By Mayid Alegria
Posted: Updated:
0 Comments

Estamos a menos de dos meses para que Jimmy Morales deje la presidencia y se termine la Legislatura del Congreso de la República de Guatemala, sin embargo, estos organismos siguen actuando en contra de los intereses de la sociedad guatemalteca.

Remontémonos al año 2015, en el que Jimmy Morales gana las elecciones presidenciales a través del partido Frente de Convergencia Nacional (FCN). Nos encontrábamos en un punto clave para el camino que debía tomar Guatemala; por un lado, teníamos la “salida” de un gobierno acusado de casos de corrupción y por el otro, las elecciones que se aproximaban lo cual representaba esperanza y “aires” de cambios para el país.

Las guatemaltecas y guatemaltecos tenían la opción de votar por lo mismo de siempre, es decir, por aquellos partidos que postulaban a candidatos que ya habían participado o buscar algún candidato nuevo. El señor Morales, se perfiló como un candidato ajeno a la política, con su frase “ni corrupto ni ladrón” también, invitó al voto para empezar el cambio que necesita Guatemala. Estos y otros elementos fueron los que impulsaron la candidatura que postulaba FCN.

Es así como Jimmy Morales gana la presidencia. Durante el tiempo que lleva en el poder se pueden resaltar algunos acontecimientos:

  1. Al iniciar su gobierno en 2016, fue calcificado como el tercer presidente más aceptado de Latinoamérica contando con 61% y aumentando a 80% de la aceptación en Guatemala y que poco a poco fue perdiendo hasta llegar con 76% de imagen negativa (las cosas se revirtieron), ese mismo año, el presidente viajó a la Organización de Naciones Unidad –ONU– para solicitar que el mandato de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), fuera ampliado hasta septiembre de 2019.
  2. A inicio de 2017, su hijo y su hermano fueron señalados de estar implicados en una estafa al Estado denominado “Botín Registro Propiedad”, el 8 de marzo de 2017, ocurrió una tragedia en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción en el que resultaron fallecidas 41 niñas.
  3. Entre 2017-2018, se inició una especie de ataque contra la CICIG y el Ministerio Público –MP– a raíz de las acciones tomadas por parte del ejecutivo entre ellas: en agosto de 2017, Jimmy Morales declara persona “non grata” al entonces comisionado de la CICIG Iván Velásquez , lo que continuó con una cadena de tensión ya que se presentaron más de diez solicitudes de antejuicio contra el presidente Morales y los constantes ataques por parte del Ejecutivo para CICIG;
  4. A inicio de 2018, se presentó una investigación por parte de CICIG y MP, en donde se vinculaba a Morales sobre financiamiento ilícito; en agosto de ese mismo año, el presidente Jimmy Morales, anunció que no renovaría el mandato de la comisión, lo que generó sospecha y descontento con la población. Por último, en lo que va del año se puedo observar su terminante inclinación hacia el ejército con las compras para dicha institución y su nula transparencia en el tema migratorio conocido como “Tercer país seguro” o acuerdo migratorio suscrito entre Guatemala y Estados Unidos.

Así mismo, su gobierno se caracterizó (especialmente en los dos últimos años) por un ataque constate y sistematizado para organismos del Estado, un claro ejemplo fueron sus declaraciones que hacia frecuentemente sobre la Corte de Constitucionalidad. Algo preciso de mencionar fue su capacidad para superar la situación entre 2017-2018, debido a la tensión que se generó entre instituciones del Estado y para alguno expertos, todo apuntaba a un “Golpe de Estado Técnico”.

Por otro lado, tenemos la VIII Legislatura del Congreso de la República de Guatemala presidida por Álvaro Arzú Escobar en los periodos 2018-2019 y 2019-2020. Durante estos periodos y específicamente el ultimo (2019-2020), el Congreso de la República se caracterizó por su pasividad en distintos temas y en ejecutar que de cierto modo una agenda que retrocedía a Guatemala. En noviembre del año en curso, el Congreso aprobó una ley que permite amplias interpretaciones con la cual se estaría permitiendo reducir hasta 50% de las penas impuestas por el tribunal competente. Por otra parte, el “linchamiento político” que le intentaron hacer al Procurador de los Derecho Humanos, sin embargo, este intento se vio frustrado al no contar con gran apoyo de los Congresistas (ver noticia). Además, en dos ocasiones han intentado aprobar el presupuesto 2020 que, para la opinión de muchos, no responde verdaderamente a las demandas de la sociedad guatemalteca.

Después de todo, estoy convencido que Morales pudo llegar a la fecha, como presidente de Guatemala, gracias al apoyo que recibió por parte de ciertos sectores sociales, que se han caracterizado por generar un clima de ingobernabilidad. Claro, dicho apoyo no fue gratis.

Finalmente, quiero terminar parafraseando una frase de un licenciado que me impartió clases durante este año:

“Los que detentan el poder no saben reconocer sus límites”

Hago alusión a esta frase ya que se vio marcada en ambos casos, en Jimmy Morales y Álvaro Arzú hijo. Especialmente, Jimmy Morales y sus ministros, al provocar un clima de tensión con las resoluciones la Corte de Constitucionalidad y otras instituciones del Estado. Esperemos que el próximo presidente electo y la próxima legislatura manifiesten respeto por el Estado de Derecho y que procuren velar por los intereses de las grandes mayorías. 

Related Posts

 Por: Cris Figueroa   Con la ligereza de una libélula  te desprendiste de una flor blanca que te...

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Leave a Reply