By Daniel Monroy
Posted: Updated:
0 Comments

La teoría del cisne negro es una metáfora propuesta por el escritor y financiero Nassim Nicholas Taleb que explica cómo en el mundo existen eventos fortuitos y sorpresivos que a priori, tienen baja probabilidad de ocurrencia y que cuando acontecen pueden ser racionalizados mediante retrospección. Es decir, son hechos inesperados que ninguna persona imagina y que sus causas pueden ser explicadas luego del acontecimiento.

La idea toma su nombre debido a que en Europa antes del siglo XVI predominaba la creencia que todos los cisnes eran blancos. La existencia de cisnes negros era un hecho improbable, hasta que los primeros exploradores llegaron a Australia y el evento causó asombro y cambió la percepción de las personas.

La teoría se basa en cómo funciona la mente humana y la forma en la que las personas conectan el conocimiento con el pasado, el presente y el futuro. Por ello, los cisnes negros causan desconcierto debido a que la percepción que las personas tienen del mundo se encuentra influenciada por la ilusión de creer que se conocen todos los fenómenos existentes (crisis económicas, funcionamiento de los mercados financieros, etc.) y que se pueden hacer predicciones sobre ellos, cuando en realidad, el mundo es muy extenso y complejo y la capacidad de los seres humanos de predecir el futuro es limitada.

En el mundo de las finanzas, la economía y la política mundial, la crisis económica de 2008, el Brexit, la victoria del presidente Trump en Estados Unidos, el auge de las criptomonedas y los mecanismos de política monetaria que han adoptado los bancos centrales para hacer frente a las crisis como la expansión cuantitativa (QE), son algunos ejemplos relevantes de cómo los cisnes negros aparecen de forma imprevista en el tiempo y que el mundo no está blindado ante ellos.

La explicación y los ejemplos arriba mencionados claramente encajan en un marco de sucesos a escala mundial que involucran a todos los ciudadanos del mundo. Pero la vida de los individuos y los ciudadanos de a pie, también sufre visitas de cisnes negros de vez en cuando.

Para bien o para mal, los eventos inesperados con baja probabilidad de ocurrencia también existen en el mundo interior que cada uno saca a pasear todos los días. Quizás a algunos nos gusta la “estabilidad” o que la vida no sufra perturbaciones repentinas que desordenen el estado presente de las cosas. La aversión al riesgo nos hace que vivamos detrás del telón. Vemos la vida tras bambalinas y con el pasar del tiempo nos damos cuenta que nos gusta estar ahí. Es la sensación extraña de estar pero no ser.

Pero, así como en el mundo de las naciones los cisnes negros son inevitables, en el correr cotidiano de las personas los cisnes negros vienen en forma de personas, decepciones, fracasos, éxitos, días, años, risas, lágrimas, suspiros, miradas o segundos. El tiempo se va encargando de cambiar la forma en que nuestro mundo funciona. Te das cuenta que las personas van y vienen, que la duración del éxito puede ser de un año o un segundo y que el futuro está sujeto a la aleatoriedad y es mejor soltar el control y vivir el presente con equipaje ligero, sin afanes, con ambiciones que no se adueñan de los afectos de tu corazón, porque un día, en el camino te vas a encontrar con un cisne negro y todo aquello que creías que jamás podía ocurrir, te va a invadir por unas cuantas temporadas.

Al fin y al cabo, los cisnes negros son necesarios en ciertas épocas de la vida. El cambio es inherente a estar en este mundo.

La trilogía es simple: disfrutar el presente, aprender del pasado y caminar hacia el futuro.

About the Author

Estudiante en el día y músico por la noche. Amante de las buenas historias y las buenas conversaciones. Escribo para escaparme del bullicio del día a día.

Related Posts

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Estamos a menos de dos meses para que Jimmy Morales deje la presidencia y se termine la Legislatura...

Leave a Reply