By Fatima Rodriguez
Posted: Updated:
0 Comments

Latinoamérica, la tierra que vio nacer a Eduardo Galeano, quien con un libro, nos dejó con las venas abiertas a todos los latinoamericanos. La tierra de Celia Cruz, quién nos enseñó a vivir la vida como un carnaval. El lugar de Mercedes Sosa, quién con una canción nos enseñó que, en la vida todo cambia.  El lugar que vio nacer a Violeta Parra, quién nos enseñó a agradecer a la vida por habernos dado tanto y la tierra que escuchó los tangos de Gardel, las rancheras y boleros de Pedro Infante y Juan Gabriel, las cumbias de Celso Piña y Pastor López, el rock de Cerati, de Calamaro, entre muchos otros.

Latinoamérica, el lugar en donde se prende la grabadora, porque está saliendo el Tri cantando sus piedras rodantes y una triste canción de amor. El lugar en donde García Márquez se imaginó a Macondo y sus cien años de soledad, en donde también hay un coronel que no tienen quien le escriba y en donde las putas tienen memorias tristes. En donde Neruda, el poeta de la revolución escribió versos bajo una noche estrellada y resultaron veinte poemas, cien sonetos de amor y una canción desesperada, en donde Isabel Allende dejó una casa con espíritus y Juan Rulfo dejó a Pedro Páramo. En donde Botero, Frida y Berni encontraron su inspiración.

Hay América, América, como hueles a café, a caña, cacao, mate y algodón. A ron, a pisco, aguardiente, chicha, a mamajuana y como ya bien lo dijo José Luis Perales, hueles a cordillera helada, a tierra verde, lluvia tropical y a eterna primavera, pero sobre todo hueles a futuro, a revolución y libertad.

Somos una tierra sufrida, con una historia llena de dolor, caravanas de migrantes guerras civiles, corrupción, matanzas campesinas y estudiantiles. Latinoamérica, la región de las desigualdades y de las injusticias sociales, la región más violenta del mundo, la región del desempleo, del hambre y la falta de educación, el peor lugar para ser niño. La región del machismo y el femicidio, de los terremotos, los desastres naturales, los sueños rotos y las casas de cartón.

Pero también, somos un pueblo en donde la esperanza nunca se pierde y en donde no nos cansaremos hasta alcanzar la libertad. Somos gente sufrida, pero gente que lucha, somos un “pueblo sin piernas, pero que camina”. Somos vecinos, somos hermanos de lucha e historia, somos ciudadanos de la región más resilente del mundo, somos la tierra de la revolución de amor, la tierra de los que nunca se dan por vencidos, del pueblo unido, la tierra de la eterna esperanza y del ojalá.

Somos más que la región de la fiesta eterna y el eterno carnaval, somos más que la tierra de la salsa, la cumbia, el son y el reguetón. Somos la región más diversa del mundo, somos la tierra de los mapuches, de los pipiles, de los mayas, de los incas. Somos la tierra del sueño de Martí y de Bolívar.

Somos tierra fértil, somos tierra afortunada en donde crece maíz, papa, bananas y café; nuestros cielos son prósperos y diversos en donde vuelan cóndores, torogoces, quetzales, águilas y guacamayas. En las noches, por nuestras calles es posible avistar a la llorona, a la Siguanaba, al viejo del saco y hasta un perro llamado Cadejo nos puede cuidar. Somos la tierra de la piel morena, del fútbol en domingo, el lugar de Maradona y Pelé, la región más pintoresca del mundo y la mano de obra barata

Somos América Latina, la tierra en donde lo maravilloso se encuentra a la vuelta de cada esquina, en el desorden, en lo pintoresco de nuestras ciudades, en lo rico y sufrido de nuestra historia; en donde vivimos los verdaderos hijos del maíz y los herederos de la Pachamama; en donde se hablan las mil y una lenguas, el lugar del guaraní, el quechua, del aimara y del náhuatl. Somos la región en donde viven los tristes más tristes del mundo, pero en donde se vive siempre con una sonrisa y amabilidad.

 

“Sin renunciar a nuestros sentimientos nacionales, los latinoamericanos nos sentimos concernidos en una especie de nacionalismo continental. Personalmente he llegado a un punto en que siendo colombiano y sin renunciar a serlo, me daría lo mismo ser de cualquier país siempre que fuera latinoamericano”. Gabriel García Márquez

 

Related Posts

En los próximos días, se elegirán a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Corte...

El pasado domingo 31 de mayo el presidente Alejandro Giammattei dictó las nuevas medidas...

Dulce Paniagua Hace dos años, recuerdo que aparcamos el carro en zona 14, vi de lejos rostros...

Leave a Reply