/Por: Rocío Calderón

Por favor contesta ¿qué ves ahora?

No podría ser la misma persona.

Mi torpe corazón no te perdona,

aunque corrompido porque te añora.

 

Si te aseguro que de cualquier modo

pude susurrar un perdón sincero.

Y de cada pecado te libero.

Un paso en falso y te lo digo todo.

 

Eras el sol en un día lluvioso,

tu voz mi melodía favorita.

La caricia en mi cabello sedoso.

 

Es ese momento en que te despides,

que tus lágrimas caen sin aviso.

Quiero que recuerdes lo que decides.

 

Rocío Calderón

Compartir

Otros artículos de interés