By Daniel Monroy
Posted: Updated:
0 Comments

Hace unos días, platicaba con una amiga sobre los efectos que ha tenido la pandemia en la forma en la que ahora vemos y entendemos la vida. Para algunos, el hecho de trabajar y estudiar desde casa ha sido interesante y les ha permitido desarrollarse en otras áreas de su vida, pero para otros, se ha convertido en algo que lentamente empieza a ser desesperante y abrumador.

En lo personal, he estado en ambos lados.

Pero más allá del trabajo remoto y las actividades cotidianas que ahora ocurren en el confinamiento, durante la conversación me puse a pensar en cómo ha ido evolucionando, en estos últimos meses, la forma en la que percibo la situación que estamos viviendo.

Recuerdo que al principio, cuando los casos de COVID-19 eran solo noticias, sin implicaciones personales y familiares, mi forma de ver todo esto estaba basada en que era una cuestión de esperar a que el tiempo pasara. Teníamos que cuidarnos, encerrarnos y seguir la vida. En resumen, la pandemia era cuestión de tiempo. No sabía cuándo, pero algún día íbamos a salir de esta situación.

Pueda que sea ingenuo, pero no voy a mentir que así me sentía. Y así transcurrían los días.

No recuerdo cuándo, o en qué mes fue que empecé a darme cuenta que quizás ya no solo era de esperar a que el tiempo y las cosas volvieran a su estado normal. El coronavirus dejó de ser noticia y pasó a ser parte de la historia de algunos familiares y personas conocidas.

Poco a poco te vas dando cuenta de lo frágil y efímera que puede ser la vida y que nuestra capacidad de controlar las cosas, es prácticamente nula. Que no importa en qué creemos y qué hemos hecho a lo largo de nuestro recorrido, la vida puede terminar en cualquier instante. Sin avisar, todo se esfuma. Todo en algún momento se derrumba.

Y aunque suene dramático, cuando veo muchas cosas que acontecen alrededor y leo algunos testimonios, me doy cuenta que esa es la situación a la que todos estamos sujetos.

Luego de pensar en lo que platicábamos con mi amiga, me atreví a decirle que ahora ya no pienso en simplemente esperar y esperar a que todo llegue a su fin, sino que realmente pienso en cuántas de las personas a las que amo y son parte de mi entorno, van a llegar hasta el final.

De nuevo, parece una historia exagerada o una película en donde todos están buscando sobrevivir, pero cuando escuchas que una familia perdió a su papá en menos de una semana, cuando un amigo de tu papá pierde la vida en cinco días, te das cuenta que eso puede tocar tu puerta en cualquier momento.

A punto de terminar el año, como todos, todavía sigo esperando, viviendo un día a la vez, agradeciendo cada día porque puedo despertarme y bajar a la cocina a comer, puedo sentarme en mi computadora con internet a trabajar y estudiar y en las noches, tengo una cama con todas las cosas necesarias para no pasar frío y dormir cómodamente.

Vivo agradecido y mi fe, es lo que me ayuda a pasar los días en donde todo parece que esto no llega a su fin.

Agradecer, vivir y de vez en cuando soñar. Así son los días. Esa es mi “nueva normalidad”.

About the Author

Estudiante en el día y músico por la noche. Amante de las buenas historias y las buenas conversaciones. Escribo para escaparme del bullicio del día a día.

Related Posts

Por Mario Cuando era niño las fiestas solían ser de mucha alegría; recuerdo muy bien cuando...

El Taller de Escritura Creativa de la Universidad Rafael Landívar, acaba de crear el siguiente tomo...

Es innegable que en la memoria de cada guatemalteco siempre permanecerá aquella imagen del Congreso...

Leave a Reply