By Lizza Flores
Posted: Updated:
0 Comments

Todos tenemos parámetros de una “normalidad” establecida por la que habíamos estado moviéndonos. El problema, o más bien, la encrucijada es que, en estos momentos, la llamada “normalidad” definitivamente está cambiando. Y si aún sientes que todo está igual, aún estas a tiempo para volver a definir nuevos estándares en tu vida.

Como consecuencia de estos estándares, el tiempo ha ido pasando y con ello, aportando infinidad de situaciones que guardamos muy adentro de nuestro ser, que incluso, podemos reservarlo tanto que para el mundo pasa desapercibido.

Existen momentos que marcan el subconsciente y son de dos maneras. La primera es cuando se logra obtener algo que no esperábamos y como consecuencia, nos da una felicidad genuina de esas que no se quiere dejar de sentir. Esas que de alguna manera motivan y son como una inyección de adrenalina con positivismo para continuar. Esa sensación que siempre quisiéramos sentir.

La segunda un poco más difícil y trae consigo sentimientos de decepción o tristeza. Esos lapsos de tiempo en las que quisiéramos que todo pasara lo más rápido posible para poder dejar atrás ese evento que hasta incluso puede quitarnos el sueño o las ganas de seguir adelante.

Pero, como dice el dicho “de todo se aprende” y claro que es muy cierto. El inconveniente está en cada vez que un suceso no tan fortuito aparece, porque pareciera que los pensamientos en lugar de traducirlo a algún aprendizaje, lo ve como algo terrible.

Muchas de las veces, nos dicen que hay que dejar esos sucesos en el pasado para poder aprovechar el presente y con ello superar la adversidad con el fin de seguir avanzando. Porque, en definitiva, si en ese entonces pudiste superar ese acontecimiento, podrás con lo que viene.

Precisamente en estos días de cuarentena, lo que hemos tenido es un alto a lo cotidiano. A la normalidad que teníamos. De modo romántico puede ser el fin de un camino. Lo que puede llevarnos al abismo.

En él, tenemos que atrevernos a colocar un inicio. En un sentido figurado, nos toca colocarnos un nuevo piso donde iniciar. Para ello, un buen comienzo es recordar. Irónicamente nos han dicho que dejar el pasado en donde está nos hace seguir adelante, pero en instancias como esta, hacer caso omiso a esta acción es una buena manera de plantearnos un nuevo panorama, de pintar un nuevo horizonte que nos motive a continuar.

Recordar es volver a vivir y en esas circunstancias, para muchas personas, es uno de los motores que hace que les de impulso para seguir cada día. Tomar aquellas publicaciones que traen consigo fotos de días especiales compartiendo con amigos, con familia, conociendo un nuevo lugar o aquellas aventuras que solamente están en la memoria quieren decirnos algo y es digno de escuchar.

Todo aquello que hemos vivido nos hace ser quienes somos hoy en día. Pero, ahora nuestros recuerdos deben formarse dentro de nuestras casas, compartiendo con aquellos que a veces incluso por temas de horario, no habíamos podido disfrutar y valorar como se debe.

Es por ello que, en base a lo que vive en esas fotos o memorias da paso a aquellos anhelos que tenemos hoy para planificarlos en el futuro aunque sea incierto. Por muy irrelevante que suene, el pensar hoy que deseamos salir de viaje en cuanto se pueda nos mueve.

Nos hace querer ahorrar en estos tiempos, nos da motivación para vivir cada día de manera responsable cuidando sobre todo la salud, nos da el impulso de seguir avanzando para lograr llegar a ese día en el que si tengamos el pase libre y hacer lo que más quiere nuestro corazón y hemos dicho que no, por estar en cuarentena.

Tener esta lista, preferiblemente plasmado físicamente, es la gasolina que puede mover nuestro motor, aunque estemos en días difíciles. Es esa esperanza y deseo que todo acabe para hacer lo que habíamos pospuesto por tanto tiempo. Este es el momento que la vida nos da para detenernos y ver que rumbo es el que tendremos después de que esto acabe.

Porque en algún momento terminará y la nueva normalidad debe ser predominantemente diferente a la anterior para que el curso de la vida nos lleve a aquellos caminos anhelamos y formemos esos recuerdos que siempre quisimos tener.

Traigamos el pasado para empezar con buen pie ese futuro tan ansiado.

 

Related Posts

El 20 de octubre de 1944, un movimiento militar y civil, saltó a las calles para ponerle fin a los...

**para comprender esta columna, usted tiene que entender el uso de la ironía y el sarcasmo como...

Desde Tik Na´oj consideramos importante la implementación de la interseccionalidad en nuestros...

Leave a Reply