humanvsworld

Ana Raquel Aquino/ Opinión/

Tantas noticias que me dejan con el cerebro tupido. Como quien trata de ver desde lejos y le duele la cabeza, después de un rato de mucho querer enfocar. Y es que no fluye, no es natural ver tanto titular pesimista, leer tanta noticia mala. Más gastos que ahorros, más leyes tergiversadas que utilizadas con base a su espíritu. Y da pena, me lamento y vamos al siguiente periódico en línea.

No cambia la cosa, me siento estresada de tanta información. Me pregunto inmediatamente, después de sufrir la “desvirginización” diaria de pensamiento inocente: ¿qué será verdaderamente cierto de todo lo que leo? No quiero pasar de ingenua.

Sigo pasando de pestaña en el navegador… Los maestros siguen en paro y según el Inacif, en el mes pasado se registraron 66 muertes menos que en enero de 2013 (¡gran avance! pasamos de 484 muertes violentas el año pasado a 418, felicidades por la mano dura[1]); matan a menor dentro de un bus en un barrio de la zona 6;  la SAT dice que ejecutará 233 mil visitas a comercios y profesionales obligados para evitar la caída de la recaudación fiscal (Tanta recaudación y ¿a dónde va?).

Hago un clic más en la siguiente pestaña, se puso mejor… Según el Ministerio de Desarrollo Social, los proyectos sociales están estancados porque como lo explicó el ministro, Leonel Rodríguez, “de junio a mediados de septiembre, el Ministerio estuvo literalmente paralizado (…)[2], entre otras vagas explicaciones (lo cito por aquello del plagio).

Cambio de dirección la mirada y veo en la parte de abajo de la página una noticia que llama mi atención: PNC gasta Q. 694,348 AL MES[3] en motos para el Grupo de Reacción Inmediata “Lobos Grill”. El contrato es un leasing (un arrendamiento con opción a compra) y el subdirector de Apoyo y Logística (me encantan los nombres de los puestos tan sofisticados del gobierno) de la institución policial, indicó que el contrato es por un plazo de 2 años y el primer pago es de nada más ni menos que de 4 millones de quetzales que se efectuará este mes, lo más cuestionable de esta situación es el tipo de contrato.

Mi mente empieza a divagar de nuevo, se siente llena de ideas, molesta porque no entiende el motivo de las instituciones públicas de complicar todo. ¿Por qué un leasing? ¿Por qué no comprar las motos? ¿Cuánta eficiencia se espera que tenga este grupo de reacción inmediata?; espero que sea lo suficiente como para estar gastando esa cantidad de dinero en motos que no son ni siquiera del Estado. Suspiro y lo dejo pasar… Veo la hora y me doy cuenta que tengo que trabajar, las noticias me parecen interesantes pero no me van a dar el poder adquisitivo al final del mes, así que desisto de mi lectura. Y entonces, siento un ánimo pesimista en mí y me permito analizar.

Como joven es complicadísimo vivir con tanta noticia que no proyecta un futuro mejor, donde nos recortan las alas a diario sin nuestro consentimiento a puro neuromarketing[4] (favor de leer la entrevista al señor Baldizón en Plaza Pública).

Trato de no perder el horizonte que tanto me cuesta visualizar. Salir de la indiferencia, tener un criterio, adoptar una postura, estudiar las diferentes problemáticas, saber que el enigma no son las circunstancias ni siquiera los números o presupuestos del Estado, sino las políticas que los funcionarios públicos (con nombre y apellido) toman.

No hay que dejarse vender la idea, no es fácil pues está en todos lados, pero hay que hacer de nuestra estadía tan efímera en este planeta algo que valga la pena, hacer lo que imaginamos en nuestras cabezas. Un mundo más humano. Donde lo que le acontece al otro no es solo su problema sino el mío y el de todos. Cuando se comprenda el concepto universal de coexistir como especie, como humanidad, las noticias dejarán de ser tan frustrantes y empezarán a ser animantes, transformantes. Cuando seamos parte realmente de la colectividad, en el micro y macro, cuando entendamos las situaciones por su causa y no por simples casualidades y así sepamos interpretar el todo por lo que es.

Entonces el entorno dejará de ser el mismo por simple entendimiento fundamental, porque ser humanos es la esencia y motor al unísono. Si no se decide cambiar el medio o tomar las decisiones que a nuestro parecer son las idóneas, tengamos por seguro que alguien más lo hará.

Porque todos tenemos ideas y pasiones distintas, he allí la riqueza. Estas deben de ser el engranaje que enganche la cadena de reacción hacia un cambio radical.

Las mentes deben estar despiertas, atentas, dudando, en búsqueda constante de conocimiento, en la lucha contra el conformismo, en la pesquisa por encontrarse a sí mismas. Porque es vital saber por qué estamos vivos y para qué seguiremos estándolo.


[1] http://www.prensalibre.com/noticias/justicia/Violencia-deja-muertos-enero_0_1078692137.html

[2] http://www.prensalibre.com/noticias/politica/Proyectos-sociales-estancados_0_1078692135.html

[3] http://www.lahora.com.gt/index.php/nacional/guatemala/actualidad/190705-pnc-gasta-q694-mil-348-al-mes-por-motos-para-grupo-especial

[4] http://www.plazapublica.com.gt/content/baldizon-el-actor-y-su-metodo

Imagen

Compartir