By Artes Landivar Abrapalabra
Posted: Updated:
0 Comments

Artes Landívar te invita conocer el origen de las bellas artes. Las bellas artes proceden del planteamiento del siglo XVIII, cuando el teórico Charles Batteux publicó en 1746, Las bellas artes reducidas a un principio único, título en español. Clasificadas de la siguiente manera: “Elocuentia” ahora conocida como Literatura, Danza, Música, Pintura, Escultura y Arquitectura. Aunque el avance tecnológico y el auge del cine, le ha valido para ser catalogado como el séptimo arte.

Nos remontamos al siglo XVIII en Francia, ante sistemas emergentes de conocimientos metódicos y sistemáticos, la enciclopedia, y donde mecanismos y ciencias se afinan para dar como resultado la Revolución Industrial. Conocido como el siglo de las luces o la ilustración, corresponde a la época moderna, caracterizada por su apertura a la universalidad y la pluralidad. Batteux enfatizó aspectos que resonaban en su época, como el valor patrimonial, la relación entre el gusto y el genio, es decir el carácter sensible y la intuición racional, la naturaleza y la representación optimizadora, como engranajes en la línea de producción. Todo esto antesala a la hibridación y la interrelación de las vanguardias, a las que Batteux no pudo anticipar y provocó una fractura al sistema que se cuajaba.

En su obra se reúne la interpretación de la herencia clásica y la pluralidad de la coyuntura histórica que atravesaba. Articuló una teoría de las artes aplicadas de forma práctica, con alcance pedagógico y crítico, con el que apoyaba la ampliación del horizonte de la interdisciplinaridad.

  1. El común denominador del sistema de Batteux, es la imitación de la naturaleza, como la mímesis propuesta en la Poética de Aristóteles. Sin embargo, tiene un giro humano o de genio, no es la mímesis icástica, la que busca identidad; sino se imita lo más bello de la naturaleza. Belle nature, una mímesis idealizada y siempre en proceso de optimización. A pesar de las diferencias entre la literatura, danza, música, pintura, escultura y arquitectura, todas alcanzan dicho fin.
  2. El resultado que provoca la perfección mimética y constructiva es la facultad del gusto, posibilitada por el sentimiento del placer, como finalidad subjetiva de la experiencia.
  3. El sistema de las bellas artes tiene un estrecho diálogo entre el arte y la belleza, por supuesto.
  4. Discute sobre la finalidad de la obra, una manera de explicar el método en el proceso artístico. Distingue que tiene una finalidad objetiva interna: su perfección al ser elaborada. La finalidad subjetiva: relacionada a la naturaleza de placer experimentada por el sujeto ante la obra; esto deja de lado el carácter útil del arte para otras materias, como el arte mecánico o culinario.
  5. Hay dos sentidos privilegiados: la vista y la audición, tal como lo expone Aristóteles. De todas estas artes, se atiende a los sonidos, silencios, formas, volúmenes y colores.
  6. Finalmente, aclara que tanto el principio de imitación de la naturaleza no se queda en el espejismo de lo igual, sino que paralelamente surge el principio de expresión. El cual es el salto que da de la representación a la expresión. Cataliza un sistema expresivo-comunicativo, traído por Kant en su discusión sobre la estética y lo sublime.

Fuente: Monter, J. Román de la Calle. (2017). Las Bellas Artes reducidas a un único principio. Trad. Josep Monter y Benedicta Chilet. En línea: Dialnet-CharlesBatteuxLasBellasArtesReducidasAUnUnicoPrinc-6797581.pdf

Related Posts

En ocasiones, nos es difícil aterrizar la idea de “medio ambiente” ya que son dos palabras que...

Por Rodolfo Estaba profundamente frustrado y resentido con la vida cuando llegué por primera vez a...

Por: Carla Rocío Rosales Inspirada en el artículo del mes pasado, me puse a reflexionar sobre la...

Leave a Reply