Postit2

Gabriela Molina Jerez/Corresponsal/Opinión/

Al escuchar el título de este artículo, seguaremente pensaron en accidentes famosos como lo fue el  hundimiento del Titanic o el accidente nuclear en Chernóbil; sin embargo, en esta ocasión hablaremos de otros accidentes que marcaron la historia de manera positiva y hasta la actualidad siguen siendo muy útiles para el ser humano.

El primero es un artefacto de mucha utilidad, el cual la mayoría de personas poseen en sus hogares debido a su facilidad  para recalentar los alimentos de manera rápida y eficiente. Seguro ya sabes que estoy hablando del horno microondas.  Fue creado accidentalmente por el ingeniero Percy Spencer en 1946, quien mientras probaba un tubo llamado magnetrón se dio cuenta que este derritió un chocolate que tenía en el bolsillo.  Al observar esto, realizó unas pruebas más con otros alimentos y al notar que se cocinaban en pocos minutos, metió esta energía en una caja creando este útil electrodoméstico.

Uno de los inventos accidentales más deliciosos de todos los tiempos son las galletas con chispas de chocolate. Fueron creadas por Ruth Wakefield,  quien con el objetivo de preparar galletas de chocolate, mezcló la masa con chocolate en trozos pero este no se derritió, y lo que obtuvo fueron las delicias que consumimos ahora.

Otro accidente maravilloso fue la bebida caliente y sabrosa que es consumida constantemente por el ser humano, el café. Según se dice, un pastor de ovejas de Etiopía se dio cuenta que cuando sus ovejas consumían un tipo de bayas de color rojo brillante actuaban de manera distinta. Entonces decidió probarlas él mismo y al notar el cambio de humor que le ocasionó, se las llevó al cocinero del pueblo; este las tostó y las hirvió en agua creando el primer café.

¿Alguna vez han dejado una nota en los papelitos adhesivos de colores? Sí, los famosos “Post it” que son de mucha ayuda para dejar una nota rápida o separar una página de un libro fueron inventados por el químico Spencer Silver en 1970, quien mientras realizaba una prueba para conseguir un potente pegamento, solo consiguió un simple adhesivo.  Este fue utilizado más tarde por un amigo suyo para pegar los puntos utilizados en un libro del cantoral de la iglesia; en ese momento nacieron los Post it.

Está claro que muchos inventos no se crearon en un laboratorio ni a partir de largas investigaciones; se descubrieron a partir de la curiosidad  de gente normal. Existirán muchos inventos más y se descubrirán a causa de accidentes; el mundo nunca dejará de sorprendernos, quien quita que el tuyo sea el próximo. ¡Despierta tu curiosidad!

 

 

Compartir

Otros artículos de interés