés personal parece una buena idea. Pero encontrar una maestría que comience a mediados del 2020 también me permite descansar unos meses y mantenerme motivada a lo que se aproxima. Por el momento estoy debatiendo entre ambas opciones, pero sobre todo, me estoy informando sobre lo que hay disponible.

Este es el punto al que quiero llegar, no hay una opción correcta sobre o lo que debo hacer luego de cerrar un ciclo académico. 

Las opciones que se nos ofrecen hoy en día son infinitas. Existen un sin fin de posibilidades de actividades que podemos hacer con nuestras vidas. No debemos cerrarnos solo en licenciaturas y maestrías (tampoco dejarlas de lado), pero démonos el permiso de hacer más. Aunque parezca que “no nos va a servir de nada” o “no se ve bien en el currículum” deberíamos hacer las cosas que nos hagan felices, nos motiven y cuiden nuestra salud mental. Si en esta etapa de la vida no tienen los niveles de estrés bajos, por qué comenzar una nueva carrera. 

Así que, si alguien quiere sacar una maestría, pero necesita un descanso, es totalmente válido. Si están terminado el colegio y no saben qué les gusta, tómense un tiempo para descubrir quiénes son. Aprendamos a cocinar, escribir, tejer, pintar, leer, tocar guitarra… Las universidades no se van a ningún lado, hay tiempo para tomar un curso de 6 meses sin duda alguna. Cuidémonos y recordemos que vida solo hay una, hagamos lo que nos haga felices. 

Related Posts

Hoy voy a ser breve. Debo admitir que hay ciertos eventos en el año que traen consigo un aire de...

/Por: Yanete Ricardo A mis tres grandes amores con los que disfruto la vida los regalos más...

Turquía se encuentra específicamente en medio de una región sumamente convulsa: al oeste están...

Leave a Reply