By Martín Berganza
Posted: Updated:
1 Comment

Martín-Septiembre-1

Martín Berganza / Opinión /

Pues al día de hoy, jueves 10 de septiembre a las 19:45, todo apunta a una segunda vuelta entre Sandra Torres y Jimmy Morales. Si ustedes vivieron el 6 de septiembre como yo, tenían miedo y estaban pegados a la televisión pensando en que Manuel Baldizón iría en la cima de la votación. Sorpresivamente, contra todo pronóstico, no fue así. En vez, Jimmy Morales alcanzó la mayoría de votos (hasta el momento, se han contabilizado el 99.09% de las Juntas Receptoras de Votos), con 1,167,030, representando un 23.85% del total de votos escrutados.

El jolgorio por que no pase Baldizón se fue templando, y ahora la sensación general es de ansiedad. Hasta el momento, Sandra Torres supera a Manuel Baldizón por 5,958 votos, perfilándose así como la candidata competidora de Morales para la segunda vuelta. Una de las dos opciones no es del todo apetecible para el votante urbano promedio: Torres, por ser parte de un gobierno impopular entre la clase media urbana y mantener un poder ilegítimo – visto así por una población que no toleraba el pecado de (aparentar) ser socialdemócrata y ser autoritaria -, lo cual ha llevado a un elevado nivel de rechazo. Jimmy, en cambio, encarna todo lo negativo sobre nuestra sociedad.

A mí me causa mucho recelo alguien como Jimmy Morales. Realmente, no es una persona que encarne valores progresistas, cosas que me gustaría ver en un futuro líder del país.

No permitiría el matrimonio igualitario, ni la legalización del cannabis (una posición que, en realidad, es políticamente sensata dada la política antidrogas estadounidense), ni sabe absolutamente nada de justicia transicional. Encima, durante su carrera fílmica y televisiva, encarnó los peores estereotipos vistos y por verse en la televisión nacional.

Sobre la ignorancia notoria de Morales, no tengo más que agregar a lo expresado por Wingston González,  poeta garífuna, quién en su muro de Facebook dijo con toda la razón del mundo: “Si al candidato del FCN no se le puede explicar lo del aborto, el matrimonio igualitario, o cambiar la actitud ante la comercialización de las drogas recreativas (que, buenas o malas, ya llevan demasiados muertos no-adictos encima) porque el “no [cree] en eso”; no sé cómo le vamos a explicar los nuevos modelos políticos y económicos, la identidad, la nacionalidad, la violencia simbólica”[1].

Miren, yo quisiera ver seriedad por parte de los políticos. ¿Qué definiría yo por “seriedad”? Para mí sería tener la suficiente sensatez como para poder identificar los problemas de la sociedad, hacer un análisis profundo de sus causas y atacar las mismas para poder extirpar de raíz los males que se identifican. Pero no. Aquí, en este país, los políticos venden una imagen. Y en el caso de Jimmy, la imagen de un comediante con ínfulas de pastor, “sanaremos tus heridas”, “la fe mueve montañas”. ¿Estamos en una lectura bíblica o en una campaña electoral de donde saldrá el futuro presidente del país?

Perdonen, pero yo no estoy aquí para que me den moralina barata. Yo, como ciudadano, quiero que me propongan soluciones de verdad. Y eso no lo voy a encontrar con este ex comediante racista y carente de tacto, con alguien que no puede explicar por qué se encuentra en firme oposición hacia políticas redistributivas. Lo siento, no va a pasar.

Aquí es donde necesitamos ponernos vivos como ciudadanos.

Estuvimos cinco meses marchando y ocupando la Plaza para echar a un militar, sólo para que ahora, elijamos a otro gobierno conformado por una camarilla de exmilitares representativos del ala más conservadora del ejército, veteranos miembros de Avemilgua. A esta gente no le gusta el cambio, no está acostumbrada a que la sociedad delibere. Pues bien, quede o no Jimmy, van a tener que acostumbrarse. Nos toca a nosotros velar porque un posible gobierno de Morales no resulte en un desastre para todos y todas.

[1] https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=182140082117302&id=100009639345248&pnref=story

Imagen

About the Author

Estudiante de Derecho a regañadientes, observador crítico e inconforme. Aprendiendo a vivir y a levantarme después de tropezar repetidas veces.

Related Posts

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Estamos a menos de dos meses para que Jimmy Morales deje la presidencia y se termine la Legislatura...

One Comment
 
  1. Avatar
    Kurono / 03/11/2015 at 00:01 /Responder

    La gente quiere imagen sobre sustancia, prefieren a un asesino inepto, pero trajeado y bien planchado, que a un profesional honrado con barba y de coletilla, usando jeans, caites y una camisa con la leyenda “Pana”.

    No simpatizo con Torres, porque esa señora usó fondos públicos para financiar su campaña (que nunca despegó) y se burló de la ley. Por no decir, todas sus “colas” con maquilas y demás.

    Pero Morales es la encarnación de lo peor de la sociedad guatemalteca: Moralina, hipócrita, falsa, mentirosa, ultraconservadora y sin capacidad de ser como Leono y la Espada del Augurio en “Thundercats”, ver “más allá de lo evidente” y buscar explicaciones. Importa más su fama de “no ser político”, que todo lo demás.

Leave a Reply