By ASOCEM
Posted: Updated:
0 Comments

Por: Alan Giovanni Salazar Cruz

UNICEF dio a conocer estadísticas demoledoras para Guatemala, en el que el 49.8% de sus niños sufre de desnutrición crónica, esto quiere decir que 1 de cada 2 niños menores de 5 años en Guatemala sufre de desnutrición crónica. En las regiones rurales del país como Chiquimula, donde la mayor parte de la población es de origen maya, los índices de desnutrición infantil alcanzan el 80%, donde la dieta de estos niños se basa en tortillas de maíz.

Estas estadísticas representan el primer lugar en América Latina, y el sexto lugar a nivel mundial en cuanto a desnutrición infantil.

Los casos de desnutrición severa aumentaron en julio, debido a la escasez de ingresos en las familias, falta de recursos, baja productividad agrícola, aumento del desempleo, todo esto magnificado por la pandemia del COVID-19, ha contribuido a que la situación de desnutrición infantil en Guatemala alcance niveles alarmantes. La desnutrición crónica es resultado de desequilibrios nutricionales durante períodos de tiempo significativos, en los que el niño tiene acceso a una cantidad de alimentos muy escasa y no comen todo lo que deberían, estos niños presentan retraso en el crecimiento para la edad del niño, pérdida de tejido graso, piel seca, brazos y piernas delgadas, cabeza grande respecto al cuerpo, etc.

La desnutrición crónica tiene consecuencias irreversibles, como lo son el aumento de riesgo de contraer enfermedades, detenimiento de crecimiento, deficiencia en el desarrollo físico e intelectual. El hecho que el desarrollo intelectual se vea afectado es muy significativo, porque esto quiere decir que un niño con desnutrición crónica estará limitado en su capacidad intelectual y cognitiva, que afectará notablemente el rendimiento escolar y el desarrollo de habilidades por parte del niño, además la desnutrición da paso a algunas enfermedades, contribuye a agravar otras o que el niño esté más propenso a padecer las mismas.

Los elevados números de desnutrición crónica se asocian a diversos factores, como lo son la inseguridad sanitaria, inseguridad alimentaria y económica.

Se relaciona directamente con la falta de acceso a salud en la mayoría de poblaciones rurales del país, donde se encuentra un retraso importante en el primer nivel de atención a la salud, que se ve claramente reflejado en las estadísticas de desnutrición infantil en Guatemala.

Conociendo las estadísticas del país, este debe ser un tema de prioridad nacional, aunque se ve opacado por la pandemia del COVID-19, no se tiene que dejar de lado un tema tan importante, en el que se tiene que exigir a las autoridades un plan de acción para solucionar el problema que ataca al país.

Se deben reforzar distintas áreas e implementar estrategias para reducir los índices de desnutrición crónica en el futuro, se debe asegurar a todas las poblaciones que se encuentran en áreas de riesgo como lo son el corredor seco o Chiquimula. Seguridad alimentaria, en el que todas las familias en áreas de riesgo tengan acceso a una nutrición balanceada y micro nutrientes para reducir los índices de desnutrición, así mismo se le debe asegurar el acceso a la salud en el primer nivel de atención a todas las poblaciones en áreas de riesgo, para que familias con factores de riesgo puedan llevar control sobre el desarrollo y crecimiento periódico de los niños menores de 5 años, para poder realizar intervenciones oportunas en caso que el niño presente algún retraso en su crecimiento.

El acceso a la salud también permite educación para las familias que poseen factores de riesgo para la desnutrición. La educación permite hablar acerca de la importancia de la lactancia materna durante los primeros 6 meses de vida y los micro nutrientes que necesita el niño después de los 6 meses de edad. El primer nivel de atención también permite brindarle a las familias los micro nutrientes que necesitan para que su desarrollo y crecimiento no se vea afectado.

Teniendo un 49.8% de desnutrición crónica, el trabajo que se tiene que realizar en el país para revertir la situación no es sencillo, pero es un tema muy puntual en el que se debe tomar acciones para intentar solucionar el problema o intentar reducirlo lo antes posible.

La desnutrición crónica es un tema que va muy relacionado con la debilidad del primer nivel de atención en salud del país, estos problemas nos hacen ver que el sistema de salud en el primer nivel de atención, debe ser fortalecido hasta lograr tener un sistema de salud sólido, que logre manejar problemas como lo son la desnutrición crónica desde su inicio en los niños, para reducir las repercusiones que esta tendrá.

About the Author
Related Posts

Por: María Rosa Reyes Hoy los llevaremos a un viaje, un día en las cocinas de familias rurales del...

Sé que hay temas más importantes que este, pero creo necesario abordar algo que en las últimas...

Por ASOCEM La desnutrición infantil en Guatemala, es una problemática que aqueja a uno de cada dos...

Leave a Reply