By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Los últimos acontecimientos durante los últimos 2 meses, nos han servido para reflexionar sobre lo que como sociedad, estamos acostumbrados a vivir, a juzgar y buscar culpables por doquier. Quiero hacer un análisis verdaderamente objetivo, sin estar de un lado a favor o en contra del otro, sobre los 2 casos recientemente que han tenido a nuestro país bastante divididos en cuanto a opiniones e ideologías concierne.

Caso #1: 40 niñas quemadas en Hogar “Seguro” Virgen de la Asunción

El pasado 8 de marzo se tornó gris la celebración del día de la mujer. La noticia de que 40 niñas y adolescentes estaban siendo quemadas vivas sin que nadie las auxiliara, fue detonante para todos. Ese día precisamente al llegar a casa después de un arduo día de trabajo, empecé a indagar por las redes sociales que hoy por hoy son un tópico de terapeuta o más bien un estrado donde cada perfil es “experto” en la materia. En fin,  la libertad de expresión en un derecho que no se puede negar a nadie. Apenas abrí Facebook y ya habían constantes consignas y hashgtags con la frase #FueElEstado #NiUnaMas #NoNosSilenciaran. Y bueno, empiezo a leer noticia por noticia y me voy encontrando con la barbarie de que habiendo policías alrededor del hogar, se quedan de brazos cruzados; que estando los bomberos, no se les permitía la intervención de sofocar las llamas y habiendo tanta herramienta para romper el candado donde las separaba de la muerte a la vida, no lo rompieron. Dicen que porque escaparon, las metieron a un cuarto donde apenas cabían pues esas niñas y adolescentes estaban en todo su derecho de hacer hasta lo imposible por escapar de las atrocidades en las que estaban sometidas: maltrato, violaciones constantes, prostitución, amenazas, etcétera. Encerradas en ese cuarto, se me vino a la mente aquellos actos inhumanos del Holocausto. Si cabe en lo posible, ¿es culpa del Estado? Sí pero no del todo, y a continuación diré el porqué:

• El Estado tiene la obligación de proteger la vida e integridad de la persona, establecido en los primeros artículo de la Carta Magna. Y ante este hecho se violentó la integridad y se permitió que la muerte de los adolescentes, porque es un hecho de que habiendo policías no permitieran ninguna intervención al verlas quemadas o porque en vez de llevarlas a otro lugar las regresaron a donde no querían estar.

• Los que decidían llevarlas a este lugar son los jueces, puesto que eran adolescentes en conflicto con la ley, no sé si ellos tenían el conocimiento de que ya había un hacinamiento en el hogar puesto que tenía capacidad únicamente para 400 y ya totalizaban 750 dentro del mismo.

• La PDH ya había accionado varias veces porque ellos sí tenían conocimiento de lo que pasaba dentro de este hogar y dentro de lo que les compete hacer, estaba dentro de los parámetros. Pero a pesar de ello no tuvieron ningún resultado. Por lo tanto, sí hizo algo el Estado.

Caso #2: 13 adolescentes atropellados por un irresponsable

Pareciera que todo marchaba bien cuando recibí en mi teléfono una notificación en donde un conocido que pasaba por ahí, me dice: “atropellaron a varios niños y niñas que manifestaban”. En eso inmediatamente, fui a las redes sociales para verificar y efectivamente habían atropellado a 13 adolescentes que manifestaban sobre la Calzada San Juan. Fue hasta que llegue a casa cuando pude leer detenidamente como fueron los hechos: un grupo de estudiantes inconformes con lo que sucedía dentro de su casa de estudios, decidieron una mañana salir a las calles a manifestar para ser escuchados, lo que no se imaginaban era que una persona (Jabes Meda) cegada por sus impulsos, por su impaciencia, su falta de responsabilidad como conductor y su impuntualidad, los fuera a atropellar.  Este caso es muy complejo en cuánto a las opiniones, leía comentarios como ¿qué harían ustedes en los zapatos de Jabes?,  Los alumnos van a estudiar no ha manifestar, actuó por miedo irracional, y el comentario que no se hacía esperar: fue culpa del Estado. Esos comentarios me dejaban atónito, es que no podemos empezar a buscar culpables sin ver la versión de ambas partes, no podés empezar a juzgar sin conocer.

Como leí en una de las tantas manifestaciones en los perfiles de Facebook, ¿dónde podemos determinar que el derecho de una persona se prioriza ante el derecho de otra? Si tanto en leyes, constituciones, tratados internacionales, pactos y cartas se determina que todos tenemos derechos por igual, por algo son erga omnes. Por eso no se puede justificar que como el conductor iba tarde, tenía que sobrepasar el derecho que tenían los estudiantes de expresar y manifestarse. Tampoco se puede defender que como los estudiantes no estaban de acuerdo con las autoridades de su institución, tenían que sobrepasar la libre locomoción de las personas que necesitaban pasar. Para Kant (kantismo) el acto que hizo estuvo bien, para Mill (utilitarismo) estuvo mal lo que hizo Jabes, porque para el primero, el fin no justifica los medios, quiere decir que el fin que utilizo el conductor para abrirse camino, para llegar rápido a su trabajo y pasarles el carro encima, no justificaba que los alumnos tomaran esa actitud de querer “linchar a Jabes” y por ende, aceleró por miedo. Mientras que para Mill era preferible que Jabes llegara tarde al trabajo a que arrollara a 13 estudiantes y que una muriera, (principio utilitarista).

El tema esta dividido, es complejo estar de un lado como del otro. Tanto Jabes como los estudiantes, tenían derechos: uno a la libre locomoción y los otros de la libre manifestación pacífica ambos establecidos en la Constitución Política de la República de Guatemala. ¿Qué se hace en estos casos en donde se juntan derechos por igual? ¿Quién tiene la preminencia, el conductor irresponsable cegado de sus impulsos o estudiantes que en vez de estudiar, salen a manifestar arriesgándose cuando hay muchas formas de mostrar sus inconformidades? ¿En verdad el Estado tiene del todo la culpa? ¿El Ministerio de Educación les dijo a los alumnos salgan a manifestar? Ellos únicamente hacían valer su derecho de expresarse.

No es justo que hoy por hoy, se quiera culpar al Estado por cualquier hecho que suceda y que tenga que ver con lo público. Se me vino a la mente aquel “meme” en donde hay una persona manejando bicicleta y luego mete un palo en medio de la rueda y al caer grita “¡Fue el Estado!” No podemos seguir con este odio irracional hacia el mismo porque en vez de avanzar estamos como la olla de cangrejos. ¿Dónde quedaron aquellos ciudadanos de aquel lejano #25A donde no existían ideologías si no solo un propósito que era ver a Guatemala curarse del cáncer en el que estaba?

Para los estudiantes, ahí están las consecuencias de sus actos y para Jabes el único responsable de la muerte de Brenda, que en paz descanse, es el autor intelectual de un hecho punible, que tiene que ser castigado conforme a la ley.

Imagen

About the Author
Related Posts

Hace casi tres años, el significado de “persona mayor” no era parte de mis oraciones al expresarme...

Por: María Fernanda Herrera La respuesta más común al por qué se estudia medicina seguramente es...

Sara Mux Cada vez existen más personas que migran de su territorio para poder buscar una mejor...

Leave a Reply