By Asociaciones Estudiantiles URL
Posted: Updated:
0 Comments

Por: Lic. L. Francisco Nieves V.
Prólogo: Lic. L. Enrique Aguilar P.

El jueves, 14 de mayo, se llevó a cabo la primera sesión del programa de formación virtual del Departamento de Agrupaciones Estudiantiles – DAE/URL -, a cargo del Lic. Luis Francisco Nieves V., educador profesional y consultor en desarrollo humano y organizacional. Desde su experiencia y especialidad temática, desarrolló la sesión de formación con énfasis en el liderazgo estudiantil en tiempos de crisis. La actividad registró la participación virtual de sesenta estudiantes aproximadamente, pertenecientes a las distintas agrupaciones y asociaciones estudiantiles de la Universidad Rafael Landívar. Fue organizada por Gustavo Lima y Luis Aguilar, coordinadores de agrupaciones estudiantiles de Campus Central y Sedes Regionales. La sesión remota, tuvo una duración aproximada de dos horas, consistió en una presentación inicial; a cargo de L. F. Nieves, en la modalidad de charla-conferencia, sobre: “Contexto, conceptos y planteamientos relacionados al liderazgo auténtico en tiempos de adversidad y crisis”. Luego se abrió un espacio de discusión, preguntas y respuestas, entre los participantes y el panelista invitado.

Esta franja se destacó por permitir a los estudiantes, la exposición de dudas; relacionadas al ejercicio de su liderazgo en esta crisis sanitaria. Las elocuentes y provocadoras respuestas del panelista, enriquecieron con su exhortativa a los estudiantes; para optar por un liderazgo auténtico, responsable y sostenible.

La reflexión final del expositor invitado, estuvo dirigida a sembrar en los estudiantes una semilla de esperanza y actitud positiva ante la situación de emergencia sanitaria. Les instó a replicar la actividad, mensaje y ejercicio, con sus equipos de trabajo y el resto de sus compañeros.

Tanto L. F. Nieves, como DAE/URL, recibieron comentarios significativos, de agrado y satisfacción; por la actividad realizada, acompañados de una especial recomendación para llevar a cabo, más sesiones formativas virtuales. A continuación, la síntesis de la charla-conferencia.

La pandemia del coronavirus, equivale a un crisol para la humanidad: un momento crítico que obliga a tomar decisiones extraordinarias, que marcarán nuestra vida; pues… ¡la cambiará! Al alcanzar su punto de quiebre, y empiece a aplanarse la curva de morbimortalidad de la enfermedad, permitirá relajar las medidas sanitarias impuestas. Al terminar junio 2020, se cumplirá, 110 días de la ‘encerrona’, la cual dio inicio a partir del 13 de marzo del presente. En cuanto se evidencie objetivamente un cambio positivo, en el número diario de contagiados, fallecidos y recuperados; entraremos al proceso de desescalada, por etapas. Cuando estas se agoten, se dará paso a la llamada nueva normalidad o realidad, matizada por un estilo de vida distinto, nunca imaginado.

Analistas, comparten una opinión sobre las características de la vida después de la pandemia covid-19. Algunos planteamientos preliminares son: “el coronavirus continuará impactando a la humanidad de varias formas”(IDEA, 2020); “el retorno a la vida, como era en enero 2020, está lejos de ser real”(BBC, 2020); y, “¿Qué volverá a ser igual y qué distinto?”. Se perfilan ya ciertas tendencias de cambio para la convivencia y las relaciones humanas, en casi todos los ámbitos; algunas que se desea destacar, son: mayor dependencia de la tecnología; educación virtual por un período prolongado; la ‘hora pico’ en el tránsito se modificará; cambio en demanda de combustible fósil o energía verde; fútbol, de vida o muerte; y ambiente de vecindad solidaria. Consideremos brevemente tres de ellas.

 Mayor dependencia de la tecnología: Plataformas para webinar; compras en línea; teletrabajo; educación virtual… la lista es extensa; revela un cambio cultural que sucede en pocas semanas y cuya finalización no se avizora. ¡Dependencia tecnológica para largo! No todas las personas tienen el mismo acceso a las herramientas tecnológicas. ¿Será esto el factor de desigualdad y marginación ya existente, que, se acentúa por las circunstancias?

Educación virtual por un período largo: Lecciones y pruebas en el salón de clase, timbres y campanas, recreos… desaparecieron de momento; temporalidad que puede prolongarse más allá, de los que algunos optimistas piensan. Las escuelas y las universidades encierran el riesgo de hacinamiento y permanecerán cerradas, de pronto, ¡el resto del ciclo académico!

El poder adquisitivo de las familias y los servicios de internet, disponibles en el medio, pueden hacer una diferencia severa y afectar más a sectores marginados; un impacto y rezago mayormente marcado, en la educación de niños y jóvenes de dichos estratos.

Ambiente de vecindad solidaria: El reconocimiento a la labor del sector sanitario y personal de entrega a domicilio, en la forma de aplausos desde balcones y jardines; está provocando que las sociedades, familias y personas, se redescubran a sí mismos. Surge la vena, quizás olvidada, por apreciar y valorar el esfuerzo de los demás en tiempos de crisis. Se estima que el confinamiento ha desatado un sentimiento de buena vecindad; se evidencia  la necesidad de las personas, por mantener contacto y un vínculo afectivo con los demás.  Pero, hay riesgos.… ¡podemos resultar más egoístas y menos unidos! La armonía y tranquilidad de los hogares, pueden verse distorsionadas por episodios de violencia doméstica.

La ansiedad de la ‘encerrona’, algunas personas la están mitigando con comida y bebida en exceso.

En la nueva normalidad, el líder ha de ejercer un trabajo auténticamente proactivo; para apoyar y facilitar que todos nos insertemos efectivamente en ella. Los talentos, que ha de mostrar más vehementemente, pueden ser: el modelaje de su propia ética y la de su equipo. Debe mostrar un desempeño matizado por la búsqueda de un propósito con pasión, autodisciplina y práctica de valores sólidos.

En la vida post coronavirus, el líder debe inspirar y guiar a los demás, con un liderazgo de servicio; en el que no se sirve de otros, sino se convierte en el primer servidor.

Debe serlo desde una posición en la que casi pasa inadvertido, sin buscar el protagonismo o el reconocimiento; conducirá desde atrás y facilitará el desarrollo de liderazgo en otros, instándolos a desarrollar su propio potencial. Su actuación auténtica, debe apoyarse firmemente en: comunicación efectiva, confianza y respeto; para ejercer influencia positiva en la conducta de los demás, hasta lograr cambios significativos y favorables.

En el contexto del confinamiento, para la contención del coronavirus y poder insertarnos en la nueva normalidad; su tarea es crear más líderes, no seguidores. Como líder de familia, vecindad o comunidad, grupo de estudio, trabajo a distancia, etc., debe mostrar conductas clave y procurar que los demás, también las incorporen a su comportamiento. Entre ellas: aprovechar la crisis disruptiva actual para ordenarse y crecer; comprender, aprender y adaptarse a condiciones cambiantes de vida; retomar un compromiso con lo humano y apostar por un mundo mejor, más próspero, justo y equitativo. Para lograrlo, algunas competencias blandas que un líder debe exhibir ante la crisis, y más allá, son:

Related Posts

Por: Alan Giovanni Salazar Cruz UNICEF dio a conocer estadísticas demoledoras para Guatemala, en el...

Por José Ignacio Chamo Durante mucho tiempo se tuvo la idea errónea que los recursos naturales...

Recientemente se celebraron las elecciones presidenciales en Estados Unidos, después de una reñida...

Leave a Reply