By Gabriela Sosa
Posted: Updated:
3 Comments

Contraste

Gabriela Sosa/Opinión/

Veo sus caritas confundidas, sucias, tristes, desilusionadas, hambrientas. Con sus zapatos rotos corren entre los carros tirando tres pelotas en el aire, haciendo piruetas bajo los semáforos; luego van de ventanilla en ventanilla, buscando una mano bondadosa que les dé un par de fichas para comprar tortillas o no presentarse ante sus padres con las manos vacías.

Mientras tanto, un joven maneja un carro del año, regalo de graduación, no ve a los niños, saca su celular durante el tráfico, revisa rápidamente su timeline de Twitter y escribe: “Atrapado en el tráfico para ir a la U un viernes en la noche. Qué injusto.” ¿Injusto? ¿Y para los niños en las calles, acaso no es para ellos injusto? Peor aún, ¿nos damos cuenta?

No lejos de ahí, en otra avenida de la ciudad, una señora le da un quetzal al niño que le ofreció limpiarle el vidrio del carro. La señora tira el quetzal a la vez que arranca el carro. Va a llegar tarde a su cita en el salón, quiere probar un nuevo peinado, como el de las revistas. Tanto ella como el joven pasan bocinándole a una camioneta, está tan llena de gente. ¿Por qué se suben si ven que está llena? ¿Por qué no solo toman taxi? ¿Acaso no hay un bus exactamente igual atrás? Ninguno de ellos se ha subido jamás a una camioneta.

A cientos de kilómetros de ahí una mujer con sus hijos mayores camina dos kilómetros para obtener un poco de agua potable. Se ha quedado sola, ahora que su esposo intentó irse a ese otro país donde todo es grandioso pero el cual nunca le devolvió a su esposo. A su lado pasa un autobús de turismo, cargados de cámaras, protectores solares y ropa de marca.

Les toman un par de fotos, qué bonitos se ven caminando al lado de la carretera; hará una linda foto de portada de Facebook.

El autobús sigue su camino, al igual que la señora, el joven y cientos de guatemaltecos que pasamos a diario al lado personas con estilos de vida tan distintos a los nuestros que ni alcanzamos a imaginarlo. Vidas paralelas, conviviendo en el mismo tiempo y espacio, pero no en el mismo país. Mientras unos hacen colas de media hora para ver una película sobre un grupo de jóvenes que ponen en peligro sus vidas por diversión o para comprar el nuevo iPhone; familias de seis personas duermen bajo la lluvia en un solo cuarto construido con láminas, el único lugar que tienen para vivir.

Son extremos, pero Guatemala pareciera irse siempre a los extremos; pareciera estar divida en dos Guatemalas, la de los que aspiran a una vida como la de las películas y los que en su vida han tenido más de cien quetzales al mes; entre los que nos quejamos del tráfico y los que nunca se han subido a un carro; entre los que pagamos Q30.00 por un café frío con crema batida y entre los que pasan todo el día en el basurero recolectando basura bajo el sol exponiéndose a infecciones por Q10.00 diarios para alimentar a toda una familia.

¿Cómo pretende avanzar y crecer una nación que continúa dividiéndose a sí mismo en dos? Guatemala tiene una larga lista de problemáticas que impiden su crecimiento, sin embargo en mi humilde opinión, a pesar de las iniciativas y los esfuerzos, hasta que ambas partes se integren como una sola, hasta que aceptemos la realidad de nuestro país, no llegaremos muy lejos. Un sector tal vez, ¿pero qué hay del resto? Si solo una parte del país avanza, ¿qué se está logrando realmente?

Hay dos Guatemalas dentro de una, pero un lado tiene más oportunidad que otro de hacer la diferencia. ¿Lo estamos haciendo?

About the Author

Humana, estudiante de la vida, graduada arrepentida de Psicología, librera indecisa, lectora, adicta al café y sirviente de tres gatos. Persiguiendo palabras.

Related Posts

George Holland dijo una vez que “Cuando la calidad de vida cae para el medio ambiente, cae para el...

Creo que todos en algún punto de nuestra vida hemos planificado algún evento o actividad, ya sea...

Los Juegos Olímpicos es el evento deportivo más importante a nivel mundial, realizado cada cuatro...

3 Comments
 
  1. Avatar
    Sergio Ramirez / 21/03/2014 at 18:09 /Responder

    mmmmm Si y no de acuerdo, la verdad siempre he tenido ese pensamiento sobre nuestra gente, a la que no podes mas que ayudarle, la biblia lo demanda, fui pobre y no me diste de comer, sin embargo pobreza siempre hay en cualquier pais del mundo, algunos paises como estados unidos su pobreza es que tienen una casa con 3 televisiones, pero bueno en latinoamerica existe eso, no es que hayan dos guatemalas, hay dos mundos, uno donde elegís superarte, avanzar ir mas aya, o el de conformarte con una vida sin exigirte mas a diario, obviamente los niños que mencionas son producto de gente que tomo malas decisiones, la decisión de huevoniar! la de conformarse con asaltar y asi hacer dinero facil, existen esas personas te lo puedo asegurar, la señora que se consiguio un marido huevon que penso que por hacer mas dinero en otro pais la vida le iba a sonreir mejor, ella desidio quedarse con esa persona que desde que la conocio tuvo que darse cuenta que no tenia ningun futuro, no te estoy contradiciendo tus ejemplos, simplemente tambien tengo mi opinion acerca del trasfondo de todas las historias que contas, puedo compadecerme de ellos porque eso obviamente que es grato para Dios! se te enaltece cuando te compadeces de las personas, sin embargo con el pensamiento no podes cambiar que esa gente luche por sus propias oportunidades, debes ayudarles pero, te llevarias a un niño del semaforo para darle de comer toda una semana?, aquel joven que les regalo campero a los pobres un dia que desperto y dijo quiero compartir, un ejemplo a seguir pero iria esta semana que paso? a vos te da hambre todos los dias, igual que al niño que esta limpiando vidrios, que obviamente es alquilado por una persona o su propio padre huevon lo pone a trabajar para llevar un poco de dinero a la casa el resto es para chupar, a lo que voy es que debemos dejar de escribir y hacer poemas y ponernos a trabajar, cada quien elige su propio destino, cada quien decide por si mismo, los niños que ahora son manipulados dejaran esa vida y luego se pondran a asaltar o pueden decidir entre buscar una vida digna, sin embargo por el ejemplo que han recibido no viviran mucho y ahi se quedara, pero te digo debemos ir mas alla de solo decir hay el pobrecito!, veo un gran problema y una gran critica en tu articulo, jamas veo una solucion, porque la solucion a la pobreza es tan dificil de encontrar como la misma cura del cancer! pero que le hacemos, debemos seguir viviendo y luchar porque nadie de los nuestros se quede en ese mundo acomodado y sin vision, como solucion y si ves que alguien flaquea, regañalo y vamos para adelante, no te podes quedar de brazos cruzados si uno de los tuyos se esta sintiendo acomodado… paso mucho en lugares donde “como nos mandan remesas – ya mejor no estudio”, imaginate gente acomodada, que cuando dejen de recibir esa ayuda van a sentir la muerte, en el salvador hay mucho trabajo porque la mayoria de personas tiene mas de alguien en los Estados Unidos ganando dolares y que les mandan, suficiente para vivir, suficiente para no hacer nada, creando una cultura muy acomodada…

    y pues aquellos niños riquillos que mencionas, tuvieron suerte, sin embargo esta en ellos cuidar lo que se les dejo, si prosperan fue porque llegaron puntuales, y las señoras que sin conciencia van al salon, bueno de esas que te puedo decir, se tienen que arreglar sino una chava mas joven les comera el mandado con el marido…

    tambien es mi humilde opinion,

    saludos

    • Avatar
      AM / 24/03/2014 at 21:23 /Responder

      Concuerdo con algunas de tus opiniones sin embargo no hay que generalizar al referirte a la pobreza de la gente como un acto de “huevoneria” no estoy diciendo que casos como estos no existan pero no podemos acreditarle toda la pobreza del país a los mismos y es que he visto como muchas personas trabajan de sol a sol para sacar adelante a sus familias para darles hasta sexto año de primaria a sus hijos el cual para muchas de estas personas es un logro, o aquellas personas que lograron que sus hijos no fueran analfabetos te invito a imaginarte este escenario una familia en una aldea del interior la madre nunca fue a la escuela y como explicarte el motivo sencillamente te dire que es un circulo hereditario así como los “riquillos” heredan cantidades de dinero pues estas personas “menos afortunadas” heredan absolutamente nada ni siquiera educación sus padres no tuvieron la posibilidad de invertir en sus estudios y la escuela mas cercana estaba a kilometros de la aldea y pues como sabrás no existen buses en estos lugares dime es esto huevoneria? Cuando el padre se pasaba trabajando para una empresa multinacional de agricultura con horarios inhumanos al igual que su salario me indigna pensar que creas que la pobreza es un acto de huevoneria te recomiendo que para entender las dos guatemalas busques el analisis mercadologico de las clases sociales de nuestro país que esta dado por pisos como si fuese un edificio te invito a pasearte un dia por cayala y luego por una aldea la mas cercana que creas o incluso un asentamiento de los miles que hay en la capital y me cuentes si aun no crees que existen dos Guatemalas.
      Saludos

  2. Avatar
    Angelica Morales / 23/03/2014 at 20:18 /Responder

    En mi opinión si existen dos Guatemalas una en donde habitan personas sin oportunidades las que lamentablemente no pueden ver mas allá de que van a almorzar puesto que es su mayor preocupación debido a la vida en la que les ha tocado nacer con un entorno que no da para mas de una tortilla al día sino es que nada, aquellas que se dedican al trabajo de campo por horas y horas bajo el sol para recibir una paga que no alcanza para más, las chicas en su mayoría indígenas que migran del interior a la capital para trabajar de “muchachas” nombre que la sociedad les ha asignado para no usar una palabra tan “fea” (sirvienta) estas jóvenes que no tienen un horario estipulado de trabajo se levantan a las 5 am para llevar a los niños de la casa al bus y se duermen despues de las 9 porque tienen que servirle la cena al patrón aguantando rechazos burlas racistas y todo para mandarles dinero a sus familiares y como estos un sin fin de ejemplos por otro lado esta la Guatemala de las oportunidades de los negocios del estudio de los bares en cayala un viernes por la noche dónde jóvenes y hasta señores cincuentones despilfarran dinero en alcohol y más para pasarla bien y pues es dinero que se han ganado con el sudor de su frente dirán algunos otros más sinceros dirán que su papa los ayudó no quiero generalizar pero mi propuesta es hagamos un cambio preguntemole a las personas que nos “sirven” como están si necesitan algo seamos humanos porque eso mismo son estas personas “humanos” en todo el sentido de la palabra y con todos los derechos que la misma conlleva hagamos un cambio aunque sea pequeño a aquella señora que por 2500 al mes barre plancha cocina se desvela no ve a su familia etc. O a aquel señor que lava nuestro automóvil tan sólo ayudemos al más cercano y si podemos hacer mas, mejor.

Leave a Reply