En cuanto al autodescubrimiento necesario para desarrollar un pensamiento crítico, tanto de la sociedad que nos rodea, como sobre quiénes somos nosotros mismos; se plantea la posibilidad de ser conscientes que somos individuos, parte de una sociedad que se relaciona entre sí a partir de sus distintas realidades, que se vinculan, desenvuelven y encuentran  en un punto de interrelación y convivencia, por medio del mismo sistema social, político, económico y jurídico que crean las distintas normas y leyes que regulan nuestras propias necesidades de relacionarnos y comunicarnos;  entonces,  tenemos presente que nos relacionamos con otras personas,  estas influyen en nosotros y en quiénes somos y cómo nos comportamos, a través de uno de los sistemas que constituye nuestra personalidad y naturaleza humana, a través de lo que se entiende, según el psicólogo Carl Jung como el inconsciente colectivo.

El yo de ayer, el yo de hoy, el yo de mañana

(Estoy aprendiendo cómo amarme a mí mismo)

Sin perderme una sola parte, sin dejar un solo hueco, todo de mí

-Answer: Love Myself de BTS-

siguiendo esta línea, e inspirada en la psicología junguiana -la teoría del psicólogo Carl Jung-, así como en los artistas que también inspiran su trabajo y canciones en esta filosofía,  se entiende que nuestra persona, se encuentra constituida por demás sistemas que interactúan y conforman nuestra propia psique o alma, siendo el ego uno de los sistemas y del  cual se entiende, según Jung, que “comprende los pensamientos, recuerdos y emociones de las que una persona está al tanto. Este sistema sería también responsable de los sentimientos de identidad y de continuidad”. Se entiende que es ese sistema del que somos conscientes, es decir, que depende de nosotros mismos y que por tanto es aquel que nos permite encontrarnos con los sentimientos, pensamientos, creencias y principios profundos y personales que nos diferencian de los demás.

Mientras que, por un lado más inconsciente, que naturalmente adoptamos, encontramos el sí mismo, que según Jung “provee un sentido de unidad en la experiencia, puesto que el fin último de cada individuo es alcanzar un estado de individualidad desde una perspectiva más bien humanista”. Se entiende entonces que se deriva del inconsciente colectivo y que nos permite encontrar el arquetipo o el patrón en el que encuadramos nuestra personalidad dentro de la sociedad en que nos desenvolvemos. Este específicamente influido por los sistemas ya previamente establecidos por las generaciones y antepasados que igualmente se desenvolvieron como personas naturalmente sociales.

Con la totalidad de todos los sistemas y arquetipos que somos, nuestro ser colectivo se eleva y complementa a ser parte del ego. Siendo el sí mismo el arquetipo que conecta el inconsciente colectivo, con el consciente ego.

Ambos conceptos -sistema y arquetipo- siendo característicos, identificativos y únicos dependiendo del alma de cada uno de nosotros e importantes por el mero hecho de ser parte de nosotros y que estos definen nuestra identidad, de la que se inspira nuestro proyecto de vida, nuestro actuar y la forma de desenvolvernos y expresarnos.

“En mi corazón vienen las respuestas más confiables, solo una esperanza, solo un alma, solo una sonrisa, solo un tú. La respuesta definitiva a la verdad del mundo, solo un e inmutable yo”

-Outro: Ego de BTS-

El ego se podría entender entonces, como el uso de nuestra libertad de expresión, de nuestro propio pensamiento crítico. Puesto que a través de nuestras propias interpretaciones, análisis y cuestionamientos de las distintas posturas, sistemas, leyes, realidades, propuestas y pensamiento crítico de otras personas que conviven principalmente a través de su inconsciente colectivo con nosotros; se crea una forma, especial, única e identificativa de exponer nuestra propia postura o ideología, al mismo tiempo que se exponen esas cualidades que nos identifican, esas que conforman nuestro ego.

“Mi punto fuerte es la estética del aprendizaje, un estudio sin fin, una obra hecha cuando soy golpeado y me caigo. Con esa posición, me muevo, lo hago mío, lo hago bien hecho y también la canción favorita de alguien. Eso es la mitad de mi vida, la razón de mi vida, el placer de mi vida, esa sigue siendo mi motivación”

-MORE de J-Hope-

Parte de la manifestación del propio ego, se inspira y deriva de nuestras propias pasiones, siendo eso, a lo que somos afines, lo que nos atrae, interesa y que nos mueve a expresarnos de cierta forma y a través determinados sentimientos; haciéndose capaz, nuestra persona, de exteriorizar nuestra alma, que se conforma por este mismo ego.

Muchos ejemplos de las manifestaciones del ego se pueden apreciar en el estilo de danza que presenta el bailarín, en el rap, la melodía, producción, composición y letras de las canciones del artista; en las pinturas, esculturas y poemas del autor; en las páginas del libro del escritor o en el descanso y en lo que este significa para quien lo necesita y disfruta. Se identifica así, que el ego es tan nuestro, que es percibido por nosotros mismos y que constituye esa parte de la que en principio nosotros somos conscientes y que se hace notar al exterior a través de nuestras pasiones, de los que nos gusta, de lo que nos motiva e inspira; de nuestra profesión y logros.

Sí, mi nombre es R, el yo que recuerdo y que la gente conoce, el yo que creé yo mismo para decir lo que pensaba. Si pudiera haberme engañado, podría haber estado mintiendo; pero no me avergüenza, este es mi mapa del alma.

-Intro: Persona de BTS-

La importancia del autodescubrimiento de nuestro ego radica en el valor y reconocimiento que se le da y le damos a nuestro pensamiento crítico y las formas de expresarlo, a través de nuestras pasiones; las cuales, a su vez, nos ayudan a luchar por ese espacio y voz dentro de la sociedad en la que nos desenvolvemos.

Al mismo tiempo, defender lo que nos gusta, lo que no nos gusta, nuestras opiniones, lo que resumidamente se puede encontrar en el ego de cada uno, nuestra identidad y no tener miedo de demostrarlo; es reconocer el recorrido que hemos hecho en nuestro  mapa del alma, es decir, quienes fuimos, somos ahora y cómo nos visualizamos o planteamos ser en el futuro,  a partir de la exploración de nuestra persona y de lo que hemos aprendido de la realidad que nos rodea, reconociendo nuestro consciente ego-, al igual que del aprendizaje que obtenemos de las personas que conviven con nosotros a través de sus propias realidades y reconociendo la forma en la que ellos  nos perciben y la forma en que influyen en nuestra persona, conociendo de nuestro inconsciente colectivo y sus arquetipos-, entendiendo el todo que representa nuestro ser, que conforma nuestro sí mismo.

Porque el valor que nos damos a nosotros mismos como individuos, es tan importante como el valor de la responsabilidad social que recae y se nos delega como individuos que se desarrollan y desenvuelven en una sociedad.

Seamos ese YO que reluce, brilla y que es capaz de inspirar a otros YO a hacer lo mismo, recordando que la autenticidad, es significado y resultado de la manifestación o exteriorización de nuestro propio EGO.

Referencias Electrónicas:  

tomado de: https://www.psicologosonline.cl/articulos/de-carl-jung-el-inconsciente-la-libido-y-los-arquetipos#:~:text=Jung%20y%20el%20inconsciente&text=Desde%20la%20perspectiva%20junguiana%20existen,de%20identidad%20y%20de%20continuidad. , consultado: 01/07/2022

Compartir