Por Juan José Pinzón 

La mente perdida,
Vagando en el ancho mar,
De ideas radicales,
Y sueños superlativos;

A las simples gotas,
Que chocan con el cristal,
El canto de las teclas,
Y la melodía.

Compartir

Otros artículos de interés