By Luis Ernesto Morales
Posted: Updated:
0 Comments

En esta segunda parte de las elecciones en Estados Unidos, nos enfocaremos en el individuo guatemalteco, tras haber analizado la situación en rasgos macro para Guatemala. Al referirnos a los efectos para los guatemaltecos, nos referimos a los guatemaltecos que viven en Estados Unidos y no a los que habitan Guatemala, siendo estos guatemaltecos los que vivirán de primera mano las políticas que los republicanos o demócratas decidan, en caso de ganar la presidencia.

El voto latino en EE.UU. es no solo uno de los más importantes que cada candidato busca obtener, sino uno de los más difíciles, por ser tan heterogéneo. A este grupo pertenecen personas con origen de distintos países de Latinoamérica, creando un perfil distinto para cada uno. Es decir, el votante de origen guatemalteco no necesariamente votará como el de origen cubano. Es un error abordarlos como un mismo perfil y los candidatos lo saben.

Sería irresponsable decir que el voto de los votantes de origen guatemalteco se inclina por un candidato o el otro, pero se puede intuir por quién puede decidirse la mayoría, aunque no existen bases fidedignas del voto guatemalteco-americano. Además, como es conocido, hay muchos guatemaltecos que no gozan de los documentos de ciudadanía o residencia por lo que, aunque lleven muchos años viviendo en EE.UU. no podrán votar. Esto hace que el voto de casi 1 millón y medio de personas según se estima, sea en gran parte una incógnita.

En el caso de Trump, el control migratorio ha sido uno de sus estandartes como presidente y previamente como candidato, siendo el muro, una de sus promesas de campaña que más votos logró atraer. La construcción de este muro ha sido truncada por distintos motivos y solo ciertas partes de él han llegado a ser construidas. Sin embargo, su discurso se ha mantenido constante en contra de los migrantes latinoamericanos, reforzado en ocasiones  con las caravanas migrantes. Nuevamente, Trump no ha mencionado a Guatemala, por alguna razón, mientras sí ha descalificado a nuestros vecinos como shithole countries y los ataques a las caravanas, han servido como trampolines para otras de sus políticas migratorias como los Acuerdos de Tercer País Seguro. No existe algún tipo de beneficio político, social o económico que los guatemaltecos americanos hayan recibido durante su mandato, pero tampoco han sido objeto de sus ataques al nivel de otros grupos sociales.

Biden por su parte, se ha posicionado en contra de las medidas adoptadas por Trump, pero muchas de las políticas anti inmigración, como el trabajo la “migra” ya existían cuando él era Vicepresidente. Sin embargo, Biden sí tiene una postura de apoyo no sólo para los países centroamericanos, sino en buena parte para quienes llegan a EE.UU. como refugiados, buscando asilo. También su partido, se ha mostrado a favor de reinstituir y apoyar a los Dreamers (niños nacidos en EE.UU. de padres no ciudadanos). Los demócratas buscan facilitar la obtención de la residencia, la ciudadanía y el asilo; ciertamente la vida del migrante irregular bajo el gobierno demócrata anterior, era ya bastante complicada, pero existe la esperanza que las nuevas corrientes liberales que han entrado al partido, garanticen una inmigración más abierta.

La situación del migrante guatemalteco o estadounidense con origen guatemalteco, no parece variar de sus contrapartes latinoamericanas, en cuanto a las políticas de ambos candidatos. Es decir, no existe algún beneficio o ataque por tener raíces guatemaltecas. En resumen, las diferencias yacen en 2 puntos esenciales, aplicables a cualquier migrante de la región que habite en EE.UU. o quiera hacerlo. La primera es la narrativa; en contra del migrante, que Trump mantendrá frente al discurso de mayor aceptación y cercanía de Biden. Y el segundo y más importante, la dureza de las políticas migratorias; Trump mantendrá o enforzará sus medidas actuales, mientras Biden promete ser más flexible y mantener la esencia estadounidense como país de migrantes, pero sus promesas no gozan exactamente de bases reales como las del gobierno de Obama. Odio y restricción vs esperanza y flexibilidad, a eso se enfrentan los guatemaltecos.

Related Posts

La energía con la que comenzamos cada año, siempre me ha parecido motivante, pero al mismo tiempo...

El año se terminó y el 2020 dejó un sinfín de lecciones sociales, económicas, culturales e incluso...

Muchas son las características y factores físicos y psicológicos, que determinan las rutinas,...

Leave a Reply