By Brújula
Posted: Updated:
0 Comments

foto2

José Gerardo Villamar del Cid/ Opinión/

Yo formo parte del Voluntariado Social Landivariano que se lleva a cabo en el Instituto Guatemalteco de Educación Radiofónica –IGER-. Este apoya y procura el desarrollo de Guatemala mediante la educación a distancia de las personas jóvenes y adultas de escasos recursos, facilitándoles programas de primaria, básico, bachillerato y otras alternativas, con una metodología propia, a través de la radio o internet. Es así como con este método, las personas que acuden a la institución, leen el contenido de la semana, escuchan la clase radial en la emisora que transmite la clase, estudian y realizan el auto-control que se encuentra en el libro según la clase, entre otros pasos que deben de seguir.

Consideré importante contextualizar la institución donde imparto clases, sociología a alumnos de cuarto bachillerato, ya que la educación es un pilar fundamental para el desarrollo de toda sociedad. Si las personas e instituciones competentes para dirigir, encaminar y doctrinar tanto a niños como a jóvenes, no llevan a cabo su función con eficiencia, eficacia y efectividad, NOSOTROS universitarios, que tenemos la dicha de estar en el porcentaje mínimo de tener acceso a educación superior, debemos involucrarnos en esta función de enseñanza para que no quede como una utopía ser un país de primer mundo y, por lo tanto, evolucionado.

“La educación es un acto de amor, es dar vida”. Papa Francisco.

Y es que al enseñar estamos dando vida a esas personas de escasos recursos que acuden a IGER, las cuales aspiran graduarse, seguir determinada carrera en la universidad, llegar a ser profesionales, y así salir del círculo de pobreza donde se encuentran, que lastimosamente es otro problema que afecta a nuestro país. No debemos ser apáticos con los sueños de estas personas, ya que considero que estamos en la capacidad para ayudarlos a que se hagan realidad, brindándoles la herramienta básica de la educación.

Entonces, ¿por qué esperamos la Teletón, que ocurra un desastre natural, alguna actividad de Techo, Navidad o fin de año para brindarle ayuda a las personas? La ayuda se necesita todos los días, aunque sea un día a la semana que le dediquemos a estas personas que tanto lo necesitan. Al hacerlo se siente una satisfacción personal gratificante, en virtud de que estás ayudando al desarrollo del país, estás aportando ese granito de arena que se necesita. Es hora de salir de esa burbuja de apatía y egoísmo que algunas veces puede existir porque tenemos todo lo que necesitamos, y que no nos permite ver la realidad de Guatemala.

Es tiempo de hacer incidencia, de ser y hacer esos agentes de cambio que la sociedad necesita; no nos quedemos de brazos cruzados y hagamos algo por nuestro país.

Finalmente los invito a que se involucren al voluntariado que se lleva a cabo en IGER o en cualquier otro que la Universidad Rafael Landívar promueva, ya que es importante percatarnos de la realidad de Guatemala y poder contribuir para erradicar la pobreza, analfabetismo y otros problemas. Somos jóvenes, el presente del país y por lo tanto debemos incidir en los cambios que queremos para este y no quedarnos de brazos cruzados, al contrario, debemos ser empáticos con las personas que necesitan ayuda. Es por eso que considero que no solo debemos brindar ayuda en circunstancias especiales como las que mencioné anteriormente y ni llenarnos la boca de halagos al haber participado en alguna actividad de esas, es importante mantener la humildad cuando se realizan estas acciones. Por eso las cosas pequeñas tienen un gran significado, al estar apoyando y procurando el desarrollo de la sociedad mediante la educación.

About the Author
Related Posts

El 20 de octubre de 1944, un movimiento militar y civil, saltó a las calles para ponerle fin a los...

**para comprender esta columna, usted tiene que entender el uso de la ironía y el sarcasmo como...

Desde Tik Na´oj consideramos importante la implementación de la interseccionalidad en nuestros...

Leave a Reply