Pablo De la Vega
Voluntariado Landivariano

Un hombre dio la vida por nosotros hace más de dos mil años, su influencia ha sido tal que hoy en día se le sigue llamando el “Hijo de Dios”. Sin embargo, muchos descubrimientos quieren acabar con su influencia hablando de conspiraciones, matrimonios y distintas temáticas que quieren desacreditar a este hombre. La verdadera pregunta es, ¿Cómo ha influido Jesús en tu vida?

El ser humano tiende a sentirse atraído por las personas en las cuales encuentra características hermosas, tanto a nivel físico como personalidad. Esa atracción nos produce admiración. Pero siempre admiramos más los rasgos profundos de las personas: sus dones. Así Jesús es una de las personas más admiradas por los dones que practicó mientas se encontraba en la tierra. Dones que ante la vista de aquel público judío de los primeros años parecían absurdos, incluso, hoy en día parecen absurdos. ¿Amar a otro como a mí mismo? Esto es algo difícil de hacer, pues somos tan diferentes que ver a los demás como otro yo es algo muy complicado.

Pero aquí es donde entra el verdadero valor humano y la capacidad de desarrollar todos sus dones. Ese amor al otro, visto como un yo es una cualidad digna de gran admiración, pues sin duda alguna es un don, un don divino. Jesús fue el hombre que pudo verse en los otros como un espejo, el reflejo de su propia persona.

Pese a todas estas cualidades, Jesús fue menospreciado en su tiempo por su propio pueblo. Pero él, tan amoroso, no le importó tener que morir, pues lo hizo por amor: ¡por amor a tu persona!

Así, durante esta Semana toma un tiempo de reflexión para sentir ese verdadero valor del Hombre que dio todo por nosotros. Recuerda que lo que él buscaba era que todos conviviéramos juntos, como los hermanos que somos. Pero lograr que convivamos todos es una tarea para nosotros. Toma a Jesús como ejemplo y síguelo como Maestro.

Piensa, ¿qué harás en Semana Santa para agradecerle a Jesús todo lo que te dio?

Compartir

Otros artículos de interés