By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

Beto Febrero 1

Imagen: Macuy Turquesa

José Alberto Barrera / Opinión /

Las noticias nos invaden todos los días e inconscientemente formamos nuestra postura con respecto a ellas. Tomar parte en una discusión no es un proceso inmediato pero sí involuntario. Dicen por ahí que estamos condenados a ser libres y decidir en cada pequeño momento de la vida que, hoy en día, se nos presenta con la constante presión mediática, las redes sociales y la globalización cultural. Sin embargo, para llegar a esa decisión, tuvimos que haber sometido un tema específico para nuestro análisis y luego concluir en la forma que este es calificado por nuestro pensamiento crítico.

En estas líneas vamos a abordar esos dos aspectos: los temas que evaluamos y la forma en que lo hacemos. Esto nos sirve para detener un poco el bombardeo informático al que estamos inmersos, crear un criterio sólido y no dejarnos llevar por análisis superficiales y simples modas que sutilmente permean nuestro pensamiento crítico.

Solemos escuchar más o menos las mismas noticias en periódicos y noticieros.

Tribunales, política, leyes, accidentes, violencia, necesidad y una que otra de puro entretenimiento. Bueno, a decir verdad, en redes sociales abundan las que son de puro entretenimiento. Damos por sentado que las noticias que constantemente recibimos son de nuestro interés, nos enteramos y luego las desechamos. Creo que ese no es el camino más adecuado para construir un criterio propio a partir del pensamiento crítico. En una búsqueda cotidiana por nuevos hechos que suceden en Guatemala y el mundo pasamos por alto muchas noticias que simplemente no ocupan la agenda de los medios de comunicación con mayor cobertura en el país. Y esto es simplemente indignante. ¿Por qué nos esconden parte de la realidad? Al final, esto nos empuja a movernos por nuestra cuenta y no esperar que PrensaLibre, elPeriódico, Nómada y los demás medios de comunicación nos entreguen las noticias que les ocupan. Hay muchísimo más que sucede en el mundo y que vale la pena enterarnos. Como ejemplo, se podrían mencionar las atrocidades por las que está atravesando África y la poca cobertura mediática de los ataques terroristas de Boko Haram, en comparación de los perpetuados por ISIS.

Otro claro ejemplo es el tema que despierta pasiones por excelencia en el país: crímenes en el Conflicto Armado Interno. A pesar de que podrían existir simplemente un par de posiciones en cuanto al tema, resulta peligroso dejarse llevar por una sin que haya sido una previa construcción a base de convicciones e información contundente. Por ello, es mucho más conveniente estar disponible a recibir más información y no rechazar nuevas evidencias que completan ese rompecabezas que, aunque nos duela armar, es necesario para aceptarnos como una sola Guatemala.

Somos libres de escoger de qué nos queremos enterar y hasta dónde extender nuestra búsqueda por la realidad, nuestro único límite es el concepto que le damos a la dignidad humana.

No importa qué sea lo que leamos o veamos, si se trata de alguna situación que se relacione con la actividad humana y las aspiraciones que como humanos buscamos dentro de nuestro medio ambiente, vale la pena detenerse, opinar e involucrarse. La indignación, a decir de Stéphane Hessel, no conoce de fronteras o nacionalidades y no depende de las noticias que solemos escuchar todos los días, sino más bien de lo que sucede cada día en cada rincón del planeta. No importa pues, si se trata de seguridad alimentaria y nutricional en Comapa, la conflictividad en zonas urbanas aledañas a las grandes ciudades del país, la pena de muerte, la responsabilidad medio ambiental o la violencia religiosa y terror en Kenia. Al final de todo, las noticias dependen de nosotros.

En la siguiente publicación vamos a evaluar la forma en que medimos nuestra postura y matizamos nuestro criterio con relación a noticias específicas, de manera que el pensamiento crítico ya no sólo es un producto del bombardeo mediático sino una manifestación concreta de las convicciones de cada persona.

Recomendación final: Wolrdwide Love de Kabaka Pyramid. Las noticias ocurren en cada momento y de nosotros depende hasta dónde deseamos expandir nuestra indignación. No debemos dejar que los medios de comunicación limiten nuestro potencial de participación e influencia en la construcción de una sociedad más unida, solidaria e incluyente.

About the Author
Related Posts

Por: María Fernanda Herrera La respuesta más común al por qué se estudia medicina seguramente es...

Sara Mux Cada vez existen más personas que migran de su territorio para poder buscar una mejor...

Todos en algún momento hemos sentido el deseo de ayudar a los demás, poder cambiar el mundo,...

Leave a Reply