By Mayid Alegria
Posted: Updated:
0 Comments

Durante el primer trimestre del año 2020 una enfermedad infecciosa y sumamente contagiosa proveniente de un virus nunca antes detectado en humanos, denominada “COVID-19”, empezó a desarrollarse con fuerza y consecuentemente, azotó a varios países del mundo -incluyendo a Guatemala-, generando una crisis humana y sanitaria sin precedentes en la historia moderna de la humanidad.

El coronavirus COVID-19, figura un verdadero reto para todas las naciones del mundo. Es un peligro latente que no discrimina para arrasar contra la persona humana; países enteros han tomado medidas estrictas, como imponer una cuarentena general o parcial, medidas que afectarán la economía nacional y mundial, así como políticas públicas que amenazan con dejar desprotegidos a los más vulnerables dentro de cada sociedad.

Por otra parte, las medidas adoptadas por los diferentes países afectados a largo plazo, significarán una factura que va a ser muy cara, debido a que la única ruta para enfrentarlas será con deuda internacional –algunos países con su banco central–, es decir, que los gobiernos de todo el mundo, deberán acudir a organismos internacionales para contraer bonos en deuda.
Asimismo, expertos han informado que algunas acciones tomadas y ejecutadas por los gobiernos de cada país, han ayudado a mitigar de cierta forma los efectos producidos por la contaminación, tal es el caso de las emisiones de CO2 las cuales han reportado un leve descenso. Sin embargo, debe tomarse en cuenta que las medidas que se realizarán a largo plazo para la reactivación económica pueden ser extremadamente agresivas para el medio ambiente.

Guatemala desnuda frente al espejo de la realidad

En el caso específico de Guatemala, el primer caso fue reportado por el presidente, Alejandro Giammattei, el viernes 13 de marzo del año en curso. A partir del primer caso, el gobierno central y demás autoridades han tomado una serie de medidas que van encausadas a contener el virus (COVID-19). Debo señalar que una de las medidas que más relevancia e incidencia han tenido es el “toque de queda” ya que a lo largo de nuestra historia moderna-democrática (desde 1985), ningún gobierno de turno había tomado dicha medida (lo más cercano fue una disposición, 1991).

Por otro lado, resulta necesario recordar las condiciones en las que Guatemala se encuentra y que el COVID-19 está desnudando la realidad en la que viven miles de familias producto de problemas estructurales heredados de gobiernos anteriores y casos de corrupción en los distintos espacios del Estado de Guatemala. Por lo anterior, esta crisis rebasa los límites “sanitarios” ya que apunta a ser una crisis humanitaria en donde los más afectados empiezan a ser las cabezas de familias, las personas que dependen de la economía informal y todo aquel que no vive con las condiciones mínimas que demanda una vida digna.

Estimo oportuno señalar que, a la fecha, la ausencia del Estado en distintos rincones del territorio guatemalteco es abrumadora, lugares en donde los servicios básicos como el agua o luz –tan dispensables para la vida humana– en los cuales se vive el día. Son estos lugares los que necesitan mayor atención por parte del Estado y que el mismo empiece a cumplir con su mandato Constitucional garantizando la vida, salud, protección de la persona y familia.

“El Estado de Guatemala se organiza para proteger a la persona y la familia”

Debemos demandar a nuestro mayor Órgano de representación de Estado, el Congreso de la República, que empiece a crear las normas y políticas públicas necesarias para enfrentar esta crisis para que los habitantes de la República de Guatemala sean menormente afectados por esta crisis sin precedente alguno. De la misma forma, el Estado debe garantizar a las familias guatemaltecas el alcance efectivo de los servicios básicos y así cumplir con los mandatos constitucionales debido a que una cuarentena no es igual para las personas que deben reunir lo monetariamente posible para “vivir” su día y, con esta crisis, resulta imposible cumplir con las demandas que como persona tiene.

¡Queremos propuestas reales y técnicas que respondan a la realidad nacional, también que expresen la unidad y el bien común de la sociedad!

“Necesitamos más pruebas”

A pesar de que la información proveniente de fuentes oficiales (Gobierno de Guatemala, Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social) apuntan a que la situación está siendo controlada producto de las medidas tomadas por el Ejecutivo, exigimos que se realicen más pruebas para detectar la existencia o no del COVID-19 debido a las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud –OMS– para poder contrarrestarlo y tener la certeza de que se manejan datos reales.

 

Quiero invitar a nuestros lectores a hacer consciencia sobre la situación que estamos pasando la cual se asoma llena de incertidumbre y temores, el futuro apunta a ser completamente incierto y por ello, HOY más que nunca, debemos unirnos como guatemaltecos, de tal manera que seamos la máxima expresión de solidaridad y compasión, apoyémonos entre comunidades, amigos y familiares.

Somos consciente de que como país, tenemos muchas limitaciones y desigualdades, por lo tanto, solo unidos podemos superar esta pandemia. Sigamos las recomendaciones para mitigar el contagio del virus y a acatar estas medidas de higiene para lo que se nos aproxima. Esta crisis nos ha permitido ver quiénes están del lado del pueblo, luchando y velando por sus intereses, esto nos permitirá replantear una situación para un futuro de tal manera que podamos superar las crisis y problemas que se desprendan de la crisis sanitaria y humana para que podamos iniciar con la construcción permanente de una Guatemala mejor en donde quepamos todos y todas.

¡Volveremos a reconstruir nuestro país, un mejor país!

 

Related Posts

En los próximos días, se elegirán a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Corte...

El pasado domingo 31 de mayo el presidente Alejandro Giammattei dictó las nuevas medidas...

Dulce Paniagua Hace dos años, recuerdo que aparcamos el carro en zona 14, vi de lejos rostros...

Leave a Reply