By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

santa luci

Gilsa Gabriela Hernández/ Santa Lucía Cotzumalguapa, Escuintla/

En un país donde la mayoría de su gente ha definido democracia como “el derecho de elegir y ser electo a través de un sistema jurídico electoral” (eso en el mejor de los casos) y dónde la cultura, que en muchos de los hogares es aún patriarcal, puesto que la decisión la toma la figura masculina de  la casa. ¡Qué difícil resulta comprender lo que significa democracia! Pero la esencia pura de la misma radica en la virtud y el derecho de saber además de poder opinar, para que con ello no sólo en los procesos electorales sino en la vida cotidiana en general, sean lo suficientemente equitativos e incluyentes.

Sin duda alguna, en Guatemala todos soñamos con llegar a ser un modelo de sociedad. Pero esto solamente se logrará con una mejor calidad educativa, medios de comunicación con total independencia de criterio y sobre todo con la garantía institucional que sólo puede brindar un Estado de Derecho.

La esencia de la democracia es llegar a consensos por medio de luchas y/o debates de ideas, tomando en cuenta que no siempre se gana, a veces perdemos y se debe aceptar al deseo de la mayoría, el individualismo que no permite una convivencia tolerante y plural de las demás ideas y formas de vida no ayudan a mejorar nuestra sociedad.

La Democracia es el “gobierno del pueblo” (PNUD. 2004: 14), donde la población es la que llega a tener el poder de designar quién será el conductor del país para una mejor vida. La democracia debe ser una forma de vida en la que las decisiones sean colectivas, hechas por la población que va desde el hogar, trabajo, colegio y nación en general; en donde haya una participación directa o indirecta, aquella que incluye valores tales como: libertad, responsabilidad, igualdad, respeto, tolerancia, justicia, pluralismo, entre otros.

Si en las escuelas se nos enseñara correctamente qué es democracia seríamos mejores hijos, mejores trabajadores, mejores padres, mejores ciudadanos, ya que la educación permite utilizar la democracia. La escuela forma a un líder: pero ¿qué tipo de líder? Es primordial que forme líderes democráticos. La mejor manera de aprender a ser democráticos es aprendiendo de los demás. Las palabras vuelan pero el ejemplo arrastra.

Se necesita incentivar una democracia real, una democracia en la que no sólo se limite el tema político, sino que también incluya primordialmente el área cultural, social y económica del país.

Imagen: www.atagua.org.gt

About the Author
Related Posts

Alberto Pradilla y Andrea Godínez Foto: Simone Dalmasso   Una madre entra en la comisaría de Ciudad...

Después de vivir indocumentado en Estados Unidos durante 13 años, Erlen Mendoza, un guatemalteco...

Carlos Muñóz / Brújula El lunes 25 de septiembre, una docena de representantes de organizaciones de...

Leave a Reply