By Voluntariado Social Landivariano URL
Posted: Updated:
0 Comments

Hace casi tres años, el significado de “persona mayor” no era parte de mis oraciones al expresarme de alguien de avanzada edad, es más, yo percibía apropiado decir “abuelita” y/o “abuelito” sin pertenecer a mi árbol genealógico, y en Guatemala esto es bastante común, pues no hemos recibido una formación de este tipo; pero ahora, el decir “persona mayor” ya no solo es parte de mis días, sino de lo que me da alegría poder expresar.

Tengo 21 años, actualmente curso el sexto semestre de la Licenciatura en Relaciones Internacionales y mi experiencia como voluntaria en un hogar para persona mayores ha definido gran parte de lo que soy y un día soñé; en lo personal, al ingresar a la Universidad mi enfoque académico tuvo cambios enormes y significativos, adicionándole a esto los aspectos de mi vida que fueron retándome.

Ingresé al voluntariado gracias a una invitación en 2017 y, a decir verdad, desconocía la manera de interactuar con personas mayores y es claro que para esto ninguna persona puede prepararse sentimentalmente; desde el inicio sentí una gran conexión con cada uno de los residentes y es allí en donde descubrí que cada sábado tendría una cita en la Residencia del Adulto Mayor San José de la Montaña.

A pesar de mi excelente experiencia y la de muchos voluntarios, es importante reflexionar la situación que se vive en Guatemala, el grado de exclusión que se tiene para las personas de 60 años o más es alarmante, tomando en consideración que las personas mayores representan en nuestro país el 7.06% según PNUD (1998) a lo que se le agrega la división por género definida así, del 7.06% el 50.4% representaba a mujeres y el 49.6% a los hombres, según ENIGFAM (1999).

La vida de una persona mayor en Guatemala es demasiado difícil, no solo por el nivel de exclusión de la población más joven, sino también los derechos no son regulados mediante políticas sociales que se encuentran vigentes en nuestro país, no representan beneficios y en su mayoría, tampoco son lo suficientemente inclusivas, de hecho, el servicio de transporte público es una de las mayores debilidades al ser subsidiado por el Estado este no garantiza un transporte seguro, y tampoco gratuito; la atención médica es bastante deficiente, cabe mencionar que no es únicamente para las personas mayores, sin embargo el impacto es mayor al verse implicadas varias dificultades con el paso de los años.

 

Es por ello que, ser voluntario no solo genera valor en una persona sino para una población entera, agregándole las experiencias increíbles que se llegan a tener

 

Como voluntaria puedo asegurar que no solo se aprende las manera correcta de tratar a las personas mayores, sino de llegar a sentir tanta alegría con tan solo verlos atentos y felices de vernos, el que te pregunten si llegarás el próximo sábado, ayudarles a comer, un rostro tan lleno de luz,  al ganar un premio cuando se juega Bingo, esa es la esencia y el pago mayor para cualquiera que sea voluntario.

Related Posts

 Por: Cris Figueroa   Con la ligereza de una libélula  te desprendiste de una flor blanca que te...

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Leave a Reply