By María Fernanda Sandoval
Posted: Updated:
1 Comment

Mafer Marzo 1

María Fernanda Sandoval/ Opinión/

Así, con el artículo determinado y singular; con el nombre propio en minúsculas, para recordar que Guatemala, en el solidario idioma español que distingue los géneros de las palabras: es femenino. Así también, intencionalmente, con falta ortográfica, porque aquí se acostumbran las faltas; el irrespeto, las incorrecciones, los agravios, los incumplimientos más viles a cualquier norma.

Justo en el publicitariamente llamado “mes de la mujer” a  pocos días de  “conmemorar” un día internacional, vale preguntarse: ¿qué vamos a celebrar? ¿cuánta hipocresía se necesita para festejarlo? Antes de que se regalen flores en los colegios y las universidades, de ver a las oficinistas vestidas de morado, de las lecturas y poemas de siempre, de que “mujeres” de Ricardo Arjona suene doscientos veces en la radio; es menéster preguntarse ¿los derechos de cuántas mujeres estamos homenajeando? ¿de quiénes? ¿de cuáles? ¿dónde están? Porque las que nos sentimos como iguales a nuestros semejantes masculinos, que los vemos, compartimos y no creemos deberles nada, que los sentimos amigos y cercanos y que nos sabemos capaces de alcanzar las mismas metas; somos muy escasas. Es mentira que se haya alcanzado una equidad de derechos y es mentira que en el país se trate a hombres y mujeres por igual.

Y sin exagerarse, Guatemala ya que es femenino, debería escribirse en minúscula para representar a través del lenguaje la realidad.

guatemala, con mayúscula, no será mientras en el país se trate de forma diferente a exfuncionario y exfuncionaria pública, ambos acusados por lo mismo, ambos traidores del pueblo. Pero ella denigrada un poco más, ella tratada de “puta” porque odio, frustración y desgracia le es más fácil de expresar.

No tendrá nombre guatemala, mientras su gente siga despreciando a una de sus PREMIOS NOBEL. Porque ¿cómo puede una mujer llegar a ser alguien? especialmente si es indígena. Porque debió haberse vendido o dejado manipular para llegar hasta allí. Porque sin sentido ni lógica, es más fácil burlarse de una mujer que admirarla.

No será nombre propio guatemala; si aún tantas mujeres sufren de violencia doméstica, física, psicológica, económica y sexual; sin más motivo que el haber nacido como “el sexo débil”; predestinadas a no ser.

No hay letra capital en la guatemala de Cristina Siekavizza, ni de cualquier otra mujer que se haya quedado sin sueños o ganas de soñar, ni aquella cuya vida se resume a tener a las doce en punto listo el almuerzo de un patán.

No se enaltecerá falsamente la guatemala de las pocas que han llegado a puestos claves de incidencia nacional y sus detractores, aunque no sean tantos como los de “La Baldetti” ni “El Pérez” (aunque a él nadie se refiera de esa forma), al ver que no tienen argumentos; se jacten de burlarse de ellas “porque son feas” con chistes de adolescencias tardías. Porque pocos atacan la capacidad o profesionalidad de Jazmín Barrios o Claudia Paz y Paz.

Y sobre todo, no nos podemos engañar cuando en guatemala, fuera de las posturas ideológicas y del debate técnico-jurídico, que podrían llegar a ser válidos esos argumentos; más allá de que sea posible que existan personas que se sientan orgullosas de sus padres, amigos, hermanos, tíos, abuelos militares, porque somos humanos y es doloroso que hieran a los nuestros, porque algunos tenemos como única verdad la que tanto nos han repetido .  Incluso más allá de la falta de sentido común y de valerse de engaños, por ejemplo del desprestigiar un testimonio calumniando sobre el supuesto uso de celular de mujeres analfabetas, cuando la fotografía retrata el uso de un aparato de traducción…

im 1

im 2

Mafer Marzo 3

i7

i8

…. más allá del luchar y defender lo que se crea correcto. Que en nuestro país se siga ofendiendo, vulnerando y maltratando a las personas que un proceso penal ya han sido declaradas víctimas. Que se dejen los argumentos de lado y no se expresen enunciados para defender una idea, si no para deshumanizar. Que se emitan comentarios que dejen atónito a cualquiera con un mínimo de empatía, que éstos se escuchen como si no se dijera nada; tranquilamente y a la luz del día, entre los pasillos o los elevadores, en charlas de “intelectuales”, en redes sociales. Que se refiera a la señoras de Sepur Zarco, como si no se estuviese hablando de seres humanos, como si por ser mujeres e indígenas fueran menos dignas, como si no merecieran compasión;  aparenta una”G” mayúscula impertinente en nuestra desalmada guatemala; ¿cómo celebrar este día internacional? cuando tantas de nuestras mujeres están tan opacas, tan disminuidas, tan escritas en levedad.

i9

Imagen

About the Author

Estudiante de Derecho. Universidad Rafael Landívar. Interesada en la poesía, el arte y la sociedad.

Related Posts

En los próximos días, se elegirán a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Corte...

Dulce Paniagua Hace dos años, recuerdo que aparcamos el carro en zona 14, vi de lejos rostros...

Esta crisis llego para exponer, de una forma más clara, los problemas de la educación en el país....

One Comment
 
  1. Avatar
    Carlos / 03/03/2016 at 14:56 /Responder

    Creo que necesitas investigar. Respecto a Rigoberta Menchú, no es el hecho de ser mujer lo que se le señala, sino lo que ella representa simbólicamente, cuando Pablo Monsanto, comandante guerrillero, aceptó en una entrevista que fueron ellos quienes le consiguieron el “premio nobel” (con minúscula como dices tu), porque creyeron que esa sería su principal fuente de financiamiento en su lucha insurgente, puedes buscar la entrevista en el diario El Periódico en la Hemeroteca Nacional. Y respecto a Jazmín Barrios y Paz y Paz, tampoco se les señala por el hecho de ser mujeres o por machismo, es por quienes son, lo que han hecho, nadie tiene que ver si son mujeres, mira a Thelma Aldana. Tres mujeres que si se les señala es por lo que simobólicamente son y representan, sus acciones, su afinidades ideológicas, etc. Pero no porque sean mujeres, sugeriría una mejor capacidad de análisis.

Leave a Reply