By Artes Landivar Abrapalabra
Posted: Updated:
0 Comments

Por: Licenciado Rubín Solórzano

Las pandemias han acompañado al ser humano desde siempre, las antiguas civilizaciones lidiaron cada una con estos desórdenes de la naturaleza. En la Biblia hay testimonios de estos eventos; como las siete plagas en Egipto o  los romanos que  padecieron varias veces de estas catástrofes. Al igual que las guerras, las pandemias causan mucho sufrimiento. Sin embargo, con cada catástrofe hay avances en otros órdenes, cada sociedad se prepara mejor para venideras complicaciones y en el campo del Arte sucede lo mismo; los artistas de todos los tiempos han registrado los hechos más relevantes, uno de estos ejemplos, fue el movimiento de la contrarreforma en Europa, en los siglos XVI- XVII.

Las guerras constantes y la peste negra hicieron estragos en el continente, la Iglesia Católica Romana ideó una estrategia muy audaz para reconquistar a los fieles; encargó a todos los gremios incluyendo al artístico, que el Arte debería ser un Arte bello, piadoso y de allí se desarrolló un movimiento sin precedentes en la historia del Arte, a este movimiento se le denominó “El Barroco”.

A partir de los avances, la Arquitectura, la Pintura y la Escultura crearon muchas de las obras más admiradas del Arte universal, La Basílica de San Pedro en Roma,  con sus hermosos decorados en España; pintores como El Greco, Esteban Murillo, José de Rivera y muchos otros, crearon obras de un Realismo sin precedentes, con escenas muy conmovedoras. Lorenzo Bernini con sus esculturas de un Realismo y una perfección sin igual y tantos otros que con su trabajo contribuyeron a cambiar la percepción de la realidad, llevando al ser humano a soñar con un mejor futuro.

Los templos religiosos se decoraron con hermosas pinturas y esculturas de santos de la cristiandad, todo ello para que los fieles encontraran en estos espacios, un remanso y pudieran solicitar a Dios milagros, por intermediación de los santos.

Esta fue una estrategia muy bien aceptada por millones de personas y los frutos de ella perduran hasta nuestros días.

Pasados los siglos, llegamos a las dos grandes conflagraciones del siglo XX, la Primera y Segunda Guerras Mundiales, cuyo escenario sigue siendo principalmente Europa. Una experiencia terrible para millones de personas, por la destrucción casi total del continente.

Con esta nueva catástrofe, los artistas de la plástica tales como Emil Nolde, Mark Chagall, Léger, Delanunay, Max Beckman, Vasily Kandinsky, en la música; Alban Berg, Curt Weill, en teatro; Bertold Brecht, cine; Fritz Lang, contribuyeron a transformar y dar una nueva visión del mundo, denunciaron los horrores de la guerra y las pasiones más bajas del ser humano en todos los órdenes.

Producto de todo este esfuerzo, se fundó en Alemania una escuela de formación artística cultural, sin parangón en la historia reciente; “La Bauhaus”, esta escuela rompió todos los estereotipos de la formación, proponiendo nueva metodología en la enseñanza y aprendizaje, en ella se brindó formación en áreas como Arquitectura, Pintura, Escultura, Diseño Industrial, Cine, Fotografía, y muchas otras ramas del Arte, en ella trabajaron artistas con la visión más vanguardista de su tiempo, dicha escuela revolucionó la manera de diseñar todo tipo de objetos; desde una jarrilla hasta un rascacielos y en donde los maestros y estudiantes podían experimentar sus más alocadas ideas. El resultado fue tan abrumador y su alcance mundial; a ellos debemos muchos de los utensilios que hoy utilizamos.

Fotografía: The Creative

Así, las guerras cambiaron la forma de entender y cambiar el mundo; mediante la transformación de las estructuras de pensamiento y acción, es el caso de los Estados Unidos de América, en donde las postguerras marcaron un despegue de la economía y el quehacer en todos los órdenes. Igualmente Japón, supo recuperarse admirablemente de la catástrofe sufrida durante la Segunda Guerra Mundial; surgió una sociedad más productiva y equitativa, sin precedentes en su historia.

En Guatemala el Arte plástico y los artistas, también han sabido corresponder a los eventos positivos y negativos en la actualidad. En los períodos más críticos, el artista guatemalteco ha sabido aprovechar cada espacio y con ello aportar al crecimiento de nuestro país.

Desde las primeras dictaduras que tanto daño nos han hecho, los artistas han enfrentado de manera valiente a los personajes oscuros, muestra de ello, es el legado que nos dejaron los artistas de la “Revolución del 44” y las sucesivas generaciones, que no han sido ajenas a los vaivenes del quehacer nacional.

Fotografía: Guatemala.com

Estoy seguro que en estos momentos de pandemia, a nivel mundial, los artistas guatemaltecos de las artes visuales, están trabajando de forma creativa para proponer nuevas imágenes y obras con contenido relevante, que junto al momento histórico, debemos vivir. Las obras que se están generando en este momento crítico, servirán a las nuevas generaciones de referente para entender mejor la historia.

Related Posts

Por: Sabrina Castillo Gallusser Ahora en diciembre 2020, estoy buscando un escritorio, un pizarrón...

George Holland dijo una vez que “Cuando la calidad de vida cae para el medio ambiente, cae para el...

Creo que todos en algún punto de nuestra vida hemos planificado algún evento o actividad, ya sea...

Leave a Reply