By Brújula
Posted: Updated:
1 Comment

Colaboración Enero 1

Susi de León Campo / Colaboración /

El documental de “¿Cómo empezar una revolución?” se trata del ideólogo Gene Sharp y su alcance con el libro From Dictatorship to Democracy, que menciona los pasos a seguir para que el pueblo sea escuchado. Esto me recordó que se asimilan mucho a los métodos que se siguieron en las manifestaciones de Guatemala en el 2015. En Youtube se puede encontrar la recopilación de estas para apreciar la pasión con la que los guatemaltecos claman por justicia. Recordando ese día, hubo personas que incluso se tomaron el tiempo de hacer volantes (porque recuerdo que me dieron un par) para pedir que se recogiera la basura, no hacer actos violentos e identificarnos por medio de hashtags para lograr un mayor alcance. Me imagino que muchos de los que estuvieron presentes y coordinando todo, leyeron el libro o vieron el documental del cual les hablo; yo no tenía ni idea que eso existía. Ahora lo relaciono y todo hace sentido.

Recuerdo a mis amigos comentando en sus muros de Facebook su molestia porque los manifestantes habían bloqueado algunas calles de la zona 1; de hecho, yo fui parte de los que obstruyó el paso ya que iba junto a los jóvenes universitarios el 25A.

Yo lo hacía porque ni modo, todos iban por ese camino. Pero realmente todo es parte de lo que este genio de la libertad, como lo llaman en el documental, afirma que debe existir: la desobediencia civil y la objeción de conciencia para llamar la atención del gobierno. ¡Y de hecho lo hicimos! Los guatemaltecos no nos rendimos ante el cansancio, ante la frustración, ante la falta de esperanza y ante frases que usualmente decimos como “pero, y ¿para qué? si los políticos igual hacen lo que quieren”. Esta victoria que tuvo Guatemala al lograr que nos escucharan fue un impulso a nuestra esperanza, ya no tenemos la “esperanza rota” de Piero Gleijeses.

En la historia de Guatemala, o como diría yo, la triste historia de Guatemala, de cómo mataron los sueños del conocido Meme Colom y del mismo Árbenz podemos ver cómo es que desde años hemos sido reprimidos, fuimos colonizados, luego la independencia, pero siempre con la idea implantada de inferioridad ante los países del norte. Seguimos pensándolos como imperios centrales y nosotros todavía nos vemos como los inferiores periféricos. En Latinoamérica nos identifican por corrupción y que los países más violentos del mundo se encuentran en esta parte del Continente. Y sí, luego de los intentos de revoluciones reprimidas, lograr lo que hicimos en el 2015 es un triunfo de los más grandes; abrir la mente de la gente a pensar que sí se puede. Recuerdo haber visto en una de las manifestaciones un grupo indígena que llegó con su traje típico representando a su pueblo y dando a conocer también su inconformidad, y esto en mi opinión representa unidad.

Considero que cambiar la forma de pensar de la gente es un reto muy difícil y con estas manifestaciones logramos ver un poco más allá de lo que usualmente vemos. Ahora lo que nos concierne es poner nuestro grano de arena y hacer que este país cambie.

¿Por qué le diste una botella de agua gratis a un policía en la manifestación y ahora le pasás insultando? ¿Por qué recogiste la basura en la Plaza y ahorita tiraste una bolsa por la ventana de tu carro?

Si queremos seguir con la revolución, la transformación de nuestro bello país, seamos coherentes con los actos magníficos que se realizaron. Enseñémosle a Jimmy nuestros altos estándares de cómo queremos a nuestra Guatemala. Enorgullezcámonos de nuestro país día tras día, y no solo por un escándalo de corrupción dejemos de sentirnos orgullosos. Que nos saque esa lágrima de alegría.

¡Nosotros los  guatemaltecos somos el cambio! y que se demuestre en actos cotidianos. Como la expresión famosa dice Faith in humanity restored, pues ahora que sea Faith in Guatemalans restored.

Imagen

About the Author
Related Posts

Es innegable que en la memoria de cada guatemalteco siempre permanecerá aquella imagen del Congreso...

El impacto global por la pandemia ha sido devastador, considerando el auge de la nueva variante...

Como una bofetada en la cara, se puede interpretar la inclusión de Guatemala en la lista de países...

One Comment
 
  1. Avatar
    Neto / 31/01/2016 at 06:43 /Responder

    Para complementar el argumento de la consistencia, durante esta manifestacion todos los Guatemaltecos se unieron como uno. No habia distincion entre etnias y estatus sociales ya que todos se encontraban en un mismo lugar velando por el mismo objetivo. Ser nacionalistas es uno de los valores mas importantes para un buen desarrollos social, asi q seamos consistentes y nacionalistas en nuestro dia a dia 😉

Leave a Reply