By Rincón Literario
Posted: Updated:
2 Comments

Daniela Archila/

Vajilla sucia en casa vieja con paredes de ladrillo, ambiente acogedor y olor de hogar, de sueños frustrados y anhelos.  Un patio con paredes despintadas y macetas de antaño, una familia apresurada, siempre corriendo a trabajos mal pagados y explosivos por vivir en un país donde se muere trabajando para que te dejen vivir.

Los diecisiete de junio eran el día favorito de Mariana, siempre con regalos a mano hechos en el colegio listos para entregárselos a papá anhelando un beso de amor a su llegada. Todos los años cada diecisiete, un día que abrumaba de amor su corazón.  Luz en los ojos, amor en la sonrisa, no había comparación, nadie igualaba a su padre, de quien ella era “su princesa” “la luz de sus ojos”.

El último diecisiete, ella ya tenía dieciséis, era su última manualidad en el colegio. Llegó con las manos llenas a un hogar vacío, un empaque barato y arrugado envolvía un regalo, pero ese día era diferente, se respiraba tristeza. Mariana estaba cansada, cansada de llorar, pues ya era veinte y ella seguía durmiendo con el cuelga corbatas en los brazos.

 

Imagen: Unsplash

 

Related Posts

 Por: Cris Figueroa   Con la ligereza de una libélula  te desprendiste de una flor blanca que te...

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

2 Comments
 
  1. Daysi
    Daysi / 07/07/2017 at 18:55 /Responder

    Es doloroso seguir esperando por algo que nunca paso. La irresponsabilidad y falta de humanidad de algunos, hizo a que muchas dejáramos de soñar por esa parte. En sí anhelando haber podido tener un guardián que protegiera a su princesa.

  2. Avatar
    Samuel / 14/08/2017 at 20:55 /Responder

    Intenso. El sentimiento es perceptible y la lectura agradable…

  3. Pingback: Cuelga Corbatas II

Leave a Reply