By Brújula
Posted: Updated:
2 Comments

artículo cambio

 

Ovidio Parra/ Colaboración/

El título hace mención al comentario realizado por un estudiante becado de la Universidad Rafael Landívar de la Verapaz. De entrada, el comentario me hizo eco con lo mencionado por el presidente Otto Pérez Molina en la 68° Asamblea General de las Naciones Unidas, en dónde manifestó una reducción considerable en muertes infantiles (50%)[1] por desnutrición.

Me llamó la atención puesto que también en sus spots y mupis publicitarios menciona la reducción en los índices delictivos, mejoramiento vial y reducción en los índices de desnutrición. Datos que siguen siendo intangibles para la población.

Dentro de mis labores he tenido la oportunidad de viajar al interior del país, y en todos he conocido gente que critica lo mismo: inseguridad, poca transparencia del gobierno y conflictividad social (en algunos lugares más que otros); sin embargo, en todos existe una variable que no cambia, la desnutrición. Tengo contacto con becados que provienen de comunidades lejanas a los Campus o Sedes de la universidad que visito y por ende la “realidad” es otra y la forma de concebir al Estado, también.

Claramente los primeros dos artículos de la Constitución no se cumplen. Con esto no manifiesto que no se haga nada, pero sin duda es un tema que no le ha preocupado o se le ha dado la seriedad necesaria para abordarlo como un tema nacional con repercusiones en el mediano y largo plazo.

Según la Fundación Contra el Hambre, Guatemala ocupa el primer lugar a nivel latinoamericano en desnutrición crónica (54%) y es el tercero a nivel mundial, incluso está por encima de la media a nivel continental de África (40%). Cifras nada alentadoras a como lo expuso el presidente en su discurso.

Grafica1Un mismo título pero dos consecuencias distintas

Hubiera preferido que el presidente fuera más claro a la hora de expresarse sobre este tipo de cifras o datos. Porque no es lo mismo la desnutrición aguda que la desnutrición crónica.

Tomando de base lo que se menciona en el “Glosario de términos sobre desnutrición” del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), se indica que la desnutrición aguda es una deficiencia peso/altura, delgadez, se desarrolla rápidamente por períodos de hambruna y es de corto tiempo. La desnutrición crónica es un retardo de altura/peso según edad, con consecuencias de aprendizaje.[2]

Como bien se puede establecer en las estadísticas elaboradas por la Fundación Contra el Hambre las diferencias entre la desnutrición aguda y crónica en Guatemala son considerables, como se puede establecer en el siguientes gráficas.

Desnutrición aguda

Gráfico2

 Desnutrición crónica

 Grafico 3

Según la Secretaría de Seguridad Alimentaria y Nutricional (Sesan) del año pasado para hace algunos meses se han reportado 62 muertes por desnutrición aguda, una reducción de 50% según sus estadísticas, aunque se remarcó que aún no ha concluido el año.[3] Este podría ser el dato que mencionó el presidente Pérez Molina en su discurso.

Mucho por hacer

Aunque las cifras dadas por el presidente suenen alentadoras tenemos que ser muy críticos y exigentes con este tipo de datos, pues si bien las estadísticas pueden ser positivas, el factor pobreza como tal no disminuye y las estadísticas de desnutrición se incrustan dentro de este sector marginado por la sociedad.

Este país no muestra indicios considerables de mejorar su situación socioeconómica en el mediano plazo y la sociedad como tal no puede avanzar cuando las cifras generales de desnutrición rondan el 50%.

Y como bien lo mencionó el estudiante de la Verapaz, seguimos dejando morir a muchas y muchos genios en potencia, algunos dada la limitación de aprendizaje que puedan presentar -factor que condicionante para el desarrollo social-  y otros por el lamentable hecho de no poder salvar sus vidas.

Y aunque hay muchos factores alrededor de este fenómeno, no se debe de perder de vista el factor humano, estos niños deben de dejar de ser un simple número y el tema de la desnutrición no debe de tener una visión cortoplacista y cambiar a compadrazgo el abordaje de la política pública cada 4 años.

Mientras no hagamos nada que marque la diferencia sobre la desnutrición, en Guatemala seguirán muriendo genios.


[1] http://www.guatemala.gob.gt/index.php/2011-08-04-18-06-26/item/5566-discurso-del-se%C3%B1or-presidente-de-guatemala-otto-p%C3%A9rez-molina-ante-el-68%C2%B0-per%C3%ADodo-de-sesiones-de-la-asamblea-general-de-las-naciones-unidas

[2] http://www.unicef.org/lac/glosario_malnutricion.pdf

[3] http://www.elperiodico.com.gt/es/20130828/pais/233577

 

Fotografía: http://www.flickr.com/photos/just_laysa/

About the Author
Related Posts

Alberto Pradilla y Andrea Godínez Foto: Simone Dalmasso   Una madre entra en la comisaría de Ciudad...

Después de vivir indocumentado en Estados Unidos durante 13 años, Erlen Mendoza, un guatemalteco...

Carlos Muñóz / Brújula El lunes 25 de septiembre, una docena de representantes de organizaciones de...

2 Comments
 
  1. Avatar
    Debora Martínez / 30/10/2013 at 09:54 /Responder

    Estimado Ovidio: me parece interesante, quisiera contactarlo. Podría darme su correo electrónico?

Leave a Reply