By Brújula
Posted: Updated:
6 Comments

nutella

Ana Raquel Aquino/ Opinión/

“No es saludable estar bien adaptado a una sociedad profundamente enferma”.   -Jiddu Krishnamurti

Revolvía su helado hasta derretirlo casi por completo porque según ella dijo, le gustaba más así. Más líquido que helado, más agua que Nutella. Era una tarde calurosa. Extraño porque era julio y no marzo. Comíamos despreocupadas del horario. La niña tiene 10 años y es una turista nata, de esas personas que les encanta viajar por el placer de hacerlo. Se le encendían los ojos cada vez que visitaba un lugar nuevo. Fui cómplice de su inclinación por lo novedoso.

Pedí un par de servilletas en la cafetería más cercana porque, entre ella y la mesa donde nos sentamos, no se sabía cuál era la más pegajosa. Me suplicó que la llevara a lo que ella conoce como el downtown. Llevaba tres semanas aquí y no lo conocía. Yo quería complacerla, pero tengo que admitir que no sabía exactamente dónde quedaba tal lugar. Supuse que se refería a ver la ciudad como es y no pasarla en centros comerciales, que son el intento fallido de lo que pudo ser y no es.

Tratar de describir su cara inquieta es casi imposible con palabras, tendría que recrear sus muecas, ella es muy expresiva. Mencionó que nadie quería mostrarle “este lado” del país y de que se alegraba que yo se lo enseñara; como si se pudiese ocultar, pensé.

Estaba impresionada por la cantidad de basura por doquier, el humo de las camionetas rojas, las frutas descuartizadas en el pavimento por el ajetreado día de mercado, el ruido del tránsito, los peatones “que son hormiguitas”. Tal vez por esto ella no dejaba de comparar. Estaba asombrada, no de la ciudad sino de la desigualdad, de la brecha entre lo que ella vivía y lo que aquí se mostraba. El shock que provocó pasar una tarde en horas pico en la zona central de Guatemala la dejó sin palabras. Y a las dos reflexivas.

Para una niña hija de migrantes es muy peligroso caminar por el Parque Central. No importa el día o la hora. Está prohibido y hubiera sido, en términos de mi abuelo, una irresponsabilidad. Irresponsabilidad enseñarle la zona uno a pie, comernos el helado allí y no en la zona 10, como lo hicimos. Imprudencia traer a mi prima al Palacio Nacional y a la Catedral. No tuve opción, así que le expliqué lo que el abuelo me había advertido. La llevé a ver todo lo que tenía que ver pero adentro del carro. Así que ella se limitó a sacar la cabeza por la ventana del copiloto y tomar un par de fotos. Cuando terminó, subió el vidrio y decepcionada comentó: How pretty is this place! Everyone just needs to clean up a little bit more.

Es lo que creo debemos hacer. Limpiar, ordenar.  En varios sentidos.

About the Author
Related Posts

**para comprender esta columna, usted tiene que entender el uso de la ironía y el sarcasmo como...

Desde Tik Na´oj consideramos importante la implementación de la interseccionalidad en nuestros...

Todos los días estamos negociando, aun cuando no nos damos cuenta, el día está lleno de elecciones...

6 Comments
 
  1. Avatar
    Marco Antonio Aguilar / 18/08/2014 at 19:25 /Responder

    Excelente reflexión, saludos desde Quetzaltenango.

  2. Avatar
    Cesar Aguilar / 19/08/2014 at 00:01 /Responder

    Creo que es una historia muy positivista, es decir que lo que buscamos es que nuestras ciudades se parezcan a las ciudades norteamericanas y europeas, es el sueño de mucha gente. Una vez me dijo un amigo que lo llevara a la playa. Cuando se dio la oportunidad, me dijo que estaba tan decepcionado porque pensaba que nuestras playas tenían carreteras a la orilla del mar, con árboles, palmeras y muchas mujeres patinando y paseando a sus perros. Pensó encontrar edificios y playas de arena blanca y a los salvavidas de baywathc allí. Pues esa, es precisamente la imagen de ciudad que soñamos, de país que soñamos. Resulta que cuando la gente va a India, o la odias o la amas, es caótica, es diversa, desordenada, intensa, es ella misma, es India. Así es Guatemala, caótica, intensa, se resiste a ser ciudad gringa, esa imagen tan ignorante de la mayoría de la clase media que sueña con poder vivir el sueño de los empresauros guatemaltecos, la vida de las películas y las historias de amor en la tv.

    Creo que sí, la gente bota mucha basura en las calles, pero la basura también está en la mente de los que deciden económicamente qué político va a dirigir al país y que solo cumple con las directrices de educación, inversión social, servicios básicos, leyes laborales, son convenientes para un grupo mezquino.

    Por eso, no estoy de acuerdo. Porque cuando llevo a centroamericanos a caminar en tour guiado por nuestra ciudad, les parece limpia, hermosa y con carácter propio, no como panamá, esa ciudad que es como muchos guatemaltecos sueñan sea nuestra ciudad. Claro, la ciudad no es para el peatón, porque todos los centros comerciales jamás han beneficiado al peatón en los diseños, porque los arquitectos en sus sueños solo aparecen clientes en carros y no a pie. Cuántos centros comerciales como Oakland Mall, Eskala Roosevelt y Miraflores carecen de accesos adecuados para peatones, así es la ciudad, reacia con el peatón. Por eso, las calles son para el peatón, son sus calles en su anarquía, en su desorden y caos, es lo único que les queda.

    • Avatar
      Lyz / 20/08/2014 at 12:23 /Responder

      Simplemente me encanta! con toda razon, somos diferentes,
      que no es bueno ni malo. saludos

  3. Avatar
    Rossy Flores / 20/08/2014 at 10:25 /Responder

    Me gustó…. sobre todo la conclusión. Te felicito Ana Raquel.

  4. Avatar
    Piero / 21/08/2014 at 12:31 /Responder

    No recuerdo como llegué a este artículo. Sin embargo le recomendaría a la próxima estacionar y bajarse.

    Le garantizo que es mucho más fácil que la asalten a punta de pistola en la Zona Viva.

    Que hay ladrones en el centro, los hay. Pero no más que en otras zonas.

    En el centro podrán arrancarle una cadena o en el peor de los casos que llegue alguien a pedirle un quetzal de “limosna” obligada.

    Pero también se de amigos que de vehiculos los han asaltado en plena zona viva para robarles a punta de pistola e insultos en plena zona 10. O a una mujer que en el restaurante de hamburguesas más conocido del mundo en la zona 15 la asaltaron con pistola dentro del restaurante para robarle su laptop.

    El fondo del artículo lo entiendo. Pero le recomendaría quitarse ese estereotipo que en zona 1 la asaltarán con seguridad porque le aseguro que las estadísticas no le favorecen en ninguna zona. Aparte se está perdiendo de cosas bonitas.

    • Avatar
      Ana Raquel Aquino / 22/08/2014 at 09:14 /Responder

      Hola Piero, gracias por comentar. Comparto también que es más fácil que me asalten en la zona 10 que en la zona 1. La finalidad de la historia es ilustrar los comentarios de nuestros papás o conocidos en este sentido. Tuve la oportunidad de llevar a varios lugares a mi prima gringa y se me ocurrió escribir esto.
      Además, te cuento que me encanta la zona 1 y me toca ir bastante por allí.
      Saludos.

Leave a Reply