By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Lenina García / Opinión 

Ante el inicio de un nuevo año es común plantearse nuevos propósitos, llenar agendas con actividades, proyectos, pero en la práctica ¿realmente se cumplen? ¿cómo lograr un equilibrio en nuestras vidas sin descuidar el trabajo, los estudios, la familia, la salud y el tiempo libre?

A partir de dichas interrogantes decidí conversar con 4 personas de diferentes generaciones -para practicar el principio que aprendemos en comunidad-, que son gente de a pie como nosotros. Desde alguien que atraviesa la ciudad en bicicleta todos los días para ir al trabajo y la universidad, hasta alguien que disfruta simplemente del cantar de las aves. Desde alguien que atiende su consultorio pero también escribe y lee por las noches, hasta alguien que a sus sesenta años lucha día a día por la niñez. Estas son sus historias. Las lecciones de 4 personas que nos inspiran a construir nuestro propio equilibrio de vida.

La metáfora de la bicicleta como equilibrio.IMG-20160112-WA0012

Sergio Lobos es un joven de 27 años. Estudia Sociología en la Escuela de Ciencia Política de la USAC y trabaja como Coordinador del Observatorio de Derechos de la Niñez de CIPRODENI, cuya labor es la defensa de los derechos de la niñez. Su transporte para ir al trabajo y a la universidad es la bicicleta. A pesar de salir a las 7:30 de la mañana y regresar a casa después de las 9 de la noche para luego hacer tareas y cocinar, Sergio es alguien comprometido con lo que hace.

Expresa que un elemento clave en su vida es ser disciplinado, plantearse metas y planificar su presupuesto mes a mes.

Una de sus principales motivaciones es ser voluntario en el Movimiento Cuarto Mundo, en el cual participa en sus tiempos libres y donde ha aprendido la importancia de servir a los demás y conectarse con su realidad. Para Sergio el equilibrio es una búsqueda constante y las crisis nos sirven para crecer.

“Le diría a la juventud que le provea un sentido a su vida y que el equilibrio se encuentra caminando. Como cuando voy en bici, si me detengo pierdo el balance”. 

La intersección entre ciencia y arte.

12516200_10153515526013439_1050272645_n¿Es compatible la ciencia con el arte? Marilinda Guerrero es un ejemplo de ello.

A sus 35 años ha publicado varios libros de narrativa, atiende su clínica como Odontóloga y cursa una maestría en Literatura Hispanoamericana en la Universidad Rafael Landívar.

Comparte que su día inicia desde temprano con un buen café, continúa a las 7:30 para atender a sus primeros pacientes -cuando tiene citas- y termina después de la medianoche, tiempo que utiliza para escribir y leer. A pesar de su ritmo de vida,  sale a correr los sábados y comparte tiempo con su familia. Expresa que cuida su alimentación cocinando sin sal, comiendo mucha verdura y evitando las carnes rojas. Ante el ajetreo del día a día cuenta que le relaja escuchar música clásica y formar parte de un colectivo de Cuentacuentos en su tiempo libre.

“No todo en la vida es trabajo, hay que dedicarle tiempo a cosas que nos humanicen como personas y sobretodo hacer lo que más nos guste. No aparentar lo que no somos, ser nosotros, disfrutar, guardando el equilibrio” -comenta.

Ser feliz, como principal ocupación.12247968_792050120904172_3838086139616503953_o

Cuando le pregunto a Jairo González a qué se dedica, él responde: -“A ser feliz. Con la agricultura orgánica, admirando los árboles, observando las aves, escuchando los sonidos en los mercados y los ajetreos de la vida cotidiana de los humanos”. Jairo tiene 46 años y expresa que “cada día inicia con los ojos cerrados para soñar despierto”. Trabaja en un emprendimiento propio de Agroecología. Se levanta a las 4:30 de la mañana y dedica cinco minutos para meditar con música Zen. A las 5:00 está subiendo a su carro para dirigirse a su oficina y evitar el tráfico. Su principal deporte es ayudar a otros y otras, pero también realiza caminata de montaña, natación, fútbol y bicicleta. Además, invierte tiempo en su autoformación con lecturas de educación financiera, pedagogía, motivación personal, modelos económicos y de agricultura sustentable. Para lograr un equilibrio entre el trabajo, la familia, la formación, él
planifica sus actividades, administra bien sus tiempos, se compromete a cumplir los acuerdos que hace consigo mismo y se pone límites.

“Recomiendo ser felices. Estudiar, leer, viajar, divertirse, creer en uno mismo, hacer deportes, desarrollar emprendimientos propios, no lamentarse de nada, tener presente que como jóvenes están en una fase de aprendizaje. La escuela da calificaciones y la vida da  resultados visibles. La vida es un viaje y hay que disfrutarlo”.

Trascender en el encuentro con otros y otras 

IMG-20160112-WA0011Myrella Saadeh tiene 60 años, pero sus energías son las de alguien de 25. Trabaja en el Programa de atención, movilización e incidencia por la niñez y la adolescencia “PAMI“. En palabras de Myrella, su labor consiste en “alcanzar sueños para que los niños y niñas tengan un país con dignidades y derechos”. Con la voz de la experiencia Myrella comparte que la clave de su equilibrio ha sido la planificación, la disciplina que le ha enseñado el deporte, -ya que corre media hora todos los días-, plantearse objetivos, tener la capacidad de hacer equipo para luchar hacia un mismo ideal y tener amigos, quienes son un oasis ante las dificultades. Además de ello es vegetariana. Myrella vive su espiritualidad de una forma muy íntima, lo describe de la siguiente manera: -“Para mí Dios es ese gran ser que explotó y se repartió en cada ser del planeta, cada árbol es eso. Yo no puedo trascender si no me encuentro con mis hermanos de aquí, de ahora, si no me conecto con sus necesidades”. Manifiesta que encuentra paz en la naturaleza y en el contacto con los animales. Y termina su día  leyendo.

“Mi mensaje para la juventud sería que hagan ejercicio, el que sea. Que a pesar del auge de la tecnología, no se olviden de su cuerpo y tengan objetivos de vida. Que hagan amigos. Las amistades son salud mental”.

 Imagen

About the Author
Related Posts

Por: María Rosa Reyes Hoy los llevaremos a un viaje, un día en las cocinas de familias rurales del...

Sé que hay temas más importantes que este, pero creo necesario abordar algo que en las últimas...

Por ASOCEM La desnutrición infantil en Guatemala, es una problemática que aqueja a uno de cada dos...

Leave a Reply