By Rincón Literario
Posted: Updated:
0 Comments

/Por: Elizabeth Alvarado

 

Engreído, egoísta,

grande y atlético,

elegante por donde lo vean,

con su traje negro enamora a cualquiera.

 

Con una mirada intimidante,

con una fuerza descomunal,

pero sin perder ese toque de elegancia,

pasa ante ti, el ser más bello del mundo.

 

Parece un viejo amargado,

enojado con todo el mundo,

siempre tira todo a su paso.

 

Camina bamboleando su cola de un lado a otro,

camina con paso firme, siempre llamando la atención,

Ese es mi gato, mi gato negro llamado Príncipe.

Related Posts

 Por: Cris Figueroa   Con la ligereza de una libélula  te desprendiste de una flor blanca que te...

En los últimos días he reflexionado acerca de lo aleccionador que ha sido este año. A decir verdad...

“Ningún proyecto de iglesia, social o político puede construirse al margen de los jóvenes”...

Leave a Reply