By Brújula
Posted: Updated:
5 Comments

landivarianos

Brújula/

Era el año 2012. Estábamos a punto de iniciar unas mesas de diálogo entre estudiantes de Ciencia Política de la Universidad Rafael Landívar y la Universidad de San Carlos de Guatemala.  Los landivarianos andaban disperos, distraidos, conversando entre ellos y paseándose por la cafetería central esperando a que iniciara la actividad.  De pronto, todos escuchamos un grito al unísono que nos paralizó: era una consigna sancarlista de la Escuela de Ciencia Política, iba algo como: “ciencia política, crítica y analítica” (agréguele el tradicional ritmo de consigna).   Pasaron varios minutos antes de que todos recobráramos el aliento después de lo que acabábamos de ver; digamos que esas expresiones estudiantiles no eran muy usuales de ver en el campus universitario landivariano.  La “jarrillita histórica” dio inicio y la actividad fue todo un éxito.

Han pasado tres años desde ese acontecimiento en el cual se demostró que sancarlistas y landivarianos tienen más ideas en común de lo que muchos piensan en torno a las propuestas y alternativas de desarrollo de nuestro país, rompiendo los típicos esquemas y estereotipos universitarios.  El pasado 30 de abril, debajo de una enorme ceiba que cualquier landivariano identifica con facilidad, se dieron cita nuevamente un grupo de universitarios para dialogar en torno a acciones políticas a seguir frente a la crisis que está atravesando el país.  Sin embargo en esta ocasión, a diferencia del 2012, el grupo de más de 70 personas que se reunió en cada jornada, estaba conformado exclusivamente por estudiantes landivarianos; universitarios críticos que quisieron acercarse y conversar sobre qué podemos hacer como jóvenes ante esta realidad inmediata.

Días antes, la página en Facebook y la cuenta en Twitter, @Landivarianos, había sido creada por el mismo grupo de estudiantes que impulsó y motivó la reunión del 30 de abril en la Ceiba, ganando los primeros likes que a Brújula le costó seguramente como un año conseguir, en cinco o seis días. Los landivarianos botaron la indiferencia y la apatía, y se contagiaron de política; sí, de esa política que anima a querer hacer un cambio, salir a las calles y marcar la diferencia. El 01 y 02 de mayo salieron a las calles sin sentirse solos, sintiéndose parte de algo, con una identidad clara: somos landivarianos, #estudianteGT y #tambiénsomospueblo.

Acompañados de una manta con el azul y amarillo de su universidad, los landivarianos se quitaron el miedo y caminaron por su presente. Y estamos seguros que este es solo el inicio.

Para aquellos que hemos creido y trabajado por ese despertar landivariano, nadie nos borra la sonrisa del rostro, nadie nos apaga la luz que estos universitarios acaban de encender, ni nos dejan con la esperanza a medias.  Los universitarios de este país, aquellos que siempre han tenido la cosquilla del pensamiento crítico y que caminaban por los pasillos de sus universidades muchas veces sintiéndose diferentes a muchos otros, han encontrado a otros tantos iguales o similares a ellos. Ya no están solos, la articulación apenas empieza y con ella, el pensar nuevas formas de participar, exigir respuestas al gobierno, pero principalmente, proponer, trabajar y actuar por un verdadero cambio en el sistema político de este país.

Aquella imagen del 2012 de los landivarianos dispersos y distraidos frente a otros universitarios que llevaban más avanzado su proceso de toma de conciencia como sujetos políticos, hoy se ve lejana.  Cada proceso a su tiempo, y hoy es el tiempo de los landivarianos. Que la luz que acaban de encender siga brillando, de aquí para adelante.

About the Author
Related Posts

En los últimos días los medios de comunicación han externado la preocupación por el poco interés de...

Piensa en tres palabras que describan ¿Qué Guatemala querés? Han pasado tres segundos y me pregunto...

La demanda de trabajo crece pero eso no refleja un crecimiento económico ni para las familias, ni...

5 Comments
 
  1. Avatar
    Anita Imelda Maza / 05/05/2015 at 17:47 /Responder

    Es grato leer esta reflexión y reconocer que han sido insistentes en este proceso de crecimiento, sin duda han dado un gran paso y están dando a Guatemala la oportunidad de disfrutar de la juventud valiente que tiene un apalabra y puede ayudar a recuperar el tejido Histórico que nos lleve a una Nueva Guatemala, disfrute mucho viéndoles invitar a la juventud Landivariana y caminar con manta y todo, hacer bloque como pueblo ha sido un gran avance seguiremos caminando y con la juventud universitaria sin duda Guatemala avanza.
    un abrazo y ánimo, que la sonrisa vea el éxito de sus esfuerzos!!! .

  2. Avatar
    Hans Quevedo / 12/05/2015 at 12:04 /Responder

    Ese acercamiento sin duda fue una actividad que marcará un momento importante entre los estudiantes que sienten la necesidad de hacer cambios en el país. Y el resultado es lo que acabamos de vivir. Estudiantes de ambas universidades fueron protagonistas de las marchas y varios ya se conocían gracias a la Jarrillita Histórica. Durante muchos años las críticas entre estudiantes de ambas universidad construyeron un muro que no dejaba ver que ambos pertenecen a una generación en la cual es importante para la construcción de nuestro país. Además porque se parecen más de lo que creen. En este año 2015 pude ver de cerca a estudiantes de la USAC, específicamente de la EScuela de Ciencia Política. Impartí clases y me di cuenta que los jóvenes de las universidades buscan identidad, ser escuchados, que se sienten frustrados y además quieren algo diferente. No solo los sancarlistas o los landivarianos, sino todos y todas. La crisis que hemos vivido, ha levantado a un buen grupo de universitarios comprometidos.

  3. Avatar
    Josue Amado López C. / 13/05/2015 at 09:08 /Responder

    Sigamos creciendo y cada día más unidos mis queridos LANDIVARIANOS.

    La situación política del país afecta a todos. Por lo que tenemos responsabilidad, no sólo manifestar nuestra inconformidad, sino llevar propuestas claras de cambio. Todos los estudiantes y egresados de las escuelas superiores debemos estar unidos con ideas brillantes y compromisos. Nuestro pronunciamiento debe ser respetuoso, disciplinado y contundente de la nación que se comienza a configurar en nuestras manos.

    ¡Los cambios son posibles, es cuestión de actitud!

  4. Avatar
    Juan Jose Alvarado Juarez / 15/05/2015 at 11:37 /Responder

    Super¡¡¡¡¡¡ ya era hora que los estudiantes landivarianos despertaran, ya la Universidad no puede seguir formando ZOMBIES SOCIALES, encerrados en una burbuja sino darse cuenta que la realidad de Guatemala es otra. Lamento que aún la institución como tal, tenga MIEDO de pronunciarse como UNIVERSIDAD RAFAEL LANDIVAR, creo que el ser una Universidad cristiana-católica no puede estar bajo el influjo de un MIEDO que incluso nuestro salvador Jesucristo dijo que no se tuviera. Es fácil y cómodo el discurso religioso cuando no va acompañado de hechos concretos; sin embargo espero como Landivariano que algún día la Institución Jesuita despierte……..

  5. Avatar
    Luis Carlos / 19/05/2015 at 17:31 /Responder

    Como sancarlista, me siento gratamente sorprendido del papel que los landivarianos han tenido en éstos últimos días. Quien iba a pensar que se pudiese lograr organizar un movimiento estudiantil de tal magnitud, cuando tiempo atrás nos cegaban barreras ideológicas y sociales y prejuicios obsoletos. Bien hecho.

Leave a Reply