By Carlos Martínez Roca
Posted: Updated:
0 Comments

Carlos M Febrero 1

Carlos Martínez / Opinión /

Huyendo de la violencia endémica en ciertas comunidades de Guatemala, Belinda* migró a la capital con su familia en 2009.

Pocos meses después de su llegada, la niña indígena estaba sola en la calle esperando la ayuda de una amiga para sus tareas escolares. Pero en vez de encontrar su amiga, un hombre bajó de una camioneta blanca y la agarró, forzando su mano bajo su falda. Ella gritó hasta que alguien apareció, y el hombre se fue, dejándola herida y en un estado de shock.

En ese momento, el caso de Belinda se convirtió en una de las 59,425 denuncias de violencia sexual puestas en entre 2008 y 2014. Lamentablemente, solamente el 6.3 por ciento de estos casos lograron sentencia, según los datos generados por Misión Internacional de Justicia. Según estos datos, es innegable que nuestro país enfrenta una plaga exacerbada por la poca atención institucional y escondida bajo el tabú, el silencio, y en ciertos sentidos, el machismo.

Por eso, el movimiento social #NoRetrocedemos crea conciencia en todos los sectores para que juntos erradiquemos la impunidad en la violencia sexual y que todos los casos sean abordados de una manera eficiente y eficaz para las víctimas como Belinda.

Somos un conjunto de organizaciones, ciudadanos y líderes de opinión que busca justicia en Guatemala.

La campaña No Retrocedemos está circulando como una petición a los ciudadanos, líderes de opinión y autoridades de gobierno como el presidente electo Jimmy Morales y su vice-presidente Jafeth Cabrera, quienes ya firmaron. La petición solicita que los líderes de nuestra sociedad hagan prioridad el fortalecimiento del sistema de justicia en su respuesta a víctimas de violencia sexual. Creemos que la firma es una acción tangible que cada persona puede hacer para recordar al presidente su compromiso y aliarse con gente impactada por este flagelo. La petición también es una manera de concientizar a la población sobre los avances que se han logrado en el sistema de justicia, para que no permitamos que el nuevo gobierno ni la sociedad retrocedan.

Los avances incluyen la implementación de las Cámaras Gesell, cuartos donde niños y niñas puedan declarar en un ambiente menos chocante que la corte y sin la presión de estar en la presencia de su agresor. Unidades policiales especializadas en investigar delitos sexuales, los modelos de atención integral instalados en el MP, y la concientización de los jueces y fiscales también son avances notorios. Por estos cambios positivos, No Retrocedemos lucha para que sigamos avanzando, con más de 16.000 firmas ya obtenidos para apoyar estas iniciativas. Aún así, como movimiento somos conscientes que todavía hace falta mucho por hacer en la búsqueda de justicia.

Entrevistamos al juez federal del Tribunal de Femicidio Carlos Rodas sobre la importancia de exponer la plaga de violencia sexual y exigir que el sistema de justicia sea fortalecido. Él confirmó la urgencia de este problema, notando que quienes más se sienten esta plaga son los más vulnerables: “Hay los instrumentos internacionales de derechos humanos con soporte científico con soporte técnico que demuestran que los estratos sociales que más padecen de como víctimas de delitos son aquellos que son vulnerables,” dice el Lic. Carlos Rodas.

[quote]“Aquellos que no tienen mecanismos de defensa, mecanismos de conocimiento… entre estos pues están los ancianos, los discapacitados, los niños, las niñas, los migrantes ahora también están incluido en estas condiciones.”[/quote]

Según esto, el estatus de Belinda como migrante de bajos recursos, Maya y niña, la posicionó en alto riesgo de ser víctima de un delito violento y con una posibilidad mínima de obtener justicia. Pero por la persistencia de sus padres y por su valentía en declarar en la corte, ella logró una sentencia condenatoria para el agresor. “En parte me sentía bien,” dijo Belinda en una entrevista, “(…) porque llevar a esa persona a un lugar donde, por lo menos en ese tiempo, no podrá hacer más daño.”

El caso de Belinda ofrece esperanza, pero es una excepción. Por eso No Retrocedemos quiere dar voz a todas las víctimas de violencia sexual en Guatemala. Defendemos el derecho al apoyo legal y un juicio justo que tiene cada persona, porque cuando alguien es violentado sexualmente es necesario que el sistema le brinde una respuesta pronta. Conversando con psicólogas especializadas en atención a víctimas violentadas, indican que el proceso de recuperación de la víctima es más rápida cuando su agresor es condenado y así ellas o ellos logran pasar de víctimas a sobrevivientes.

La sentencia condenatoria que Belinda obtuvo en su caso fue un paso crucial en su restauración y significó el empoderamiento de sí misma. Para que las miles de otras víctimas logren lo mismo que ella, las autoridades tienen que reforzar el sistema público de justicia. Si el gobierno toma en serio un camino para erradicar la impunidad en el área de violencia sexual, como No Retrocedemos creemos que Guatemala se podrá convertir en un ejemplo para el resto de la región.

Para unirse al movimiento, sigue al siguiente enlace para firmar la petición digital.

Síguenos en Facebook, donde se publica información sobre nuestros eventos y noticias sobre violencia sexual en Guatemala.

*Belinda es seudónimo

Imagen

About the Author

Estudio Derecho, no leyes. Zurdo, soñador y poeta. Idealista hasta el tuétano.

Related Posts

En los próximos días, se elegirán a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Corte...

Dulce Paniagua Hace dos años, recuerdo que aparcamos el carro en zona 14, vi de lejos rostros...

Esta crisis llego para exponer, de una forma más clara, los problemas de la educación en el país....

Leave a Reply